Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

¿Podrá recuperarse la neutralidad de la Red perdida?

Publicado el
neutralidad de la Red

El Partido Demócrata ha anunciado esta semana un proyecto de ley en el Congreso de Estados Unidos con el objetivo de recuperar las reglas que aseguraban la neutralidad de la Red con la que ha acabado la administración de Trump, ofreciendo en bandeja la batalla al lobby de las poderosas operadoras de telecomunicaciones estadounidenses. Que un ex-abogado de la operadora Verizon, desde su actual puesto de presidente de la FCC, fuera el máximo responsable del proceso de desmantelamiento de la neutralidad de la red, indica por sí mismos quiénes fueron los impulsores y beneficiados de todo este proceso.

De nada sirvieron los últimos movimientos en el Senado de Estados Unidos para intentar retrasar la puesta en marcha de las nuevas reglas, como tampoco la posición contraria de la Internet Association, que representa a grandes empresas de Internet como Amazon, Facebook, Google, Netflix o Twitter, las editoriales de grandes medios por lo general contrarias, ni la opinión mayoritaria de la ciudadanía contraria en un 83% a la entrada en vigor de estas normas.

Ahora llega un nuevo intento para revertir la situación. No será fácil por el control republicano de la Casa Blanca y del regulador de telecomunicaciones FCC que tendría que ser el que volviera a cambiar las normas. Pero habrá que intentarlo. En ello está la demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que dice trabará conjuntamente con los representantes de Congreso y Senado para aprobar la que han llamado “Ley de Salvación de Internet“. Te ponemos en situación de lo que hemos perdido y las posibilidades de recuperarlo.

¿Qué es la neutralidad de la Red?

La Neutralidad de la Red es un principio fundamental para salvaguardar una Internet libre, abierta y no discriminatoria. El término fue acuñado en la Universidad de Columbia por el profesor Tim Wu y refiere la manera por la cual los proveedores de accesos a Internet, los gobiernos o las organizaciones principales que regulan su uso, traten al tráfico de datos por igual, sin discriminación, independiente del servicio o aplicación usada, el modo de comunicación o el dispositivo hardware utilizado.

El principio recogía implícitamente algunas exclusiones, como la priorización de las comunicaciones de los servicios de emergencias, la gestión de la propia red de las operadoras o el uso de servicios críticos como los de teleasistencia o en casos de ciberataques globales. Unas excepciones que deben ser conocidas y estar limitadas extrictamente en su número.

Según la organización sin ánimo de lucro dedicada a la conservación de derechos en la era digital, EFF (Electronic Frontier Foundation“la lucha por la neutralidad de la red no implica sólo la protección de los consumidores, sino que defiende derechos fundamentales como el de la libertad de expresión”. Desde la perspectiva de los derechos fundamentales, “la neutralidad de la red equivale al principio de igualdad y no discriminación de los usuarios de la red y su defensa es esencial de cara a evitar que en el futuro Internet acabe bajo el control de unos pocos”, describe la Asociación de Internautas.

La neutralidad de la red está en peligro en Europa, advierte el padre de la Web

Sin neutralidad de la Red

Las normas existentes promulgadas en 2015 por la administración Obama trataban a los proveedores de servicios de Internet como servicios públicos, lo que garantizaba que los servicios que prestasen no se limitasen en modo alguno, con acceso abierto para todos, trato igualitario del tráfico de datos sin discriminación.

Sin neutralidad de la red, los proveedores de acceso a Internet tendrán la capacidad técnica y la autoridad legal para discriminar los accesos y el tráfico de la Red de redes, cobrando cantidades suplementarias por el uso de determinadas aplicaciones y servicios ofreciendo ventajas competitivas al priorizar accesos y tráfico a quien pague más por ello.

Las nuevas normas dejan abierta la posibilidad de aumentar precios, bloquear determinados contenidos o criminalizar -legalmente- algunos tipos de redes como las P2P. También sustentar el control político de la Red de redes que vemos en muchos países. Pequeñas empresas y start-ups tendrán que soportar estos mayores costes de servicio. Y los que no paguen se encontrarán en una clara desventaja comercial acabando con la competencia.

La Unión Europea en general y países como Francia en particular, han asegurado que ellos sí mantendrán la neutralidad, pero no te equivoques, cuando Estados Unidos estornuda el resfriado alcanza a todo el planeta. Mucho más en tecnología al tener allí su sede todas las grandes de Internet, comercio electrónico, centros de datos para servicios en nube y un largo etc. Las nuevas normas perjudican gravemente a los consumidores, al canal y a las empresas de todo el mundo, especialmente las más pequeñas y start-ups que han sido fuente de innovación en los últimos años.

Quienes se oponen a la neutralidad de la red (principalmente operadoras y proveedores de servicios a Internet respaldados por gobiernos como el de Trump), argumentan que este principio “frena la innovación y desalienta la inversión en infraestructura de telecomunicaciones”, pero -en nuestra opinión- simplemente es cuestión de negocio, no por demanda de servicios sino para conseguir mayores beneficios y también, el control de las redes e Internet.

¿Podrá recuperarse la neutralidad de la Red perdida?

La Neutralidad en la Red es un principio fundamental y no sólo para proteger la innovación o la oportunidad de negocio en condiciones igualitarias para pequeñas empresas, sino para proteger derechos fundamentales en la era digital como el de opinión y expresión, mantener precios de acceso accesibles, impedir el bloqueo de determinados contenidos y el control político de las redes e Internet.

El nuevo movimiento de los demócratas es interesante y sobretodo necesario, aunque quizá no pueda conseguir el objetivo mientras Trump esté en la Casa Blanca. También importante otro movimiento iniciado por un grupo de 22 fiscales generales estatales y de distrito pidieron a la corte de apelaciones que restablecieran las reglas de Internet de la era de Obama y bloqueara el esfuerzo de la FCC para evitar que los estados impongan sus propias reglas que garanticen una Internet abierta.

Estados como California, acordaron no cumplir la nueva ley estatal de neutralidad de la red hasta la decisión del tribunal de apelaciones sobre la revocación de 2017 y cualquier posible revisión por parte de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Continuará.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído