Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Mazda CX-5, perspectiva

Publicado el

«Ya sabes lo que se dice, no es la altitud, es la actitud» Scott Fisher. Everest, (2015)

La señora Dorita nunca se aventuraba por las afueras del pueblo, aunque le apasionaban las aventuras de Sandokan que había leído completas por lo menos tres veces, le daba verdadero pánico alejarse de las cuatro calles que conocía. Parecía como si el adoquinado de la manzana de su casa le produjera una iresistible atracción y siempre que sus amigas querían tomar un café con ella tenía que ser en el bar de Braulio y la compra en el colmado que tenía, por suerte, a dos puertas de la suya. Todo esto aunque el café de don Braulio estuviera siempre extrañamente ácido y el colmado ya le hubiera vendido varias veces lentejas con algún que otro bicho inapropiado.

La alegría de Dorita era contagiosa. Aunque nunca se había casado y sus otros parientes habían dejado el pueblo hace muchas décadas no estaba sola y desde el párroco hasta el alcalde todos de vez en cuando pasaban por su casa a tomarse un vaso de vino tinto, que ella se empeñaba meter en la nevera: «Lo que no sea café pues bien fresquito» decía. Una vez me acerqué a verla para entregarle el pan, mi tío el panadero sufría con su inseparable gota y por mucho sobrino de ciudad que fuera en esa ocasión y excepcionalmente me encargó la entrega. La señora Dorita me recibió con los brazos abiertos y por supuesto tuve que tomar pastas y vino tinto casi helado.

Me llamó la atención los pocos retratos de familia que había en la casa, el que no hubiera ningún periódico y que los únicos libros a la vista fueran los de Salgari. Dorita caminaba como una muñeca de cuerda yendo de un lado para otro y canturreando para apenas hacer nada: colocar un plato transparente de color naranja con las pastas y servir el vino para sentarse frente a mi y sonreir. «¿Sabe qué?» comenté «Nadie sabe nada de sus parientes porque todos los del pueblo que les conocían han muerto o se han ido. No le gusta salir de su manzana… pordía ser usted cualquiera, incluso un extraterrestre aterrizado aquí que necesita permanecer cerca de su nave guardada en el sotano» apuré el vaso. Pero la señora Dorita no se rió. «Qué cosas tienes» dijo fríamente, juraría haber visto un destello plateado en su mirada.

Ficha técnica

El CX-5 es uno de los modelos de Mazda más populares. Como sucede con el resto de la gama no se trata de un superventas que vaya a usurpar el trono de los SUV más vendidos pero sí que apunta a una clase de comprador parecida a la que podría dirigirse Alfa Romeo u otras marcas alemanas de prestigio: aquellos que buscan en un coche una experiencia de conducción más deportiva y dinámica, para los que priman las prestaciones y el tacto sobre otras consideraciones más prácticas a la hora de adquirir un vehículo. Es otra perspectiva, otro punto de vista que busca fieles más que seguidores.

Filosofía Kodo

Para continuar con esta filosofía Mazda ha renovado su CX-5 con una mezcla de actualizaciones estéticas y tecnológicas que buscan conservar y si acaso mejorar esas sensaciones de conducción que transmiten generalmente los coches de la marca japonesa. En nuestro caso el modelo que tuvimos la suerte de probar es todo un compendio de estas intenciones pues se trata del más alto de gama, el CX-5 2.5 SKYACTIV-G con motor de dos litros y medio con desconexión automática de cilindros que ofrece las mayores prestaciones de la gama y un carácter totalmente Mazda.

En la parte exterior se notan los cambios con respecto a la generación anterior, La parte frontal es más agrasiva, con faros más afilados y una parrilla más grance, además los embellecedores cromados no la rodean sino que se extienden hasta la zona de los faros dando una sensación de corte muy dinámica. El spoiler inferior también luce una hueco contínuo que recorre toda la parte inferior sobre el faldón con detalles en negro también de aspecto muy deportivo.

El lateral también ha sufrido modificaciones, en primer lugar a pesar de ser algo más alto la línea se percibe como más deportiva, además un nuevo perfil de la carrocería recorre todo el lateral, desde los faros hasta las ruedas. La parte posterior es quizás la más reconocible aunque con unas líneas algo más redondeadas y elevadas y cambios también en los grupos ópticos que tienen un aspecto algo más deportivo. El caso es que el conjunto tiene un indudable aire de familia pero con un toque más agresivo que se nota sobre todo en el frontal.

Interiorismo

En el interior el aspecto es muy bueno y mantiene los excelente estándares de acabado de los coches de la marca japonesa. En este caso parece que Mazda quiere reforzar la sensación de interior premium con detalles como mejores materiales para ciertos elementos y tapizados de goma blanda en todos los huecos portaobjetos y la guantera. Los pespuntes en el volante de cuero y el pomo así como en el cuero de los asientos y parte del recubrimiento del salpicadero o los cromados que rodean las rejillas de ventilación son más elementos que redundan en esta sensación.

El asiento del conductor es cómodo y desde luego uno de los que mejor sujección proporcionan de los que hemos probado en esta categoría, se nota la inspiración y aspiración deportiva del coche desde luego. La sensación es que todo está a mano y bien dispuesto, desde el cuadro de instrumentos de diseño deportivo hasta la palanca de cambios para la que apenas hay que separar la mano del volante. Como en otros modelos la pantalla del sistema de infotainment está situada en la parte más alta del salpicadero, la posición ideal.

Muy cuidado incluso el acolchado de ciertas zonas como el pilar en el que se encastran los altavoces del sistema de sonido con un acabado perfecto, incluso en la zona en la que se une a la parte superior del salpicadero. Muy bueno también el acabado de la consola central bastante alta y que separa al conductor del acompañante. El espacio disponible es muy bueno también para el acompañante con sitio de sobra para las piernas y una altura considerable que permite acoger sin problemas a acompañantes de cierta estatura.

En la parte posterior el acceso es cómodo ya que la puerta se abre con un generoso ángulo y la altura facilita el acceso. La consola central acaba en dos salidas de ventilación de buen tamaño que garantizan la buena climatización de las plazas de atrás. Como detalle el respaldo de los asientos de la fila de atrás se pueden abatir ligeramente para encontrar una postura más cómoda para el viaje. La banqueta en cambio no se puede mover, pero eso es común a la mayoría de los SUV de este tamaño.

Al abrir el maletero encontramos uno de os detalles que muestran el cuidado con el que se han adoptado nuevas soluciones en este CX-5. La cortinilla que cubre el equipaje no es estática sino que se engancha al portón y se va enrollando y desenrollando según lo abramos o lo cerremos. De esta forma no tendremos que estirar de la cortinilla para ocultar los objetos del maletero sino que la operación se realizará de forma independiente.

Cargando maletas

El espacio de carga no es de los más grandes, 477 litros, pero el tapizado del mismo y la presencia de tapas desmontables en los laterales y un doble fondo en el que colocar objetos pequeños. En esta versión el altavoz de graves del sistema de sonido Bose ocupa una buena parte de ese espacio. Los asientos traseros se pueden abatir tanto desde el interior del habitáculo como desde el propio maletero y amplian el espacio de carga hasta los 1.620 litros.

Pero aunque los acabados son realmente buenos, desde luego mejorando en cada generación, el verdadero punto fuerte de un Mazda lo encontramos en la conducción. Y no hay duda que en el caso de este CX-5 los ingenieros japoneses lo han vuelto a conseguir. Como comentamos hemos probado el motor de 194 caballos de gasolina, la misma potencia que la versión más potente del CX-5 de la gama anterior. No hemos podido probar la anterior generación pero con cifras en la mano el nuevo motor consume menos (sobre todo en ciudad) pero también acelera menos que su antecesor.

De pistón a pistón

Lo más interesante y la razón de que esta versión tenga un consumo homologado menor es que este motor realiza una desconexión automática de dos de los cuatro cilindros de los que dispone cuanod la demanda de potencia es baja (por ejemplo en ciudad) por lo que el motor ingresa potencialmente la mitad de combustible. Lo cierto es que si no fuera por el ordenador de abordo desde el que podemos acceder al funcionamiento de este sistema no nos habíamos dado cuenta. No hay diferencia de sonido (gracias también a la excelente insonorización) y cuando apretamos el acelerador los otros dos cilindros entran en funcionamiento sin titubeos.

Como hemos apuntado uno de los apartados sobresalientes es el trabajo en la insonorización, que junto al excelente equipo de sonido Bose convierten a este nuevo CX-5 en una pequeña sala de conciertos. El cambio automático de conversión de par funciona con mucha suavidad y contribuye a la sensación de confort, envueltos en cuero blanco, con excelente climatización, aislados del ruido exterior y con un equipo de sonido excelente la experiencia de hacer kilómetros se convierte en agradable.

Pero cuando queremos portarnos mal al coche nos deja ligeramente insatisfechos. Aunque el motor tiene una buena respuesta creemos que el cambio amortigua en parte la respuesta del mismo y cuando se le exige acción desde el pedal del acelerador las sensaciones no son las de otros modelos con potencias similares. Cierto es que seleccionando el modo de conducción deportiva esa sensación se amortigua, pero por nuestra parte es una lástima y nos ha dejado con ganas de probar una versión con cambio manual, pero no está disponible con este motor.

Eso sí, al afrontar carreteras viradas es cuando la personalidad de este japonés se deja sentir de lleno. Se mueve en las curvas con una agilidad impropia de un coche de su altura y peso con reacciones muy buenas al volante y una estabilidad que permite una velocidad en curva realmente elevada. Nos han encantado tanto la estabilidad del chásis como la capacidad de frenada y desde luego el comportamiento del coche invita sin duda a divertirse.

A pesar de la tracción a las cuatro ruedas, que se comporta estupendamente en condiciones de poco agarre, el CX-5 no tiene demasiada vocación de todoterreno y aunque es posible aventurarse fuera de la carretera en alguna pista de tierra, cuando las dificultades se acentúan la relativamente baja altura desde el suelo, el spoiler y otros elementos del coche hacen problemático superar determinados obstáculos. Pero no hay duda que esta no es la personalidad del coche y estas dificultades las comparte con la mayoría de SUV urbanos actuales.

Otro de los puntos positivos del coche es la gran cantidad de sistemas de ayuda a la conducción que ofrece, incluído el HUD o display que se proyecta en una pantalla de plástico sobre el salpicadero o en el propio parabrisas como opción. El coche que probamos disponía de detector de ángulo muerto, alerta de tráfico trasero, reconocimiento de señales de tráfico, alerta de cambio de carril, asistencia de frenada, control de crucero adaptativo (capaz de detener y arrancar el coche si el vehículo delante nuestro se detiene y reanuda la marcha)… Aún no dispone de control activo de la dirección pero es de las pocas funciones que no se incorporan.

Conclusión

El Mazda CX-5 es un gran coche que nos ofrece mucho de lo que impregna la marca japonesa a sus vehículos, sobre todo en lo que respecta a la personalidad en carretera y el excelente manejo en carreteras viradas. Ha añadido una inédita sofisticación técnica como la posibilidad de apagar cilindros para ahorrar combustible y limitar emisiones pero también ha logrado en este modelo un excelente compromiso con el confort y una habitabilidad sobresaliente.

Este cuidado por el confort, por otro lado, ha provocado la elección de un tipo de cambio automático quizás menos dinámico de lo que nos esperábamos pero la mezcla no deja de ser sorprendente: un coche con grandes cualidades para la conducción dinámica, extremadamente cómodo y placentero de conducir que no renuncia a aportar su granito de arena para ser más eficiente y práctico indican un camino interesante que veremos si la compañía japonesa sigue con el resto de sus modelos.

Notas finales

8Nota

Prestaciones7

Diseño9

Consumo8

Confort8

Sistema de Infoentretenimiento8

Top 5 Cupones

Lo más leído