GIGABYTE Aorus Z270X Gaming 7, análisis

GIGABYTE Aorus Z270X Gaming 7, análisis
11 de enero, 2017
Total



9

  • Diseño y calidad de construcción
  • Rendimiento
  • Conectividad
  • Overclocking
  • Calidad/Precio

GIGABYTE ha sorprendido con el lanzamiento de la Aorus Z270X Gaming 7, una placa base tipo ATX de gama alta que está dirigida a los usuarios que no sólo quieran disfrutar de un gran nivel de prestaciones, sino que además busquen la máxima calidad de construcción y de diseño.

Lo primero que llama la atención cuando tenemos delante la Aorus Z270X Gaming 7 es precisamente eso, su calidad de construcción y de acabados. GIGABYTE nos tiene acostumbrados al uso de componentes de primer nivel pero con esta placa base han ido un paso más allá, gracias a detalles como el completo sistema de disipación pasiva que cubre zonas vitales como el VRM, lo que contribuye a garantizar una buena estabilidad con procesadores a altas frecuencias y asegura una larga vida útil.

En el plano estético destaca especialmente el uso de iluminación LED en zonas concretas, como las ranuras para memoria DDR4, los laterales de los slots PCI-E, la zona del socket del procesador y también (que recordamos es LGA1151) en los cuerpos del sistema de disipación, que en conjunto consiguen un efecto fantástico y muy llamativo que desde luego no dejará a nadie indiferente.

z270x-gaming7-002

Una dotación técnica impresionante

El pilar central de la Aorus Z270X Gaming 7 es el chipset Z270, el tope de gama de la nueva generación de Intel que como sabemos ha sido diseñado especialmente para aprovechar al máximo las posibilidades de los procesadores Kaby Lake de Intel (Core serie 7000), incluidos los de serie K, que como sabemos vienen con el multiplicador desbloqueado para que podamos hacer overclock.

Además, la presencia del chipset implica la incorporación de tecnologías de última generación entre las que podemos destacar Intel SmartSound Technology, Intel Smart Response Technology y el soporte de Intel Optane Technology, la tecnología de almacenamiento ultrarrápido que llegará al mercado en los próximos meses. Altas prestaciones en un chipset tope de gama que soporta además 30 líneas PCI-E, lo que nos permitirá aprovechar de verdad configuraciones con más de una tarjeta gráfica.

z270x-gaming7-007

Ahora que ya conocemos un poco mejor esa base sobre la que se construye la Aorus Z270X Gaming 7 vamos a hacer un repaso a sus especificaciones más importantes:

  • Tecnología Ultra Durable de GIGABYTE para conseguir la máxima calidad de construcción. Esto se deja notar en una gran cantidad de elementos, como por ejemplo el baño de oro del socket, los condensadores sólidos de gama alta, los puertos PCI-E con blindaje metálico que añade un plus de solidez para resistir incluso las tarjetas gráficas más grandes y pesadas del mercado y el sistema de doble BIOS UEFI que nos protege en caso de error.
  • Sonido integrado Sound Core 3D de Creative, acompañada de condensadores de sonido de alta calidad para conseguir un resultado perfecto y una experiencia muy superior comparada con otras soluciones integradas.
  • Sistema de alimentación de 13 fases (8+5 fases), un detalle importante si tenéis pensado hacer overclock ya que os permitirá llevar las frecuencias de vuestro procesador al límite sin tener que preocuparos por la estabilidad del mismo, siempre que cuidéis el sistema de disipación.
  • Cuatro ranuras para módulos de memoria DDR4 donde podemos montar hasta 64 GB de RAM corriendo a 4 GHz.
  • Tres ranuras PCI-E x16 3.0 y soporte de tecnología multiGPU SLI de NVIDIA y CrossFire de AMD.
  • Solución de red Killer E2500 de alto rendimiento, que se encarga de controlar el tráfico de nuestra conexión a Internet, priorizándolo para reducir la latencia.
  • Soporte de unidades SSD de alto rendimiento bajo el estándar NVMe.

En lo relativo a conectividad, la nueva GIGABYTE Aorus Z270X Gaming 7 dispone de todo lo que podemos llegar a necesitar, ya que incluye tanto los clásicos conectores USB 3.1 como el nuevo USB Type-C, que como sabemos permite enviar y recibir datos al mismo tiempo que transmite energía. No falta un puerto USB DAC-UP, clave para minimizar el ruido y garantizar una transmisión perfecta.

z270x-gaming7-010

No podemos cerrar este punto sin destacar la presencia de tres botones físicos en la parte lateral derecha, justo en la zona de las ranuras para memoria DDR4, con los que podremos apagar-encender y activar los modos “eco” y “overclock” directamente, sin tocar nada de software.

Overclock extremo con la máxima estabilidad

Esta placa ha sido diseñada con el overclocking en mente, algo que deben valorar los usuarios que se decidan por ella. En el laboratorio usamos un procesador Core i7 7700K, que está fabricado en 14nm y tiene cuatro núcleos y ocho hilos a una frecuencia de 4,2 GHz en modo normal y 4,5 GHz en modo turbo, y hemos ido subiendo poco a poco frecuencias y ajustando el voltaje.

Con un voltaje de 1,3V hemos podido llegar sin problemas y de forma totalmente estable 4,86 GHz de frecuencia. La disipación ha corrido a cargo de un Noctua NH-D15, que ha sido capaz de mantener el procesador siempre por debajo de los 70 grados de temperatura, incluso trabajando a máxima carga. Subiendo el voltaje a 1,35V es posible llegar a 5 GHz sin problema, cifra que podemos fijar como el límite recomendable para un uso diario.

En pruebas como Cinebench hemos podido superar la barrera de los 1.000 puntos al obtener un resultado de 1.049 puntos, y en juegos como HITAM 2016 acompañado de una ASUS Strix GTX 1080 de 8 GB hemos obtenido casi 100 FPS en resolución QHD con los ajustes en ultra.

z270x-gaming7-012

Antes de seguir os recordamos que para los usuarios con menos experiencia están disponibles las aplicaciones GIGABYTE EasyTune, que permite disfrutar de un overclock sencillo y con configuraciones de serie, y también GIGABYTE App Center, que nos da la posibilidad de personalizar las funciones de la placa.

Conclusiones

La Aorus Z270X Gaming 7 nos ha dejado verdaderamente satisfechos. Por un lado cuenta con esa calidad de construcción que ha convertido a GIGABYTE en uno de los fabricantes más importantes dentro del sector de las placas base, y por otro lado integra una serie de prestaciones premium que no encontraremos en otros modelos y que añaden un plus de valor importante que no debemos pasar por alto.

A esto debemos unir un excelente nivel de prestaciones y de conexiones, y es que como dijimos la Aorus Z270X Gaming 7 cuenta con todo lo que podamos llegar a necesitar hoy y mañana, y se ve rematada además por un acabado estético de primera, gracias a su cuidado diseño y a la iluminación LED.

z270x-gaming7-009

Finalmente su fantástica estabilidad y su excelente capacidad para hacer overclock ponen la guinda “al pastel”, un redondeando un producto verdaderamente sobresaliente al que pocos puntos flacos le podemos encontrar, más allá de un precio que va en consonancia con sus características. En definitiva, si buscáis una placa base para un PC de rendimiento extremo, esta GIGABYTE debe ser una de las opciones.

La nueva GIGABYTE Aorus Z270X Gaming 7 ya se puede comprar por un precio que ronda los 275 euros (la mejor oferta la hemos encontrado en Amazon). Además, hasta el 31 de enero tenéis una promoción que incluye 20 euros extra de saldo en Steam de regalo, para que podáis comprar algún juego con el que probar sus capacidades.

producto-recomendado-muy_computer-359x450-1-1

  • Share This