Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Análisis: Octopath Traveler (Nintendo Switch)

Publicado el

Este pasado viernes se estrenó el esperado regreso de Square Enix al formato de sus clásicos juegos de JRPG, con Octopath Traveler. Este juego supone una vuelta no sólo al género, si no a los gráficos pixelados y 2D antaño, eso sí, con unos elementos y gráficos muy bien desarrollados y adaptados a la tecnología del presente, algo que destaca entre la reciente tendencia de títulos de “pixel art” que estamos viviendo.

Destaca también la apuesta de una vuelta a los combates por turnos en una dinámica de mercado en la que se tiende cada vez más a la redefinición de los géneros clásicos (en algunos casos increíblemente llevados como The Legend of Zelda: Breath of the Wild), y tras los cambios que ha experimentado la saga principal de Final Fantasy de los propios Square, la cual abandonó ya este formato de combates hace algunas entregas.

8 personajes, 8 historias, infinidad de caminos

La típica historia épica, en la que un grupo de héroes se alía para derrotar al temible villano para salvar al mundo de su destrucción, no es para nada lo que debéis esperar de este juego. Tal y como nos indica el propio nombre del juego, Octopath Traveler nos presenta la posibilidad de empezar nuestro viaje eligiendo una de las ocho historias y personajes disponibles.

No existe como tal una trama central que debamos seguir, pudiendo realizar las historias de nuestros protagonistas a nuestro antojo, que se desarrollan de forma completamente independiente, más allá de algún pequeño punto en común en alguna de ellas.

Desde ahí, iremos explorando el mundo a nuestro antojo pudiendo completar la historia personal de nuestro personaje, completar las numerosas misiones secundarias, reclutar y completar las historias del resto de personajes, o simplemente explorar y descubrir todos los recovecos que alberga este increíble mundo de fantasía.

Las historias, aunque únicas, sí que presentan una cierta semejanza en la forma en la que se estructuran, por lo que quizás acaben resultando un poco monótonas y repetitivas con el tiempo (no deja de ser una misma estructura revivida hasta 8 veces). Aunque con un apartado emotivo muy bien trabajado, captando nuestra atención hasta el final de cada trama con cada uno de los personajes, se hecha bastante en falta una mayor interacción de las historias entre sí.

Y es que tal y como os decíamos, se trata de ocho personajes con ocho historias distintas, que pueden llegar a sucederse sin necesidad de una interacción real con el resto. Así lo refleja también la forma de reclutar al resto de personajes, que se basa tan solo en la misma introducción que podemos ver en el caso de seleccionarlos de primera mano. Y es que, al no llegar en ningún momento a entrecruzarse, tampoco se llega a desarrollar una relación real entre nuestros protagonistas, lo que provoca en algún momento incoherencias en la narración.

Sin embargo, hay que decir que el juego no termina necesariamente cuando finalizamos todas las historias. Para aquellos a los que os guste la exploración, las mazmorras, o simplemente os atrape este curioso sistema de combate, Octopath Traveler cuenta también con numerosas mazmorras preparadas para niveles por encima de los recomendados para finalizar las tramas principales, además de incluirnos la capacidad de desbloquear nuevas clases secundarias especiales para los ocho personajes.

Sin embargo, aunque la idea general del juego pueda sonar innovadora, ya en 1994 la propia Squaresoft (mucho antes de su fusión con Enix) lanzó en exclusiva para el mercado de Japón el juego Live a Live, un JRPG en el que podíamos jugar, para más casualidad, las ocho historias de ocho personajes distintos, pudiendo elegir el orden de las mismas con total libertad.

La belleza del clásico 2D con los recursos de hoy

Si hay algo en lo que realmente destaque Octopath Traveler es sin duda su impresionante apartado gráfico. Con una vuelta a los antiguos RPG de gráficos pixelados, el juego combina en los escenarios otros elementos como profundidad, niebla o el las distintas luces y sombras para aportare un enorme valor añadido. Es por esto por lo que el juego a acabado recibiendo la descripción de HD-2D (quien diría que los píxeles podían llegar a verse así de bien).

La forma en la que se disponen las ciudades, los distintos planos y los detalles en la distancia de cada escenario, todo está perfectamente medido y preparado. Y es que a falta de impresionantes cinemáticas, contamos con pequeños fragmentos de historia en los que tan solo controlaremos los diálogos. Desde las escenas de tensión o los momentos más emotivos, hasta diálogos internos o los flashbacks y saltos en el tiempo, el juego cuida la disposición de colores, luces y sombras, todo ello acompañado de una también sublime banda sonora.

Octopath Traveler Escena

También, sin querer restarle importancia a los anteriores, también podemos encontrar otras formas de arte, ya que no el 100% del juego se basa en estos gráficos retro, pudiendo encontrar también los preciosos dibujos e ilustraciones a mano de los ocho protagonistas. Así mismo, aunque no el juego no cuente con un doblaje al español, es de apreciar que el título cuente con tan esmerada traducción al castellano, que nos permite seguir y entender a la perfección la inmensa cantidad de diálogos presentes. Además, ya que los subtítulos son “obligatorios” al aparecer a modo de bocadillos de diálogo, las voces originales en japonés, así como el doblaje en inglés, logran igualmente transmitir el mensaje.

Sistema de combate con impulsos

Si bien se está comentando que el sistema de combate de Octopath Traveler es muy innovador, cabe decir que se trata de un claro descendiente de la saga Bravely Default, también desarrollado por Square Enix, en el que contábamos con los “Brave Points” para potenciar ataques, y en el que también había un factor estratégico de “guardar” turnos.

En Octopath, por cada turno que pase durante los combates, nuestros personajes irán obteniendo un punto de “Impulso” independientemente de las acciones que realicemos (salvo en el caso de emplear estos puntos, en cuyo caso tendremos un turno de penalización extra en el que no se recuperarán). Además, siempre empezaremos los combates con una carga de Impulso, y es que estos desaparecerán y se reiniciarán siempre tras finalizar cada combate.

Octopath Traveler Combate

¿Pero para que sirve exactamente el Impulso? Muy sencillo, se trata de potenciadores que nos permitirán realizar un mayor número de ataques, u otorgarán un mayor poder a las habilidades que utilicemos (tanto ataques como magia, y también para acciones defensivas o curas). Además de para realizar más daño, los ataques con impulso también nos ayudarán a romper la defensa de los enemigos para incapacitarles durante algún turno.

Todos los enemigos tienen un número debajo de ellos, en el que se indica cuántos golpes aguantará su defensa. Sin embargo, aquí se vuelve a enrevesar el asunto: la guardia no se rompe con cualquier ataque, si no a base de ataques de a los que presente debilidad cada enemigo, pero estas nos tocarán descubrirlas a base de ensayo y error.

Según vayámonos enfrentando a los diferentes enemigos, iremos aprendiendo a qué tipo de ataques o magias son vulnerables (tranquilos que no hará falta memorizarlos todos, ya que se muestran junto al indicador de defensa de los enemigos), por lo que tendremos que ir realizando pruebas con los diferentes tipos de ataque, e incluso cambiando y combinando a los distintos personajes del grupo, para poder sacar la mayor ventaja en frente a los adversarios.

Conclusiones: Octopath es un imprescindible

Personalmente Octopath Traveler es sin duda un “must” para cualquier jugador que disfrute con los RPG, con especial hincapié a los más veteranos, y es que el poder volver a disfrutar de un nuevo título de este género bajo estos gráficos pixelados, tiene un encanto especial indescriptible. A mi opinión, si bien no se trata de una “obra maestra”, como la están tildando ya en muchos medios, Octopath Traveler es digno de alabanza, y un título a tener muy en cuenta entre las mejores adquisiciones para la Nintendo Switch, aun incluso teniendo en cuenta los venideros lanzamientos.

Como ya os comentábamos en el análisis, Square ha querido aprovechar y reciclar muchos elementos de otros juegos anteriores para desarrollar Octopath, pero sinceramente, más allá de poder pecar de falta de innovación, éstos no podrían estar mejor integrados llegando apenas a sentirse como meras herencias, y más como elementos propios del juego.

Otro punto a destacar es la repetición de la que peca el juego, que eclipsa el verdadero potencial del mismo y le saca de las notas más altas. Si bien las historias, los escenarios y los personajes cambian, el juego se basa en una misma estructura: llegamos a una ciudad, hablamos con los NPC y conseguimos una misión, vamos a la mazmorra cercana y derrotamos a un jefe.

Además, en muchas ocasiones los mapas y la mazmorras también quedan algo escuetos, pudiendo llegar al final de las mismas con una relativa facilidad (sólo interrumpidos por los combates), tan sólo teniendo que seguir un camino ya marcado.

Por mi parte espero que al igual que se hizo con las demos previas a su lanzamiento, los desarrolladores añadan algún tipo de parche o DLC en el que se añadan nuevas historias, o quizás una forma de entrelazar las ya existentes, así como un toque de mayor dificultad y exploración de mazmorras.

Notas finales

8Nota

Historia(s)7

Combate9

Gráficos y Ambientación10

Jugabilidad y duración8

Innovación6

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído