Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Clubhouse: ¿qué sabes de la red social de voz solo accesible mediante invitación?

Publicado el
Clubhouse: ¿qué sabes de la red social de voz solo accesible mediante invitación?

Es posible, aunque no demasiado, que ya hayas oído hablar de Clubhouse. Y si así ha sido, seguramente te haya llegado alguna referencia a que es posible mantener una conversación de voz con personalidades como Oprah Winfrey o Ashton Kutcher, razón por la cual ya hay muchísimas personas deseando acceder a la misma. El principal problema es que salvo que se den las circunstancias concretas, no pueden hacerlo… al menos de momento.

La razón de ello es que, por ahora, solo se puede acceder a Clubhouse con invitación, que puede ser emitida o por la propia red social o por sus usuarios. Un modelo que quienes ya experimentaban con las redes sociales en sus inicios recordarán de otros servicios como el ya desaparecido Orkut, uno de los primeros intentos de red social de Google que, pese a lograr un cierto éxito (especialmente en Brasil, donde sus números en algún momento llegaron a superar los de Facebook), no llegó a cubrir las expectativas de la compañía del buscador y fue cerrada en 2014.

Una de las razones por las que, en sus inicios, Orkut despertaba tanto interés, es que solo era posible acceder mediante invitación, y solo podías ser invitado por alguien que ya formara parte de dicha red social, reproduciendo así el modelo de las redes sociales off-line, es decir, el modo en el que los humanos nos relacionamos y socializamos de manera habitual. En su momento (sí, tuve cuenta en Orkut de 2004 a 2014) este modelo me pareció poco eficiente en lo referido a crecer en volumen de usuarios, pero tremendamente interesante tanto para garantizar (en teoría) la autenticidad de las relaciones, como para probar la famosa teoría de los seis grados de separación.

Esta es una de las razones por las que Clubhouse me parece bastante interesante. La otra es que aunque reproduce un modelo de sobra conocido: grupos organizados temáticamente en los que convergen los usuarios del servicio. La diferencia más evidente con otras redes es que no se basa en texto, sino en voz, y que de algún modo las conversaciones se organizan a modo de podcast temático, más que como una conversación informal entre varias personas, tal y como ofrecen otros servicios como Zello. Clubhouse pretende ser un servicio en el que la conversación es bastante más organizada.

Otra diferencia con otras redes sociales es que el contenido es tremendamente efímero. Para desgracia de muchos, las conversaciones no se graban ni guardan en ningún sitio. Es decir, que o participas en una de esas conversaciones o te perderás su contenido para siempre. Es este un elemento, los contenidos efímeros, que no ha dejado de ganar tracción en las redes sociales, como nos demuestran las historias de Instagram o los recientes fleets de Twitter.

Clubhouse: ¿qué sabes de la red social de voz solo accesible mediante invitación?

¿Cómo acceder a Clubhouse?

No obstante, y según empiezan a señalar algunos medios y analistas, es posible que la exclusividad de Clubhouse esté cerca de empezar a «romperse», sus responsables están trabajando para empezar a ampliar sustancialmente la base de usuarios activos del servicio, probablemente con el fin de mejorar su capacidad de monetización. Como podemos leer en su página web, más concretamente en la sección de ofertas de trabajo en la compañía, «Mientras trabajamos en un lanzamiento más amplio de Clubhouse, buscamos agregar algunas personas extraordinarias a nuestro equipo».

Clubhouse ha recibido ya varias inversiones, por lo que lo más probable es que esos nuevos inversores estén presionando en este sentido, pues hacer crecer los usuarios activos es un punto clave en prácticamente cualquier plan de monetización de servicios gratuitos (y, al menos de momento, Clubhouse lo es). No está claro si buscarán más un crecimiento cuantitativo o cualitativo, pero con los alrededor de 600.000 usuarios que tiene ahora mismo parece difícil sostener el negocio y ofrecer la rentabilidad que esperarán los inversores.

Uno de los rumores más extendidos alrededor de Clubhouse es que sus responsables trabajan activamente en conseguir nuevas personalidades que se sumen a su red social, y es que ese es, a día de hoy, su principal gancho para muchos usuarios. No obstante, también cabe entender que a medida que crezcan los usuarios, la presencia de las celebridades se vaya reduciendo o que, como ocurre en otras redes como Twitter, se convierta en algo más testimonial y algo en lo que la conversación deje de ser bidireccional.

Sea como fuere, y a la espera de recibir invitación o de que los responsables de Clubhouse abran el acceso al servicio, lo que sí que es posible es descargar la app del servicio (al menos de momento solo para iOS) y, tras introducir tú nombre y tu número de teléfono, reservar el nombre de usuario que querrás tener en el servicio si es que alguna vez llegas a acceder al mismo. En mi caso la curiosidad ha sido bastante fuerte y ya me he inscrito, así que si tienes una invitación para Clubhouse, estaré encantado de aceptarla.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído