Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

¿Quién se acuerda de Microsoft SPOT?

Publicado el

microsoft-reloj-inteligente

Remontémonos a los primeros años de la década pasada. Mientras los informativos de todo el mundo nos adviertían de los desastres que traerá el «efecto 2000» en los laboratorios de Redmond se desarrollaba un plan para convertir los dispositivos que usamos todos los días en máquinas inteligentes, capaces de recibir datos y actuar en consecuencia. Microsoft había desarrollado su propia «Internet de las cosas» en 2001 y llegó a lanzar relojes y hasta cafeteras inteligentes, pero las cosas no fueron como esperaban. Esta es la historia de SPOT (Smart Personal Object Technology).

Analizar el pasado con la perspectiva del tiempo es una tarea fácil y, hasta cierto punto, despiadada. Por ello, conviene situarse en un contexto tecnólogico donde las redes móviles de datos eran poco más que un sueño y lo más inteligente que podían hacer los teléfonos era mandar SMS o ejecutar el Snake tener un reloj con una pantalla que nos indicaba la previsión meteorológica o la cotización de bolsa en tiempo real era casi ciencia ficción.

microsoft-spot-2

 

Los ingenieros de Microsoft, conscientes de las limitaciones de la red en aquel momento, idearon un curisoso sistema de comunicación utilizando el ancho de banda de la radio FM, bajo la plataforma MSN Direct. Mediante un programa instalado en el PC, el usuario podía elegir los servicios en los que estaba interesado para cada dispositivo y Microsoft se encargaba de enviarlos a través de las ondas de radio, previo pago de una suscripción de 59 dólares al año. Desde el punto de vista tecnológico, la frecuencia modulada era una solución barata, eficiente y no necesitaba despliegue de infraestucturas para funcionar.

Durante el CES de 2003, el mismísimo Bill Gates se encargó de mostrar los primeros smartwatches de Microsoft con sistema SPOT. Fabricantes de prestigio como Fossil, Suunto, Tissot o Swatch pusieron en el mercado diferentes versiones de la idea, a precios que partían de los 129 dólares. Desde el punto de vista interno, el dispositivo estaba basado en un procesador ARM 7 funcionando a 27.6MHz, 512KB de ROM y 384KB de RAM, construido en una arquitectura System on a Chip (recordemos, hace más de 10 años) con el objetivo de conseguir la máxima autonomía.

fossil-abacus

En su interior, un sistema operativo basado en .NET (el hardware era demasiado limitado para ejecutar cualquier sistema de la compañía, incluyendo el Windows CE presente en las PDA) era capaz de mostrar multitud de servicios, desde las noticias más importantes al tiempo, resultados deportivos, funcionar como bloc de notas o servir como agenda. Además, Microsoft entregaba un kit de desarrollo a los fabricantes para que desarrollaran sus propias aplicaciones para el sistema.

interfaz Spot

La vida comercial del proyecto SPOT duró poco más de cuatro años. El último producto oficial fue el reloj inteligente Fossil Abacus, presentado en 2006 y que se dejó de vender un par de años más tarde. Microsoft continuó dando soporte a MSN Direct durante cuatro años más (algunos dispositivos basados en Windows Mobile y los GPS de Garmen lo seguían utilizando) hasta que el 1 de enero de 2012 cerró definitivamente el servicio.

melitta_smart

La Melitta Smart Mill & Brew, una cafetera que te decía el tiempo en 2003.

¿Por qué no funcionó?

El problema principal de SPOT fueron los teléfonos móviles. La popularización de las PDA, primero, y los smartphones a posteriori junto con la explosión de la conectividad WiFi y el progresivo descenso de costes en la suscripción de tarifa de datos convirtió a SPOT en un producto casi obsoleto al poco tiempo de salir. Al fin y al cabo, ¿quién necesitaba un reloj que mostraba noticias en una pantalla minúscula cuando podía llevar un smartphone en su bolsillo?

Por otro lado, la adopción del FM como vehículo de transmisión ofrecía problemas tanto por interferencias en los grandes núcleos urbanos como problemas de señal fuera de las zonas más pobladas de EE.UU y Cánada, al mismo tiempo que era demasiado pronto y demasiado caro dar el salto hacia otras soluciones de conectividad.

 

¿Qué deberíamos aprender de Microsoft SPOT?

Más allá del fracaso comercial (por otro lado, habitual en la carrera tecnológica de cualquier fabricante), Microsoft SPOT sentó las bases de cómo sería un mundo con dispositivos conectados; la Internet de las Cosas tan presente estos días juega con la idea de un ecosistema digital que se nutre de los datos de la Red para hacer la vida más fácil al usuario. El componente de «inteligencia» es la capacidad de acceder de manera casi instántanea a esa ingente cantidad de información y actuar en consecuencia y en base al automatismo programado, independientemente del grado de complejidad del mismo.

BILL GATES SPOT

SPOT nos dejó pantentes la importancia de una gran autonomía (algo de lo que adolecen muchos smartwachers actuales), la necesidad de contar con una infraestuctura de red siempre disponible y la importancia del software y el desarrollo de terceros para el futuro de una plataforma. Todavía hoy, trece años después, sorprende la visión de futuro de aquel equipo que realizó los primeros esbozos de la vida digital que estamos a punto de descubrir.

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Lo más leído