Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Apple pudo haber comprado Tesla en 2017, pero no lo encontró interesante

Publicado

el

Tesla pudo ser de Apple, pero a Tim Cook no le interesó

Si ayer hablábamos de los hipotéticos planes de Apple para producir su propio coche, hoy sabemos que esos planes podrían haber sido muy distintos, ya que Tesla podría haber pasado a ser propiedad de los de Cupertino hace algunos años. Una historia que, aunque con importantes diferencias, nos recuerda un poco a cuando Blockbusters tuvo Netflix al alcance de su talonario, o a cuando Yahoo! tuvo la oportunidad de comprar la primera versión del algoritmo de Google pero no encontró interesante la operación.

Esto es lo que se deduce de un tweet publicado hoy por Elon Musk, con el siguiente texto: «Durante los días más oscuros del programa Model 3, me acerqué a Tim Cook para discutir la posibilidad de que Apple adquiera Tesla (por 1/10 de nuestro valor actual). Se negó a participar en la reunión«. El mensaje forma parte de un hilo en el que se cuestiona parte de la información sobre la batería de Apple, y encuentra (sospechosas) similitudes con las tecnologías empleadas por Tesla.

En concreto, Musk plantea que el material que Apple se plantearía emplear en la batería del Apple Car es el mismo que Tesla emplea ya en su planta de producción de baterías de Shangai, y por otra parte afirma que el concepto de batería monocelda, precisamente el que una de las fuentes de Reuters afirmaba que era revolucionario, en realidad no es técnicamente posible. Y tras ello se plantea una pregunta: «¿Quizás se referían a celdas unidas entre sí, como nuestra batería estructural?«.

Cuando habla de los días más oscuros del programa Model 3, con casi total probabilidad se refiere un periodo entre 2016 y 2017 en el que múltiples problemas lastraron la producción de este modelo de Tesla, haciendo que la compañía se viera sumida en, según las propias palabras de Musk, «un infierno de producción y logística«. En el presente resulta llamativo al recordarlo, pero durante aquella época Tesla estuvo bastante más cerca de la bancarrota de lo que muchos pensaban.

Así, y según el tweet, un Musk desesperado por salvar los muebles, contactó con Apple para ofrecerle Tesla por una décima parte de su valor actual. Sin embargo, y siempre según la versión del ejecutivo, Tim Cook no se mostró interesado en absoluto, hasta el punto de no querer ni siquiera mantener una reunión en la que escuchar lo que Musk quería ofrecerle. Algo llamativo si tenemos en cuenta que, por aquellos entonces, Apple ya llevaba unos años trabajando en el proyecto de su coche. Los rumores a este respecto empezaron a ganar tracción en 2014, tres años antes de la crisis de Tesla.

Me sorprende, desde luego, que Tim Cook no llegara a reunirse con Musk, si bien entiendo que en aquel momento la operación no fuera especialmente tentadora. Los problemas de Tesla eran conocidos, y comprar una empresa en esa situación es un riesgo que muchos no asumirían. Habría sido una apuesta muy arriesgada, y no podemos saber cómo habría salido. Claro, que de haber salido bien, a día de hoy el coche de Apple podría ser una realidad, y no un proyecto a medio plazo.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído