Fiat Tipo SW, suplemento

Fiat Tipo SW, suplemento
11 de julio, 2018
Total



7

  • Prestaciones
  • Diseño
  • Consumo
  • Confort
  • Sistema de Infoentretenimiento

“Los números no mienten”, Dr Hermann Gottlieb, Pacific Rim (2013)

Mis muy estimados alumnos, buenos días. Hoy me van a permitir que deje a un lado las a la vez apasionantes y tediosas charlas sobre los misterios de la topología algebráica para hablarles de otro punto de vista de la vida académica que a algunos quizás sorprenda pero que pienso que a estas alturas del curso y dados los cuchicheos en los pasillos de los que me informan es obligado que aclare. Hace unos quince años me encontraba garabateando ecuaciones en un pequeño cuaderno en una cafetería del centro cuando una persona sin ningún preámbulo se sentó a mi lado y me preguntó qué estaba haciendo.

En ese momento presa de una rara inspiración devolví la mirada y contesté “poesía”. Lo crean o no esa simple palabra que acudió a mis labios por sorpresa describía perfectamente lo que estaba haciendo pero también describe mucho de lo que ha guiado mis pasos desde que me sentaba en uno de esos pupitres que ahora están ocupando ustedes. El caso es que gracias a esa palabra afortunada mi vida es afortunada. Y no, esa persona con la que me han visto acompañado y que no he intentado ocultar no es mi novio. Es mi marido. Y ahora creo que es inevitable que les hable de Alan Turing.

Hace ya años que una de las soluciones más socorridas para aumentar el espacio de carga de un vehículo es la de aumentar el voladizo trasero y ampliar el maletero, lo que al principio se denominó ranchera y que con los años los fabricantes se han empeñado en ennoblecer con nombres como Station Wagon o incluso Sport Wagon. Y aunque la tendencia actual para aumentar espacio interior vaya dirigida más al concepto monovoumen o más recientemente a los SUV, la de las carocerías tipo ranchera sigue siendo una opción válida y en muchos casos más económica.

Ficha técnica

Y en el caso del modelo que nos ocupa el detalle de la economía es fundamental porque el Fiat Tipo que hemos analizado recientemente es uno de los modelos con mejor relación calidad precio del mercado y este suplemento de espacio supone de mil euros extra con respecto a la versión que probamos de cinco puertas. Hemos probado una versión con el mismo motor que probamos anteriormente así que mucha de las apreciaciones que hicimos en la anterior prueba valen perfectamente para esta versión que hemos tenido entre manos.

Diseño

El diseño del Tipo SW no tiene secretos y sigue los cánones de la conversión a ranchera prolongando la carrocería 21 centímetros más que la versión de cinco puertas. Esta extensión se ha realizado en la mesa de diseño, es decir, no es una simple caja pegada a la parte trasera, la línea de la carrocería se extiende suavemente hasta el portón trasero con un diseño aerodinámico muy agradable siguiendo el estilo “Sport Wagon” que ya estrenara el fabricante con algunos modelos de Alfa Romeo, aunque en este caso la deportividad es secundaria frente al aumento de capacidad interior.

Este cambio de líneas hace que la carrocería sea ligeramente más alta que en las versiones de 4 y 5 puertas, aunque apenas lo notaremos porque la diferencia es solamente de dos centímetros y no influye, como veremos, en la habitabilidad interior. El frontal es el mismo que en la versión que probamos así como el resto de elementos de la carrocería. Incluso la forma del portón posterior es prácticamente la misma con los grupos ópticos virtualmente idénticos e incluso el tamaño de la luneta posterior y el spoiler trasero por lo que visto desde atrás es muy difícil distinguirlo de su hermano.

Adentro

En el interior encontramos los mismos acabados sobrios pero eficaces que notamos en la versión de cinco puertas. Al haber podido probar algo más de tiempo el Tipo hemos podido apreciar la falta de ruidos por defectos de ensamblaje y los materiales sobrios pero bien escogidos que hacen que la vida abordo sea agradable aunque no lujosa. Nos reiteramos en lo algo confusa que resulta la cantidad de atajos y opciones en pantalla del sistema multimedia pero la verdad es que una vez acostumbrados ofrece más ventajas que inconvenientes, la impresión ha mejorado en la segunda prueba.

La habitabilidad no varía en nada con respecto a la versión de cinco puertas: unos buenos asientos delanteros y capacidad para pasajeros incluso de cierta talla que aunque no se note demasiado la ganancia de dos centrímetros de altura la verdad es que la comodidad es muy alta. Esa ganancia sí se nota a la hora de acceder al coche porque el hueco de la puerta trasera es algo más grande. La plaza central en la parte trasera es incluso menos incómoda que en otras opciones de la competencia. En general la impresión de esta vuelta al interior del Fiat Tipo es de que es un coche más cómodo de lo que el presupuesto necesario parecería indicar.

A cargar de todo

En lo que respecta al maletero es realmente el punto diferencial. En primer lugar en lo que respecta a la capacidad ya que pasamos de los 440 litros que ofrece el cinco puertas, muy respetable para su categoría, a los 550 litros que podemos ocupar en el maletero de la versión SW. Un volumen considerable que además se complementa con algunas soluciones prácticas que no encontramos en otras versiones como los ganchos, el doble fondo y unos compartimentos laterales que permiten organizar mejor los objetos del interior del maletero. Además es posible desmontarlos.

El tapizado del maletero es igual que en la versión de 5 puertas, con aspecto de robusto pero bien acabado sin defectos a la vista. En la prueba práctica de capacidad la forma regular del maletero ayyda mucho a la organización de la carga y los compartimentos laterales son ideales para colocar bolsas y otros objetos que de otra manera andarían rodando por la parte posterior. Otra ventaja de esta versión es que al abatir los asientos la superficie que queda es más regular y plana que en las otras versiones por lo que facilita aún más el transporte de objetos de cierta longitud.

En lo que respecta a la prueba dinámica lo cierto es que este coche no tiene prácticamente ninguna diferencia con respecto a la versión de cinco puertas, sobre todo teniendo en cuenta de que hablamos de la misma motorización. La única diferencia es la del peso, apenas diez kilos más para la versión ranchera que es imposible notar. De hecho al volante parece prácticamente el mismo coche, un motor voluntarioso y no demasiado ruidoso que mueve con mucha soltura y bastante confort también esta carrocería. Curiosamente nos ha quedado la impresión de que esta versión es algo más agil en curva, pero las diferencias son mínimas.

Conclusiones

La familia Fiat Tipo tiene un interesante nuevo miembro con la versión SW, como decíamos proporcionar más espacio y practicidad a un modelo con una excelente relación calidad precio es una excelente idea. Apostando por esta fórmula y no por una versión SUV o Monovolúmen además mantiene el buen comportamiento en carretera que mostró la otra versión del Tipo que pudimos probar. Nos ha gustado que han mantenido un buen nivel de acabado también en el suplemento de maletero.

Mantiene una excelente habitabilidad y sobre todo esa impresión de que se trata de un coche muy practico, en el que no se han dejado de lado detalles como los sistemas de ayuda a la conducción, muy completos y que funcionan perfectamente, o el sistema de información y entretenimiento que aun no siendo perfecto cumple perfectamente en funcionamiento y usabilidad. Nueva propuesta de un modelo que se está haciendo poco a poco con un discreto éxtio fruto también de la buena opinión que tienen sus propietarios.

  • Share This