Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

OUYA no acaba de convencer a los desarrolladores

Publicado el

ouya

La consola OUYA, basada en Android, ha sido una de las sensaciones de este año en Kickstarter. Sus responsables han sido capaces de recaudar 6,5 millones de euros para el desarrollo de un producto que, después de algunos retrasos y contratiempos, ya está llegando a casa de los usuarios.

El proyecto ha conseguido materializarse en una de las consolas más económicas (99 dólares) y versátiles del mercado, abrazando a todo un sector de jugadores “casual” a los que no les importa tener el dispositivo más potente o avanzado del momento.

Ahora bien, ¿Cómo está funcionando para los desarrolladores? La filosofía es simple: todos los dueños de una OUYA tienen la posibilidad de “probar” cualquier juego de su catálogo para después comprar únicamente aquellos en los que estén interesados.

Pues bien, más allá de que todavía se echa en falta la presencia de grandes estudios que porten a OUYA alguno de los títulos más conocidos, lo cierto es que tampoco los desarrolladores independientes están encontrando en esta consola una gran fuente de ingresos, salvo en contadas excepciones.

Tal y como se recoge en The Verge, citando a fuentes especializadas en videojuegos como Edge, IGN o Gamasutra, los desarrolladores de juegos se muestran un tanto decepcionados por lo lenta que está siendo la evolución de sus ventas.

Uno de los que sí ha conseguido destacar ha sido Matt Thorson, responsable del título TowerFall. El juego se ha descargado más de 2.000 veces por un precio de 15 dólares, y no solo se ha convertido en uno de los más populares del catálogo, sino que ha proporcionado al desarrollador 21.000 dólares en dos meses, algo que ni siquiera el propio Thorson esperaba en un principio.

Otros juegos que han generado un número similar de descargas se han encontrado, en cambio, con una situación muy diferente. Hidden in Plain Sigh, que se ha descargado 1.900 veces, únicamente le ha reportado a su creador, Adam Spragg, 4.900 dólares; aunque tal vez peor sea la situación para los desarrolladores de Knightmare Tower, ya que a pesar de haber conseguido 49000 descargas solo 2000 de ellas han sido remuneradas.. El mismo caso se repite en títulos como Nimble Quest, que de 6000 usuarios solo 122 han decidido continuar con la versión de pago.

Así que tal y como están las cosas, OUYA no parece ser un negocio especialmente rentable para los desarrolladores, por mucho interés que haya despertado entre los usuarios. Los responsables de la marca sabían desde el principio que si querían triunfar deberían ser capaces de convencer tanto a los primeros como a los segundos, y esta situación demuestra que todavía queda mucho camino por recorrer.

Lo más leído