Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Las nuevas baterías de Apple podrían cambiarlo todo

Publicado

el

macbook1

No tienen el glamour del nuevo Apple Watch ni son tan espectaculares como el flamante MacBook pero la tecnología de baterías que integra el nuevo portátil de la compañía podría tener una gran influencia en futuros productos. Por primera vez, Apple dice adiós a la dictadura del rectángulo y los ingenieros podrán aprovechar cada resquicio para ganar autonomía en sus dispositivos.

Es probable que si preguntáramos a cien usuarios qué le pedirían a su próximo dispositivo móvil obtengamos muchas respuestas diferentes pero seguro que hay un denominador común: la autonomía. En los últimos años los fabricantes nos han mostrado procesadores cada vez más potentes, capaces de almacenamiento increíbles y pantallas de alta definición pero no hemos conseguido liberar al smartphone del cargador durante más de doce horas. La batería del nuevo MacBook podría ser el primer paso para cambiarlo.

bateria 3

Para conseguir un perfil de solo 13.1 mm. y 12 horas de autonomía los ingenieros de Apple han tenido que apurar hasta el último milimetro del chasis. Para ello, se fotografía el interior vacío del equipo con cámaras de alta velocidad para diseñar un molde 3D del «espacio vacío» que luego se llenará con celdas de diseño escalonado capaces de aprovechar al máximo el espacio disponible.

Desde el punto de vista de la química no han cambiado demasiadas cosas: es una batería de iones de litio formada por una combinación de capas de aluminio (que hace de cátodo), cobre (ánodo) y un material plástico permeable que permita la absorción y se produzca la reacción que genera energía. Como podéis imaginar, la complejidad y la precisión que requiere el proceso de fabricación aumenta de manera exponencial.

¿Un iPhone 6s con baterías escalonadas?

Apple ya registró una patente con esta tecnología en 2012 que explicaba la adaptación de este tipo de células a cualquier dispositivo. Como muchos lectores ya saben, la compañía californiana hace años que en dispositivos como el iPhone o el iPad sigue un ciclo tick-tock (que os recordará a la estrategia clásica de Intel) en la que reserva los grandes cambios para los «tick», cada dos años, y mejora hardware y componentes en los «tock». En portátiles y sobremesa suele ser más conservadora y, normalmemente, solo vemos grandes cambios cada 3 o 4 años.

Así, si los ingenieros pudieran aprovechar más el chasis del nuevo iPhone 6s (que será idéntico al del modelo actual) para aumentar la capacidad de la batería los usuarios obtendrían más autonomía sin sacrificar nada; aunque todavía no tenemos ninguna pista sobre ello no descataríamos que Apple se atreva a probarlo cuanto antes, sino en esta revisión en el nuevo iPhone de 2016. El mismo modelo debería aplicarse a futuras revisiones de iPad, iPod touch, MacBook Pro y, en general, a cualquier producto de la compañía que funcione con baterías.

php66smw1

La otra variable importante es el diseño; al no basarse en una batería rectangular (que en equipos como el iPhone o el iPad supone casi la totalidad del espacio interior) podríamos ver productos con formas más innovadoras, perfiles más finos y líneas más originales.

Un último concepto importante: este rediseño no implica una menor vida útil de la batería. El nuevo MacBook soportar ciclos de hasta 1.000 cargas (similar a la de cualquier otro portátil de la compañía) y la única limitación parece ser que, en caso de cambio o reparación, es obligatorio pasar por un servicio técnico especializado.

En definitiva y mientras el esperado salto tecnológico llega, Apple ha optado por aprovechar todo el espacio disponible para integrar la máxima capacidad de batería posible. Esperemos que esta tecnología se extienda al resto del portfolio de la compañía y que la industria comience a adoptar este tipo de soluciones en más productos.

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Lo más leído