Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

¿Funcionarán los bloqueadores de anuncios en Chrome tras los cambios en extensiones?

Publicado el
bloqueadores de anuncios en Chrome

Google planea cambiar la manera en que las extensiones se integran con su navegador web y ello podría causar problemas a algunas de ellas, como los bloqueadores de anuncios en Chrome hasta el punto de quedar inservibles para el usuario, según advierten desarrolladores de uBlock Origin o uMatrix. 

Google explicó que los cambios están destinados a reducir la problemática de las extensiones maliciosas. Las extensiones llevan en Chrome casi una década y se han vuelto inmensamente populares como complemento que amplía las funcionalidades del navegador.

Algunas de ellas son -casi- imprescindibles para muchos usuarios al ampliar el potencial del navegador, aumentar sus características o permitir distintas personalizaciones, pero no todo es positivo en estas pequeñas piezas de software. Dependiendo de su número y características pueden afectar al rendimiento y también a la seguridad, porque las extensiones son una vía de entrada preferente para el malware.

Google ya anunció el bloqueo de extensiones desde sitios de terceros permitiendo únicamente las instaladas desde la tienda oficial y anunció grandes cambios que afectarían al proceso de revisión de las mismas, la verificación o la legibilidad del código. También anunció el ‘Manifest V3’, un regulador para extensiones, que busca mayores garantías de seguridad, privacidad y rendimiento y que ya está disponible públicamente.

¿Qué ocurre con los bloqueadores de anuncios en Chrome?

Básicamente que la interfaz de programación de aplicaciones (API) de la que dependen algunos bloqueadores también son populares entre las extensiones maliciosas y Google la va a modificar. El cambio impedirá o limitará el funcionamiento de algunos de ellos.

La API utilizada actualmente se llama webRequest y con ella, el navegador le pide a la extensión que examine cada solicitud de red en la que está interesada. La extensión puede modificar la solicitud antes de enviarla, por ejemplo, para cancelar solicitudes a algunos dominios, agregar o eliminar cookies o ciertos encabezados HTTP de la solicitud. Esto proporciona una herramienta eficaz para el funcionamiento de los bloqueadores: pueden examinar cada solicitud que se realiza y optar por bloquear las que se consideren destinada a anuncios.

La API también se puede usar para realizar una modificación limitada de la respuesta a la solicitud. Por ejemplo, para bloquear JavaScript o grandes archivos de medios. Debido a que la extensión necesita examinar cada solicitud y emitir su veredicto (cancelar la solicitud, permitirla, modificarla o redirigirla), Google dice que el sistema es muy lento. Además de muy poderoso lo que equivale a inseguro, ya que una API que permite que las cookies sean examinadas y modificadas también permite que sean robadas.

Para reemplazar webRequest, Google ha propuesto una nueva API denominada declarativeNetRequest. Con esta nueva interfaz, en lugar que el navegador pregunte a la extensión qué hacer con cada solicitud, la extensión declara al navegador a bloquear las solicitudes como X, redirigirlas como Y o permitirlas todas. Estas declaraciones pueden usar algunos comodines, pero son muy simples. El mismo navegador Chrome puede comparar cada URL con X e Y y tomar las medidas adecuadas.

bloqueadores de anuncios en Chrome

En el lado positivo, esto debería ser más rápido. Todos los comodines y comparaciones se manejan en Chrome en lugar del JavaScript de una extensión, por lo que ya no es posible retrasar una solicitud indefinidamente. La nueva API también es mejor para la privacidad. Debido a que la solicitud no se envía a la extensión, ésta ya no puede ver cookies u otra información potencialmente confidencial.

En la parte negativa, la flexibilidad de la extensión se ve reducida. Ya no puede utilizar patrones más complejos o criterios de coincidencia. También significa que la lista de URL bloqueadas o redirigidas debe ser estática y restringida a 30.000 elementos. Ello perjudica el funcionamiento de algunos bloqueadores de anuncios en Chrome como uBlock Origin, uMatrix o NoScript. Otros como AdBlock podrían adaptarse mejor por su propio funcionamiento. 

Manifest V3 aún no está finalizado y podría variar para resolver esta cuestión u otras. Incluso una vez que se implemente, ofrecerá un período durante el cual las extensiones podrán continuar utilizando las API actuales. Sin embargo, tal como están las cosas, puede ser que una amplia gama de extensiones (bloqueadores u otras) se vuelvan considerablemente menos capaces e incluso dejen de funcionar por completo.

Y no creas que será negativo si se consigue un navegador web más rápido, seguro y privado. Importante teniendo en cuenta la cuota de mercado actual de Chrome y la influencia de su base -Chromium- en Opera, el próximo Edge y otros, 

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído