Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Qué es y cómo funciona Fusion Drive?

Publicado el

imac-fusion-drive

Dejando a un lado el esperado iPad mini, una de las novedades más interesantes presentada por Apple en el día de ayer es Fusion Drive, una solución que intenta combinar el rendimiento de un SSD con la capacidad de almacenamiento de un disco duro tradicional. La firma de Cupertino aprovecha tecnología que ya existía para crear un sistema que cuenta con la ventaja clásica de los desarrollos de la compañía: la perfecta integración del hardware con el software.

Para explicar en qué consiste Fusion Drive conviene empezar acalarando lo que no es: no es una solución basada en RAID 0 (no tendría sentido dada la diferencia de rendimiento entre un SSD y un HDD), ni un disco duro híbrido como los presentados por Seagate o Toshiba, ni un sistema de caché (los datos no se duplican en ningún momento). Fusion Drive se muestra para el usuarios como una unidad de almacenamiento única, y es el sistema operativo en que decide en tiempo real cuando se utiliza la memoria sólida y cuando en disco duro, en función de cada escenario.

La primera generación de Fusion Drive está formada por una unidad flash NAND de 128 Gbytes junto a un disco duro de uno o tres terabytes de capacidad a 7.200 RPM. Lo más parecido en le mundo PC es la tecnología Intel Smart Response, presentada en 2011 pero todavía con poca presencia en producto final (aunque ya hay varios chipset que lo soportan).

El algoritmo implementado por Apple selecciona automáticamente qué aplicaciones se ejecutarán directamente en el SSD (las que más utilice el usuario) y moverá automáticamente todos los archivos necesarios para alcanzar una velocidad similar a la de una solución basada únicamente en memoria sólida. El resto de aplicaciones, las bibliotecas o los archivos que menos se utilizan se guardarán en el disco duro. Es importante resaltar que todo funciona de forma automática, sin que sea necesaria intervención alguna por parte del usuario.

fusion drive

Otra variable importante es cómo funcionará el proceso de escritura: Fusion Drive está diseñado para que todas las operaciones de escritura pasen primero por el SSD y para ello reserva siempre 4 Gbytes de la memoria flash disponible. Si, a posteriori, el sistema decide que esos datos deberían estar en el disco duro tradicional los traslada (no los copia) posteriormente de forma transparente, liberando espacio en flash para el software que lo necesite.

Una obviedad antes de terminar: la propuesta de Fusion Drive requiere hacer copias de seguridad de la unidad como si fuera única (que será como lo verá el sistema y las soluciones de backup). Por tanto, los datos almacenados son vulnerables a fallos tanto del SSD como del disco duro tradicional.

Por supuesto, tendremos que probar un equipo con Fusion Drive para valorar hasta qué punto funciona la propuesta de Apple pero debemos reconocer que nos parece una idea fantástica. La mala noticia es que solo estará disponible en los nuevos iMac, esperemos que pronto veamos soluciones de este tipo en el resto de la gama y que los nuevos equipos con Windows 8 comiencen a apostar por alternativas tan interesantes como Intel Smart Response,

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Lo más leído