Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La codicia de la industria discográfica, el éxito de YouTube

Publicado el
disco

Si esto fuese una noticia al uso, el titular sería para Deezer, posiblemente la alternativa más pareja a Spotify que existe actualmente. La compañía francesa se ha sumado de una vez por todas a ofrecer planes familiares y lo ha hecho sin sorpresas: 14,99 euros al mes es el precio que dará acceso premium hasta a seis personas. Lo que se traduce en 2,5 euros por cabeza por disfrutar de las ventajas por las que los usuarios individuales pagan 9,99 euros mensuales.

En una comparación rápida con las principales plataformas de música por streaming, no hay diferencia alguna: en Spotify, Deezer, Google o Apple, los precios no varían ni en unas décimas: 9,99 dólares / euros para el solitario, 14,99 dólares / euros para la «familia» de hasta seis miembros. Las diferencias, en todo caso, están en las condiciones de cada sitio: Google y Apple no permiten el uso gratuito de sus servicios desde el PC, como sí hacen Spotify y Deezer.

En efecto, el «desprecio» obvio al equiparar dólares con euros ya es un motivo para decirles por aquí a todas estas tiendas de música, que no el único: 10 euros al mes, 120 euros al año, siendo una cantidad pequeña, no supone el mismo esfuerzo para un alemán, un noruego, un portugués o un español. Pero como digo, esto apenas es un detalle. Lo gordo está en la insaciable codicia de la industria discográfica y en la de algunos de los «artistas» más destacados a nivel de ventas.

Ni siquiera la todopoderosa Apple consiguió torcerles el brazo en su más reciente salto al modelo de suscripción por streaming, cuyo precio ha tenido que fijar tal y como lo exige el lobby de la música comercial; e incluso tuvo que recular en la decisión de no pagar a las compañías durante el periodo de prueba, todo gracias a las quejas de una tal Taylor Swift y otro puñado de músicos millonarios que, eso sí, no hablaban por ellos, sino por los nuevos que no se comen un rosco. Pero al César lo que es de César: Apple no regala nada suyo, y no tiene por qué regalar lo de los demás.

Pero volvamos al quid de la cuestión, porque en último término las plataformas mencionadas, por muy importantes que sean, no ponen los precios que desearían, sino los que están obligados a poner. Por eso, a pesar de que los millones de suscriptores de pago siguen aumentando, lo hacen a un ritmo de lentitud que exaspera a los dueños de los derechos de autor, que a su vez presionan y presionan para eliminar el modelo gratuito, de momento sin conseguirlo.

youtube music

Así es como YouTube, la tele mundial y de un tiempo a estar parte -solo hace falta fijarse en el ímpetu que le está poniendo Google para hacer de las aplicaciones móviles para Android y iOS un mejor reproductor de música- también la caja de música mundial, se ha pasado por el arco del triunfo a industria y artistas. Ni los unos ni los otros, se llamen Taylor Swift o Jay Z, se han atrevido a retirar sus temas de la plataforma de vídeo, como si han hecho en Spotify y otras. ¿La razón? Porque de ahí cobran, pero más importante aún, porque ahí obtienen una visibilidad que los medios tradicionales ni sueñan en volver a obtener.

Siendo conscientes de que el todo gratis ni es viable, ni es justo, terminaré diciendo que sí, hay que pagar, pero no lo que al ejecutivo de turno y sueldo indecente le apetezca. Curiosamente estos días la prensa generalista española se hacía eco de cómo los cárteles comerciales -empresas de todos los sectores que te puedas imaginar: peluquerías, vinos, pañales, gasolineras… e industrias mucho más grandes, por supuesto- que acuerdan precios de manera ilegal y oculta, siguen haciéndolo porque les resulta mucho más beneficioso pagar las multas que comportarse de acuerdo a la ley. Al menos en España, donde se supera con creces lo que sucede en potencias como Estados Unidos o Reino Unido, donde las multas sí escuecen de verdad y hasta pueden acabar con alguien en la cárcel.

Las grandes discográficas, estas sí, se pueden permitir el lujo de hacerlo a las claras y sin que nadie les tosa. Sin embargo, como no soy ningún experto en temas legales y comerciales, lo menciono como «anécdota». Lo que no alcanzo a comprender es por qué un grupo de seis amigos puede, a 2,5 euros por cabeza, disfrutar de una suscripción premium que al individuo le cuesta cuatro veces más. Es tan injusto que de pagar por una suscripción de estas, dejaría de hacerlo de inmediato. ¿Soy un tacaño o mi percepción está desajustada? Porque sí pago suscripciones por servicios de vídeo y aplicaciones y me parece tan normal.

Afortunadamente las masas van a su bola y aunque la omnipresencia de YouTube está lejos de ser utópica, es la mejor vara de medir en la actualidad: muchos millones de personas siguen «pirateando» música, hay quien dice que con razón; pero muchos más se meten en YouTube a escuchar todo lo que les plazca, porque para más inri, su catálogo es insuperable. Además, es un hecho que no podemos resistirnos a la música que nos gusta.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

16 comentarios
  • Quería comentar una cosa, y es que la lucha contra los cárteles en España es blanda por una razón muy sencilla: Forman parte de la idiosincrasia del país.

    Muchos imaginan a oligopolios de enormes empresas pactando precios sobre productos básicos, cosa que pasa en realidad con la electricidad, sin embargo, esto también pasa en las aldeas más remotas. En mi pueblo mismo puedes descubrir cómo en cualquier bar todo cuesta lo mismo, da igual dónde vayas, la cerveza te costará 1,10€ en cualquier bar. ¿Coincidencia? No, en realidad los dueños de los bares del pueblo tienden a reunirse y a pactar los precios de todos o casi todos los productos para así no pisarse los unos a los otros y no «robarse» clientes. Esto ha sido una forma de proceder tradicional en España, porque se cree que así se sostiene la mayor cantidad de empresas y se mantiene la mayor cantidad de puestos de trabajo, pero esto tiene una terrible consecuencia, y es que los clientes nos quedamos sin opciones diferenciadas y en consecuencia nos comemos unos precios más elevados, cosa que ocurre con la industria discográfica y otros muchos productos, que aquí salen más caros que en el norte de Europa a pesar de que nuestros ingresos son claramente inferiores en media (y si cogemos la mediana la diferencia se acentúa aún más).

    En otras palabras, si se lucha en serio contra los cárteles en este país el gobierno tendría una burbuja ladrillera que podría durar décadas, porque habría que meter en la cárcel a un tercio del país como mínimo.

  • Erbmon Sodillepa

    No creo que seas tacaño. Y hacer tanta bilis no es bueno, relájate y piensa en alternativas.

    Yo hace mucho que solo escucho música clásica, jazz, blues, swing, rock & roll antiguo, y música con licencia creative commons. El resto me llega de refilón por lo que escuchan mis amigos, y por supuesto, nada de comprar CDs. Si algún grupo me gusta y tocan a un precio razonable (olvidémonos pues de Les loutiers o Mnozill Brass) voy a verlos pagando la entrada. La única excepción que he hecho en mi vida ha sido pagar más de lo que suelo estar dispuesto a pagar por ver a Arturo Sandoval. Pero el es Dios. XD

  • jp

    Es un buen razonamiento, pero no creo que sea necesario llegar a tanto. Si en vez de meterles multas por el 10% de la facturación las suben al 50%, dejan de hacerlo al instante. No hace falta que metan a nadie en la cárcel.

  • jp

    Pues no era mi intención parecer enfadado, te aseguro que no lo estaba mientras redactaba el artículo ni lo estoy ahora, por no mencionar que uso diariamente Deezer en PC y Google Music en el móvil y si la situación no fuera la que es, pagaría por alguno de los dos. También escucho música copyleft e incluso me compro algún disco de vez en cuando… aunque no sabría decirte qué tocan los músicos que citas 😉

  • Leonmafioso

    Para mi el mejor servicio de música en Streaming es sin lugar a dudas Deezer, ya que está disponible en mi país y de paso su calidad de sonido equivale a MP3 320kbps en cuanto a la reproduccion gratuita. Si no existiese el control cambiario en Venezuela sin duda alguna me suscribiría a un plan Premium de ese servicio.

  • Juan Gilsanz

    Ahora mismo mucho mejor que pagar por Spotify y compañía te vas a YouTube que encuentras toda la música que quieras y más y las escuchas allí

  • Arcangel

    además de que en los navegadores como Firefox y los basados en Crhomium tienen complementos que les permiten bajar videos y musica desde youtube y gratis por asi decirlo, se que esto está mal, pero esa es la tendencia actual de muchos, además porque pagar por un disco completo cuando solo le interesa buscar una pista específica que le guste?

  • pillabichos

    Youtube lo puedes escuchar donde quieras, descargarlo y encima gratis… ¿quién da más?
    Como decían algunos «artistas» de los parados como Marta Sánchez: «¡QUE LES DEN!»

  • pillabichos

    Completamente de acuerdo, vender discos de plástico a precio de oro es cosa del pasado.
    Y hay mucha música copyleft buenísima, por ejemplo, la canción que venía en las versiones antiguas de Knoppix.

  • pillabichos

    Para más datos sobre como funcionan los emporios del copyright, leed copia este libro, una lectura muy divertida y esclarecedora.
    http://www.worcel.com/archivos/6/David-Bravo-Copia-este-libro.pdf

  • La Codicia de Youtube (Cambios en políticas, bloqueo de contenidos por país para fomentar la compra de sus paquetes, no pagar a los youtubers por sus videos, moderación no pagada, etc, etc), será su fin.

  • Realmente no, porque esas multas y costos legales y tributarios son traspasados al cliente final (ciudadano), así que tendrías una Cerveza de 2 euracos en lugar de 1,1.

  • En algunos países creo que sí vas a la cárcel por eso.

  • jp

    Yo también prefiero Deezer a Spotify, tienen más o menos el mismo catálogo y la interfaz me parece más respirable. Además, la versión web de Deezer permite modificar las listas de reproducción y Spotify no. Pero me temo que los 320kbps solo están disponibles para los usuarios de pago.

  • Leonmafioso

    Umm… lo que si he notado es que antes que corrigieran el error en Spotify que permitía descargar música es que las canciones se descargaban en MP3 160 kbps, en Deezer todavía funciona una vulnerabilidad que permite descargar música en 320kbps.

  • jp

    Eso ya no lo sé, yo me refiero a la tasa de transferencia normal del servicio.

Top 5 Cupones

Lo más leído