Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Fiat Tipo, puntos de vista

Publicado el

“¡Lo lamentará hasta el día de su muerte, si vive hasta entonces!” «Red Will» Danaher. El hombre Tranquilo (1952)

Cuando entro en el banco nadie repara en mi. Estoy acostumbrado: tengo un aspecto normal, gris, nada que pueda llamar la atención como una nariz prominente o una estatura elevada o demasiado baja. Tampoco sobresalgo en belleza, por desgracia, pero por otro lado no tengo un aspecto tan desagradable como para llamar la atención. No sufro ningún tic nervioso que me haga destacar, mis estornudos son discretos. Ni siquiera me gusta vestirme de forma vistosa: traje azul apagado y gabardina gris. Pregunto con mi voz totalmente normal y anodina al vigilante dónde está la ventanilla para realizar un depósito. No me contesta, solamente señala al fondo de la sala.

Es un banco grande, antiguo, con una cúpula digna de una catedral. Mis pasos apenas resuenan sobre lo que parece un suelo de mármol italiano y me acerco a la cola de los depósitos. Me pongo diciplinadamente en mi sitio al final de la cola. Nadie se gira cuando ocupo mi lugar pero a pesar de ello sonrío con mi sonrisa del montón. Tengo que esperar un buen rato a que una señora mayor cuente sus penas a la de la ventanilla, a que un joven sudoroso entregue un paquete mirando a todas partes (menos a mi) y a muchos más. Cuarenta minutos de espera y finalmente es mi turno. La empleada no levanta la mirada «¿Qué desea?» dice con fastidio. «El dinero de la caja, si no es mucha molestia» contesto levantando el revólver que tenía oculto bajo la gabardina.

Fiat no es solo el 500, aunque a veces lo parezca dado el éxito que ha tenido el pequeño utilitario italiano. En tiempos muy difíciles para los fabricantes de automóviles la marca de Torino ha ido colocando modelos estratégicos en franjas de mercado estratégicas. Uno de estos productos es precisamente el fiat Tipo, una agresiva apuesta por ocupar un espacio preferente entre las berlinas familiares (en este caso hatchback) de precio contenido con una apuesta diferencial por el espacio y la habitabilidad.

Ficha técnica

En un mercado en el que la guerra parece estar en el campo de batalla de los SUV, Fiat ofrece una alternativa más tradicional con este modelo a quien busque espacio y practicidad añadiendo un precio contenido y unas mecánicas puestas a prueba desde hace muchos años. Y es que el punto de vista es fundamental, si lo que necesitamos es un buen maletero y espacio para los ocupantes ¿por qué no fijarnos en un coche y no en un cross over?

La respuesta

La respuesta a la pregunta la tuvimos en nuestras manos gracias a que Fiat nos ha proporcionado un Tipo 5 puertas 1.6 16v Lounge con 120 CV para nuestras pruebas. El primer vistazo devuelve la impresión de que nos encontramos ante un coche práctico y bien diseñado, formas redondeadas y un aire moderno proporcionado por los faros alargados en la parte delantera, una amplia calandra con el logo de Fiat en el centro y una parte inferior con personalidad con faros antiniabla encastrados y una rejilla de color negro que subrayan un frontal atractivo.

El perfil es de lineas suaves, como hemos anticipado, y parece más al servicio de la habitabilidad que de la aerodinámica con un techo alto al más puro estilo ranchera de toda la vida, antes de que los sport-wagon aplanasen las líneas para cargar las tintas en la deportividad. El caso es que el resultado es un diseño más atractivo de lo que parece, rematado por un pequeño spoiler en la parte trasera antes de la caida para cerrar el perfil del maletero en la parte posterior.

En la parte trasera los gurpos ópticos son de gran tamaño así como el paragolpes que se eleva considerablemente perjudicando un poco la accesibilidad del maletero pero dando una impresión de coche sólido y sin miedos en territorio urbano. En definitiva y como suele pasar con los modelos de Fiat no se trata de un diseño vistoso ni agresivo, tampoco especialmente moderno pero sí tiene un aspecto que podríamos definir como simpático, agradable.

Exploración

Adentrarnos en el interior del Fiat Tipo es una piedra de toque importante. El caso es que el coche, y Fiat se ha ocupado de recordárnoslo con su campaña publicitaria, tiene un precio atractivo y por lo tanto se puede catalogar de «low cost». A nosotros nos gusta hablar de relación de calidad precio porque un coche no es barato ni caro, habremos pagado poco o demasiado según lo que nos den a cambio. Y desde luego uno de los puntos en los que fijarse en este aspecto es el de los acabados y los materiales del interior.

Como era de esperar dentro del Tipo abundan los plásticos y no los más nobles, pero también es verdad que el interior ha sido diseñado con mucho foco en la practicidad y los acabados y ensamblajes de las piezas son muy buenos. Además, a pesar de la profusión de plásticos rígidos éstos tienen un buen tacto, con superficies más rigosas donde se espera que estén. También apuntar que el color y los reflejos de los plásticos nos han parecido buenos. Primera prueba superada: acabados e interiores sin luhos, pero dan una muy buena impresión.

El puesto de conducción nos ha parecido más que aceptable, con una buena colocación, regulación del volante y un asiento que sin ser excepcional tiene un buen soporte lumbar y sujeta bien en curva. Las regulaciones permiten una buena postura para personas de distintas estaturas y los mandos están racionalmente colocados y a mano, incluso la pantalla del sistema multimedia es de tipo «flotante» y colocada en la parte superior por lo que su colocación es la ideal.

Con los dedos

Volviendo a la pantalla esta es de tipo táctil y tiene un tamaño de 7 pulgadas y la calidad de imagen es bastante buena aunque algo menos visible con luz directa cosa que a veces es molesta ya que la mayoría de los menús tienen fondo negro. El uso del sistema de información y entretenimiento es muy intuitivo y la calidad de elementos como la representación gráfica del mapa del GPS o el control de reproducción de audio son buenos.

Existe la ventaja pero también el inconveniente de que el sistema pone a disposición multitud de atajos y acceso a menús cuando entramos en ciertas opciones. Es una ventaja pues podemos acceder a ellos directamente pero el inconveniente que reduce la superficie útil para ofrecer información y por otro lado el acceso a esas opciones es algo dificultosa pues el botón a accionar en la pantalla táctil es más pequeño. Esto pasa en funciones como la del teléfono pero no cuando muestra el mapa que utiliza prácticamente toda la pantalla.

La impresión en general es positiva ya que disponemos de prácticamente todas las opciones que ofrecen los sistemas modernos de información y entretenimiento como la reproducción a través de Bluetooth y USB, compatibilidad con Android Auto o Apple Car Play o información de tráfico en tiempo real. Dispone de dos diales para el volumen y recorrer las opciones como alternativa al sistema táctil, lástima que el marco de la pantalla sea tan grueso lo que da una cierta mala impresión.

De viaje

En la parte trasera juega una de las mejores bazas del Tipo: el espacio. La verdad es que el Tipo sorprende, gracias a la longitud del chásis y del buen aprovechamiento del espacio interior los ocupantes de las plazas traseras van muy cómodos, incluso si son muy altos. El único inconveniente es el túnel de transmisión que es algo voluminoso y que dificulta el acomodo del pasajero de la plaza central pero no demasiado. En anchura el Tipo también es bastante capaz y es posible que viajen tres personas sin demasiadas apreturas.

Maletas

El maletero es otra de las grandes bazas con una capacidad de hasta 440 litros con un volumen bastante regular y un acceso ligeramente dificultoso por la altura del paragolpes pero muy aprovechable y con soluciones prácticas como una toma de corriente de 12 voltios o un gancho para colgar bolsas. Los asientos traseros se pueden abatir total o parcialmente dejando más espacio para la carga aunque el piso no queda recto al hacerlo.

Al volante del Tipo nos ponemos a los mandos de uno de los motores diésel más populares, el eterno Multijet que en este caso proporciona 120 caballos gracias a su motor turbo de 1.6 litros de cilindrada. El par es considerable alcanzando los 320 Newtons metro lo que nos permite buenas recuperaciones incluso con marchas largas. El funcionamiento del motor es agradable y el cambio de seis marchas adecuado tanto para el uso en ciudad con marchas cortas como en autopista con una sexta que permite buenas velocidades de crucero.

Es un motor que no transmite demasiadas vibraciones, solamente en frío, lo que permite un confort en el interior del habitáculo de un nivel bastante alto. El Tipo no es un coche especialmente ágil en curva cuando lo sometemos a un recorrido muy virado, pero responde con prontitud a las correcciones cuando es necesario y la buena respuesta del motor contribuye a una sensación de control agradable, como si hubiera siempre potencia suficiente para salir de las situaciones comprometidas. Si se exprime un poco (con prudencia) puede resultar hasta divertido.

Se comporta con seguridad en frenada y dispone de una buena aceleración lo que permite cierta agilidad en ciudad. Nos ha gustado el tacto del cambio para su uso urbano, aunque está lejos de poder considerarse deportivo. En cuanto al consumo el Tipo sigue con la tradición de coches austeros de Fiat, en recorridos mixtos apenas hemos superado los seis litros a los cien kilómetros. En autopista podemos incluso acercarnos a los cinco litros sin demasiado esfuerzo.

Conclusiones

El Fiat Tipo cinco puertas es un coche sincero, su aspecto tranquilo y práctico transmite sin ambajes la filosofía y la concepción del resto de sus elementos: un motor práctico, un interior austero pero bien terminado, buena habitabilidad y un gran maletero. En este sentido es un coche que puede competir con la mayoría de los SUVs pequeños y medianos en cuanto a practicidad de uso con un precio sensiblemente inferior.

La definición que más viene a la mente es que es un coche eminentemente familiar, robusto para aguantar lo que le echen en el día a día y con armas suficientes para recorrer muchos kilómetros con mucho equipaje en el que los ocupantes van a viajar cómodos. Es resaltable por otro lado la amplia cantidad de sistemas de ayuda a la conducción que es posible incorporar como un control de crucero activo o sistema de frenada de emergencia.

 

Notas finales

7Nota

Prestaciones7

Diseño7

Consumo8

Confort7

Sistema de Infoentretenimiento7

7 comentarios
  • ¿Por qué hay análisis de autos en MuyComputer?

  • Pablo

    ¿todavia se fabrican coches con motor diesel? Dinosaurios….

  • Blastery

    Porque gastan menos que los nafteros y duran más.

  • Blastery

    Veo algunas reminiscencias al C4 Lounge.

  • Pablo

    Un motor naftero con turbocompresor (igual que un diesel) es económicamente equivalente en consumo. De todas maneras las regulaciones sobre emisiones de gases hacen inviable seguir fabricando motores diesel, pues ya han llegado al limite físico de bajas emisiones y no dan más. Es un motor todavia trepidante, muy sucio y se sale rápido de punto, por lo cual hecha humo tempranamente. O sea, ya son dinosaurios que algunas automotrices ya han dejado de poner en sus coches, y para los híbridos que acompañan a las motorizaciones electricas no se ha elegido a los motores diesel. Si tienes uno véndelo ràpido o guardalo de recuerdo.

  • walter11av

    de algún lado hay que sacar para mantener la pagina no? ademas es interesante!

  • Blastery

    Lamento discrepar, pero se nota que sabes poco sobre los nuevos Diesel, las últimas tecnologías superan las normas medioambientales, son increíblemente silenciosos, y hasta la fecha ningún naftero supera en consumo a los nuevos Diesel. En Europa hay toda una discusión sobre los Diesel, pero es más política que pragmática. En cuanto a estudios de contaminación hay muchos, y es increíble como discrepan entre ellos, lo que claramente indica que son cuestiones políticas.

Top 5 Cupones

Lo más leído