Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Kia Sorento: capacidad

Publicado el

“Ninguna cadena podrá retener a… eso” Captain Englehorn, King Kong (1933)

Me he aburrido de la playa. No tengo nada mejor que hacer y me encamino hacia la parte más abrupta de la isla. Enseguida  me encuentro con un universo completamente distinto. La vegetación cambia y los arbustos sustituyen poco a poco a las palmeras, las rocas sobresalen de la tierra dificultando el camino y hasta la voz de los pájaros se va acallando poco a poco tapado por el violento sonido del mar estrellándose contra los acantilados. Supero una roca que extrañamente recuerda el rostro de una mujer gritando y veo a mi izquierda la espuma del agua trepando por las rocas con violencia.

El cielo se ha oscurecido, las nubes han tapado al sol y empieza a hacer frío. En poco más de un minuto las nubes han tapado el cielo casi totalmente y el viento golpea mi rostro con hojas y algunas ramas. De repente mi corazón se sobresalta. Veo una luz entre las olas, es un barco, seguramente un pesquero agitado por las olas. Levanto la mano y grito inutilmente, mi voz se ahoga en el viento y el barco no puede verme. Me acerco al borde del acantilado agitando ambos brazos desesperadamente. El barco parece un juguete entre las olas, la luz desaparece y aparece en una explosión de espuma, finalmente trepa por una inmensa ola que se derrumba arrastrándole al fondo. Y la luz desaparece.

Dentro del mercado de los todoterreno o SUV los escalafones se van diluyendo cada vez más y el que se podría considerar como la franja de tamaño medio se puebla de numerosas versiones que incluso se canibalizan dentro de la propia marca. Sin embargo el mercado de los todoterreno grandes y más concretamente los que admiten un habitáculo de hasta siete plazas no está tan competido siendo el coto de vehículos de dimensiones imponentes que rozan los cinco metros y que en la mayoría de los casos requieren una inversión considerable por parte del comprador.

Ficha técnica

El caso del Kia Sorento es único en este aspecto ya que por un precio que ronda los 33.000 euros podremos disponer de un todoterreno de siete plazas y un motor diésel de 200 caballos, algo que en otras marcas nos relegaría a versiones mucho más pequeñas. Sin embargo y como veremos más adelante, las renuncias no son tan importantes como cabría esperar ya que KIA en este y otros modelos ha democratizado tanto los buenos acabados como el equipamiento tecnológico más completo por lo que el Sorento ofrece una opción muy interesante incluso para aquellos que no habían pensado en un principio en invertir en un vehículo de este tamaño.

Buena planta

A primera vista el Sorento tiene un indiscutible aire de familia, con los grupos ópticos en forma de cubiteras a los lados de la toma de aire inferior. Sin embargo la generosa parrilla enmarcada en cromo y los faros alargados en la parte delantera los distinguen de sus compañeros de marca. En los laterales se dejan notar unos grandes pasos de rueda capaces de acoger llantas de hasta 19 pulgadas, la separación entre ejes también es notable y superior a las versiones anteriores de Sorento que tenián además una longitud más contenida. La parte trasera se muestra más sobria con grandes grupos ópticos y un imponente portón además de un discreto spoiler.

La superficie de los cristales es muy amplia lo que se traduce en una gran luminosidad interior y la impresión de encontrarnos con un modelo premium. Gran cantidad de detalles cromados en el exterior como los tiradores también transmiten esa sensación de coche de categoría. En resumen el aspecto del Sorento es poderoso, tanto por su tamaño como por su diseño que resalta las características del vehículo.

Dentro calidad

El interior del Sorento acompaña a las sensaciones que transmite el exterior. Nos encontramos con un habitáculo muy amplio e iluminado que da una formidable sensación de espacio disponible. Las plazas delanteras son realmente cómodas y anchas, de las más anchas que hemos podido probar en un vehículo de estas características. Los asientos, de cuero con sistema de ventilación y calefacción, son más confortables que deportivos pero con bastante buena sujección. Disponen de regulación eléctrica que permite amplias posibilidades de configuración por lo que encontrar la postura ideal de conducción no es un problema.

El tamaño del coche se traduce en mucha capacidad para el almacenamiento de objetos. Entre los dos asientos delanteros hay una gran consola que en su parte delantera oculta un espacio de almacenamiento con dos tomas de corriente continua, una conexión USB y la conexión para un jack de sonido. Junto a la palanca de cambios hay otro gran espacio con sistema portabebidas y más atrás si levantamos el apoyabrazos encontramos otro gran espacio para almacenar todo tipo de objetos. Y esto sin recurrir a los huecos de las puertas ni a la guantera que también disponen de espacio de sobra.

A los mandos

La instrumentación es abundante y similar a la de otros modelos de KIA con un excelente display que muestra el velocímetro y en el centro una zona de información que proporciona datos adicionales sobnre el funcionamiento del coche. A los lados de esta pantalla tres indicadores tradicionales muestran las revoluciones, el combustible y la temperatura del motor. En la parte central de la consola se encuentra la pantalla para el control del sistema de navegación y entretenimiento con un tamaño de ocho pulgadas, colocada en la parte superior lo que facilita su visionado mientras conducimos.

Los acabados dan la impresión de estar muy cuidados, con plásticos blandos en zonas estratégicas y todo con aspecto de bien ensamblado. El diseño es sobrio, casi espartano con líneas muy sencillas y pocas concesiones a materiales llamativos, pero quizás es justo lo que uno se espera encontrar en un todoterreno de estas características. En la parte trasera el acceso a las plazas posteriores es muy sencillo gracias a las amplias puertas y la posibilidad de desplazar los asientos longitudinalmente en dos bloques.

Espacio para personas

El espacio para los ocupantes es amplio, aunque no tanto como en un monovolumen grande sobre todo para el ocupante de la plaza central que no dispone de un asiento independiente y por otro lado esta plaza es bastante incómoda por el diseño del reposabrazos que se coloca como parte del respaldo. En altura hay distancia más que suficiente para acomodar a personas bastante altas y la anchura tampoco supone un problema dado el tamaño del coche, salvando la mencionada relativa incomodidad de la plaza central. Un buen detalle es que estos asientos también pueden ser calefactados como ocurre en las plazas anteriores. En la consola central disponen de sus propias boquetas de ventilación y tomas tanto de corriente contínua como USB.

La tercera fila de asientos tampoco ofrece la misma comodidad de un gran monovolumen. El acceso a la misma se realiza desde el lado derecho donde el asiento se puede adelantar al igual que ocurre en los coches de tres puertas. Subir a esa fila es algo dificultoso pero nuestra impresión es que menos que en otras opciones similares con plazas adicionales. La sexta y séptima plazas no son de tamaño generoso pero podrían acomodar adultos y dos niños pueden viajar sin problemas incluso durante viajes largos.

Estas plazas disponen de su propia ventilación para el sistema de aire acondicionado, luz independiente e incluso huecos portaobjetos. El sistema para plegar y desplegar los asientos de la tercera fila es muy cómodo y se hace en pocos segundos. Además dispone de un espacio bajo el maletero para guardar la cortinilla en el caso de que necesitemos utilizar todas las plazas. De esta forma no hace falta dejarla en casa o en el garaje en este caso.

Equipaje generoso

El maletero, con los asientos de la tercera fila plegados, alcanza una excelente capacidad de 605 litros con un acceso muy cómodo a través del portón eléctrico. Si utilizamos las dos plazas posteriores el espacio se reduce hasta los 142 litros, que no es mucho pero permite almacenar una compra no demasiado grande y alguna maleta, aunque desde luego no equipaje suficiente para los siete ocupantes. Si necesitamos un espacio de carga muy amplio podemos plegar, también con facilidad, la segunda fila de asientos y así conseguir 1.662 litros de capacidad.

Buenas respuestas

El modelo que probamos disponía del único motor disponible de 200 caballos, tracción integral y cambio automático, potencia más que suficiente para mover la masa del Sorento con sorprendente agilidad con una respuesta notable para un coche de este tamaño, ya que acelera de cero a cien kilómetros por hora en menos de diez segundos. Parte del mérito también corresponde a un excelente cambio automático que si elegimos la modalidad Sport apurará más las revoluciones del motor.

No hemos notado mucha diferencia, sin embargo, entre la modalidad Eco y la normal por lo que normalmente no creo que se utilicen demasiado. No es un coche demasiado ruidoso pero al arrancar sobre todo en frío y si apuramos las marchas en modo Sport y revolucionamos el motor notaremos más ruido que en otros SUV de categoría superior. Sin embargo nada demasiado molesto, pero sí es cierto que el nivel de insonorización nos ha parecido mejor en otros modelos de KIA.

El comportamiento del coche se ha orientado algo menos al confort lo que permite un tacto más preciso que otros rivales más ruteros. Esto hace que junto con los 200 caballos el Sorento sea sorprendentemente divertido en carreteras viradas, sin llegar al nivel de un turismo con ciertas ínfulas de deportivo. Nos ha gustado su comportamiento en curva y a velocidades sostenidas sin tener que hacer realmente grandes sacrificios de confort.

Por otro lado las capacidades fuera del asfalto son muy buenas, el par del motor permite afrontar cuestas y situaciones basante comprometidas incluso sin la presencia de la reductora. Lo que nos ha sorprendido mucho es la capacidad urbana del Sorento. Lo primero las maniobras se facilitan enormemente gracias a la imagen cenital que entra en funcionamiento conjugando la señal de las cámaras de las que dispone el Sorento. Es una función realmente práctica y muy precisa que se complementa con los sensores de aparcamiento. Además dispone de un sistema de aparcamiento automático sin intervención al volante del conductor que me ha parecido bastante preciso y que es de gran ayuda en automóviles de este tamaño.

Conclusiones

El Sorento parece otra de esas apuestas que marcan pautas en el mercado por parte de los fabricantes orientales. Se trata de una propuesta de siete plazas que pone sobre la mesa unas características más que aceptables en todos los aspectos, desde la habitabilidad hasta la motorización pasando por los acabados y el equipamiento técnico con sistemas de ayuda a la conducción como el control de crucero adaptativo o el sistema de aparcamiento automático. Todo en un evnvoltorio versátil que sin sobresalir en nada permite viajar muy cómodamente a la vez que si es requerido puede afrontar trayectos fuera del asfalto con la seguridad de disponer de una buena tracción total y un motor competente.

Sorpresas como lo bien que se desenvuelve en ciudad o una versatilidad interior con numerosos espacios portaobjetos que rivalizan con un monovolumen añaden atractivo a un coche que como en muchos casos sorprende que pueda tener ese precio teniendo en cuenta las alternativas que hay en el mercado. En definitiva se trata de un coche poderoso y asequible que debería estar en cualquier lista de compradores con necesidades de espacio y versatilidad.

Notas finales

8Nota

Prestaciones7

Diseño7

Consumo8

Confort8

Sistema de Infoentretenimiento8

Top 5 Cupones

Lo más leído