Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Análisis: Fitbit Versa, «de mayor quiero ser un smartwatch»

Publicado el
Fitbit Versa

Fitbit está tratando de volver a ser uno de los grandes del mercado de los smartwatch, volviendo a probar suerte bajo su renovado eslogan “Fitbit para todos”. Con nuevos modelos para públicos más concretos como mujeres o niños, Fitbit busca esta vez llegar a un perfil más casual, de carácter menos profesional con el deporte, y con la total compatiblilidad de sus dispositivos con los principales sistemas operativos, Android e iOS.

Anteriormente os presentamos el recientemente estrenado Fitbit Versa, uno de los nuevos smartwatch presentados por Fitbit, y que a modo resumen, podríamos definir como una versión más económica, más cómoda y reducida de su anterior modelo, el Fitbit Ionic. Tras un mes completo con el reloj en nuestra muñeca, os queremos ofrecer este análisis del mismo.

Mediciones continuas que incluyen la calidad del sueño

Sin duda el mayor punto fuerte de Fitbit Versa. Actividades deportivas, distancias y pasos recorridos, así como las calorías quemadas o nuestro ritmo cardíaco, en general, Fitbit Versa hace recopilación de los datos habituales en este tipo de dispositivos de una forma realmente precisa. No obstante, aunque como un “defecto” en las mediciones del giroscopio todavía presente en todos los smartwatch, muchas veces notaremos y recibiremos avisos de la realización de pasos y actividad mientras realizamos algunas actividades cotidianas, sentados.

Fitbit Ejercicio

Tanto si practicas natación y quieres cuantificar tu ejercicio físico, como si simplemente te apetece pegarte un chapuzón, con Fitbit Versa puedes despreocuparte. Y es que este reloj resiste hasta 50 metros de profundidad, tanto en agua dulce como salada, pudiendo usarlo en piscinas, playa y hasta en la ducha.

Como única pega, y como experiencia personal, hay que tener cuidado al usar el reloj en la ducha, ya que aunque resiste perfectamente el agua, la pantalla del reloj responde ante el agua caliente, lo cual nos puede llevar entre otras cosas a activar una alarma del reloj de forma involuntaria.

Gracias a la amplia autonomía de su batería, podemos realizar mediciones automáticas y continuas, como por ejemplo la medición de nuestro ciclo del sueño. Quizás esto no parezca algo tan reseñable, pero normalmente otros dispositivos suelen medir nuestro sueño una vez damos el aviso de “buenas noches”.

Fitbit Sueño

Sin embargo, Fitbit Versa es capaz de detectar automáticamente cuando nos dormimos, registrando estas horas de sueño adicionales, de una manera bastante cómoda y casi imperceptible. La única pega de este reconocimiento del sueño sería la no detección de los periodos cortos, no llegando a registrar la mayor parte de las veces nuestras ya internacionalmente conocidas siestas.

La mayor autonomía con la menor independencia

Fitbit Versa cuenta con una increíble batería que es capaz de aguantar hasta “más de 4 días” sin necesidad de recargar. Sin embargo, hemos podido comprobar que, quizás simplemente por el tipo de uso, la batería del reloj no alcanza el cuarto día, quedándose a mitad del tercer día. No obstante, se trata de una autonomía muy superior a lo habitual en este tipo de dispositivos.

Al igual que su predecesor, el Fitbit Ionic, este nuevo smartwatch incluye Fitbit Pay, con el que podremos vincular nuestras tarjetas de Banco Santander o Carrefour para pagar mediante NFC sin la necesidad de llevar nuestra cartera, y con tan sólo acercar el reloj al terminal de pago. Desgraciadamente, estas son las dos únicas tarjetas compatibles actualmente con el reloj, reduciendo enormemente sus posibilidades.

Si bien Fitbit Versa está planteado como un smartwatch que nos permite su uso sin la necesidad de cargar con el móvil, algo realmente cómodo para muchas actividades deportivas, ésta independencia se queda en un simple ideal. Y es que, sin una razón realmente justificable, este reloj no cuenta con un sistema GPS propio, por lo que al usarlo sin el móvil, se basa sólo en mediciones de calorías y pasos, sin guardar recorridos y ofreciendo meras estimaciones de las distancias.

Un diseño simple, pero vistoso

Fitbit Versa cuenta con diversas correas para hacer de este reloj un objeto más personal, con materiales y colores que comprenden desde la silicona negra hasta las correas de tela moradas o de cuero, permitiendole adaptarse a las distintas situaciones y edades.

fitbit versa colores

La pantalla, de tan sólo 1,3 pulgadas, queda como algo muy secundario al aprovecharse poco del tamaño de la esfera, quedando rodeada por unos marcos bastante gruesos. Aunque el rendimiento de la pantalla cumple a la perfección, en comparación con otros modelos del mercado como Apple Watch, al no contar con una pantalla AMOLED, se nota una diferencia en los colores y negros, así como un menor brillo.

Flojo como Smartwatch, le faltan apps interesantes

Las principales aplicaciones que queremos los usuarios de smartwatches son rendimiento y salud, música, y mensajería. Si bien cuenta con una aplicación de reproducción de música, ni Spotify, la app de música más popular del momento, ni Apple Music, tienen compatibilidad con el Fitbit Versa. Whatsapp y Telegram, aunque sí que ofrecen soporte mostrando las notificaciones, no cuentan con la capacidad de responder a los mensajes desde el propio reloj.

La capacidad de interacción con las notificaciones se podría considerar nula: no puedes responder mensajes ni realizar acciones “complejas” como borrar correos electrónicos. Además, a diferencia de la mayor parte de los dispositivos de este tipo, las notificaciones leídas en el teléfono no se actualizan en el reloj, acumulándose y teniendo que ser borradas siempre manualmente.

Por último, actualmente son muchos los usuarios que se están quejando de que el sistema de notificaciones del Fitbit Versa está sufriendo problemas de compatibilidad y no funcionando correctamente en algunos de los móviles más populares como los Samsung Galaxy Note, o el Huawei P10.

Conclusión

Fitbit Versa se queda a las puertas de lo que a día de hoy podríamos llamar un verdadero smartwatch, ofreciendo muy pocas ventajas sobre cualquiera de las pulseras de medición de la propia marca, algo que choca mucho con su precio actual de 199,95€. Si bien puede tratarse de una alternativa ante otros modelos más caros como el Apple Watch o algunos dispositivos Wear OS de Google (el antes conocido como Android Wear), esta diferencia de precio se puede justificar fácilmente frente a la poca interacción de este reloj con las aplicaciones del teléfono, o la falta de un sistema GPS integrado.

Notas finales

6Nota

Prestaciones6

Precio5

Pantalla6

Autonomía8

Diseño8

Gran fan de la industria del videojuego, también me considero bastante techie, por lo que trato siempre de estar al día sobre toda la información tecnológica.

Lo más leído