Web Analytics
Conecta con nosotros
Android Go Android Go

Guías

Guía: ¿Qué debe tener un buen smartphone?

Publicado el

Has tomado una decisión, quieres comprar un nuevo smartphone pero estás perdido por la gran oferta de terminales que ofrecen los grandes del sector. También tienes dudas por la avalancha de modelos de bajo coste que vienen directamente de China, y no sabes qué camino deberías tomar.

Estoy convencido de que muchos de nuestros lectores han pasado por esa situación y puede que algunos se encuentren en ella ahora mismo. Tranquilos, es normal, el sector smartphone ha experimentado una evolución muy grande en muy poco tiempo que ha generado cambios muy grandes.

Una de las consecuencias más importantes se ha dejado notar en la gama media, que se ha ampliado de forma notable en sus extremos (gama media-baja y gama media-alta) y a su vez ha visto como la delgada línea que la diferencia de la gama alta se ha ido difuminando cada vez más.

En este artículo nos vamos a centrar en valorar las claves más importantes que debéis tener en cuenta a la hora de elegir un buen smartphone, partiendo como no de esa base fundamental que forman vuestro presupuesto y las necesidades básicas que necesitáis cubrir.

Consideraciones previas a la hora de elegir un smartphone

Como hemos indicado lo primero que debemos tener en cuenta es nuestro presupuesto y el uso que queremos dar al smartphone. Si sólo lo queremos para comunicarnos (llamadas y mensajería instantánea) nos basta con un terminal de gama baja (menos de 100 euros). Por contra si queremos navegar por Internet, consumir contenidos multimedia, disfrutar de juegos y tener una buena experiencia con las cámaras debemos ir a por un modelo de gama media (entre 200 y 300 euros).

Los smartphones de gama alta normalmente cuestan más de 500 euros y ofrecen un rendimiento superior en todos los sentidos, tanto con juegos y aplicaciones exigentes como en términos de cámara y de conectividad. Sin embargo debemos tener en cuenta que no todo el mundo aprovecha de forma óptima un terminal de este tipo, y que en esos casos nos encontramos con un gasto innecesario que podríamos haber evitado.

Otro aspecto a tener en cuenta es el sistema operativo. Esto está relacionado con el presupuesto, ya que los terminales basados en iOS tienen un precio medio de venta superior a los que utilizan Android. Esto no significa que ofrezcan una especificaciones superiores, sino simplemente que permiten acceder a una plataforma distinta que tiene sus ventajas y sus desventajas.

Para que os sirva de orientación hemos hecho un resumen con los pros y los contras de ambos sistemas operativos:

Ventajas de iOS:

  • Tiene mayor soporte (cinco años de media) y recibe actualizaciones siempre a tiempo.
  • Mayor optimización que permite conseguir un mayor rendimiento con un hardware más ajustado.
  • Mayor seguridad gracias al enfoque sandbox del sistema operativo.
  • Buen ecosistema de aplicaciones.

Desventajas de iOS:

  • El enfoque sandbox limita las posibilidades del sistema operativo, tanto a nivel funcional como de personalización.
  • Los terminales que lo utilizan tienen precios elevados incluso en sus gamas más bajas.

Ventajas de Android:

  • Es un sistema operativo flexible con grandes opciones de personalización.
  • Tiene un enorme ecosistema de aplicaciones.
  • Se utiliza en una gran variedad de terminales con precios para todos los bolsillos.
  • Su seguridad ha mejorado de forma notable durante los últimos meses

Desventajas de Android:

  • El soporte a nivel de sistema operativo se limita a dos años y las actualizaciones llegan tarde.
  • La optimización es menor y las capas de personalización pueden reducir el rendimiento.
  • La seguridad y la fragmentación tienen un amplio margen de mejora.

La elección de uno u otro sistema operativo dependerá por tanto de vuestro presupuesto pero también de vuestras necesidades. Como vemos ninguno de los dos sistemas operativos es perfecto, cada uno tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, y al final sois vosotros los que deberéis tomar una decisión.

¿Qué debo buscar en un buen smartphone?

Son muchos los puntos que debemos valorar, así que vamos a adoptar una estructura sencilla pero útil que os permitirá tener claro de un vistazo esos puntos básicos que debéis priorizar a la hora de comprar vuestro nuevo smartphone.

No profundizaremos en tecnicismos ni entraremos en complicaciones innecesarias a nivel técnico, ya que queremos que esta guía sea útil para todo el mundo, pero si tenéis cualquier duda podéis dejarla en los comentarios.

Pantalla y resolución

Un buen terminal debe contar con una pantalla equilibrada en tamaño y en resolución. Esto es importante, ya que si adquirimos un terminal con una pantalla muy grande que tenga una resolución inapropiada veremos claramente los píxeles y notaremos una falta de definición considerable.

  • Pantallas de menos de 4,5 pulgadas: son recomendables para usuarios básicos que no vayan a consumir grandes cantidades de contenidos multimedia. A partir de 960 x 540 píxeles nos encontramos en un nivel aceptable.
  • Pantallas de 4,7 a 5 pulgadas: son una buena opción para usuarios medios que tengan presupuestos muy ajustados. Deben tener como mínimo resolución HD (1.280 x 720 píxeles).
  • Pantallas de 5,1 a 5,5 pulgadas: en general son el estándar ideal para grandes consumidores de contenidos multimedia y juegos. Debemos buscar como mínimo una resolución de 1.920 x 1.080 píxeles (FullHD).
  • Pantallas de mayor tamaño: son terminales muy grandes que pueden ser incómodos de llevar encima salvo que reduzcan su tamaño utilizando formatos de pantalla 18:9 o 19:9. En estos casos debemos partir también de la resolución FullHD como nivel recomendado.

Tipo de panel y formato

Actualmente los tipos de panel más utilizados son los LCD IPS y los OLED. Algunos vendedores de smartphones utilizan ambos formatos en su versión “pura”, mientras que otros introducen determinadas personalizaciones que normalmente mejoran aspectos como el brillo, el consumo o la representación de colores.

Del tipo de panel que elijamos dependerá el precio del smartphone y también la calidad de la pantalla. En general los smartphones que utilizan un panel OLED suelen ser más caros que los que utilizan un panel IPS, aunque esto no significa que sean superiores a aquellos en todos los aspectos.

Por regla general un panel OLED es más ligero y delgado, más eficiente (consume menos energía), ofrece colores más vivos y saturados y consigue negros puros. Sin embargo tiene un brillo máximo inferior, lo que significa que pueden dar problemas en exteriores bajo una luz muy intensa. También pueden sufrir problemas de persistencia de la imagen, un fallo que se conoce popularmente como “quemadura” y que deja marcas permanentes en la pantalla del terminal.

Los paneles IPS son más económicos, tienen un pico de brillo mayor, se ven mejor en exteriores y muestran una imagen más realista con blancos más limpios, pero consumen más energía y son mas gruesos.

Es cierto que muchos consideran que los paneles OLED son muy superiores a los IPS, pero al final cada uno tiene sus ventajas y desventajas y la elección de uno u otro dependerá no sólo de vuestro presupuesto, sino también de vuestros gustos.

Pasando al formato de pantalla hemos dado un salto del clásico 16:9 a los 18:9 y 19:9. El primero es el que todos conocemos y que se mantiene en terminales como los iPhone 8 y iPhone 8 Plus, el segundo está presente en los Galaxy S9 y Galaxy S9+ y el tercero en los iPhone X. Un formato de pantalla mayor significa que tenemos menos marcos y una pantalla más grande en un smartphone más compacto.

Por ejemplo un iPhone X tiene una pantalla de 5,8 pulgadas, pero gracias al formato de pantalla 19:9 es más pequeño que el iPhone 8 Plus de 5,5 pulgadas. Estos nuevos formatos de pantalla han llegado a la gama media y se están extendiendo a la gama baja, pero no son necesariamente mejores que el 16:9, así que de nuevo os remitimos a vuestro criterio personal.

SoC y memoria RAM

El SoC es el corazón del smartphone. Este componente integra elementos tan importantes como el procesador y la unidad gráfica. Los smartphones de gama baja cuentan con procesadores de dos o cuatro núcleos Cortex-A53 y montan GPUs de bajo rendimiento que no podrán con juegos pesados.

Por contra los smartphones de gama media incluyen procesadores de entre seis y ocho núcleos, combinando arquitecturas Cortex-A53 y Cortex-A73 (o superiores) con GPUs que pueden mover juegos exigentes pero ajustando las configuraciones gráficas.

Finalmente los modelos de gama alta vienen con CPUs de ocho núcleos vienen con cuatro núcleos Cortex-A73 o superior y cuatro núcleos Cortex-A53 o superior. Sus unidades gráficas son lo bastante potentes como para mover juegos exigentes con calidades muy altas o máximas.

A continuación os ponemos ejemplos concretos de SoCs agrupados en diferentes gamas:

  • Gama baja: Snapdragon 425, Exynos 7570.
  • Gama media: Snapdragon 625-630, Snapdragon 660, MediaTek Helio P60, Exynos 7870, Kirin 659.
  • Gama alta: Snapdragon 835, Snapdragon 845, Exynos 8890, Exynos 9810, Kirin 970.

En el caso de Apple la tónica es distinta. La compañía de la manzana ha apostado por priorizar la optimización y el rendimiento mononúcleo sobre el total de núcleos. También ha utilizado GPUs diferentes y ha creado SoCs muy distintos a los que podemos encontrar en dispositivos Android. Con todo lo que hemos dicho anteriormente sobre la gama baja, media y alta se traslada de forma íntegra.

Para ayudaros a tener claros los distintos niveles de SoCs que utiliza Apple os dejamos una división con ejemplos concretos:

  • Gama baja: Apple A7 y Apple A8 (iPhone 5s y iPhone 6-6 Plus).
  • Gama media: Apple A9 (iPhone 6s-6s Plus).
  • Gama alta: Apple A10 (iPhone 7-7 Plus) y Apple A11 (iPhone 8-8 Plus y iPhone X).

Pasamos ahora a hablar de la memoria RAM y de nuevo tenemos una disparidad importante si hablamos de Android y de iOS. El primero es un “devorador” de RAM, pero podemos conseguir una experiencia de uso buena a partir de los 2 GB de memoria. Ese debería ser el mínimo de cualquier gama media, mientras que en iOS el mínimo aceptable es 1 GB de RAM, aunque es recomendable ir a por modelos de 2 GB para disfrutar de un mayor ciclo de vida.

  • Gama baja: 2 GB en Android y 1 GB en iOS.
  • Gama media: 3 GB en Android y 2 GB en iOS.
  • Gama alta: 4 GB en Android y 2-3 GB en iOS.

Capacidad de almacenamiento

La capacidad de almacenamiento también ha experimentado también un desarrollo importante. En poco tiempo hemos pasado de tener smartphones tope de gama con 16 GB en su configuración base a ver como se estandarizaban los 64 GB.

Esto es positivo para el usuario ya que la capacidad de almacenamiento determina todo lo que podremos instalar en el terminal, incluidas aplicaciones y juegos, y también vídeos, fotos y música. Es recomendable buscar un terminal que cumpla con los mínimos que os vamos a dar a continuación, y si cuenta con ranura para tarjeta microSD genial, ya que nos permitirá ampliar su capacidad de almacenamiento.

  • Gama baja: 16 GB.
  • Gama media: 32 GB.
  • Gama alta: 64 GB. Si vamos a grabar vídeo en alta resolución es conveniente ir a por terminales de 256 GB.

Cámaras y batería

Este punto es complicado porque depende de las especificaciones concretas de cada terminal y del sistema operativo utilizado. Esto quiere decir que no podemos dar cifras concretas y “absolutas” como en los ejemplos anteriores y que debemos limitarnos a una explicación a modo de guía.

Por lo que respecta a la cámara debemos tener en cuenta que los megapíxeles no definen su calidad, hay otras cosas importantes como el sensor y la apertura (cantidad de luz que puede absorber). Este valor se representa con el formato f/”número” (por ejemplo f/1.9). Cuanto más pequeño sea el número mejor, ya que significa que podrá capturar más luz y hacer mejores fotos en condiciones de baja iluminación ambiental.

Antes de elegir os recomendamos ver comparativas en medios de confianza que muestren capturas hechas con los terminales que estáis considerando comprar, pero antes de cerrar este punto os dejamos un resumen con consejos útiles que os servirán de base:

  • Las configuraciones de doble cámara permiten acceder a funciones avanzadas, pero no aseguran por sí solas una buena calidad de imagen.
  • El estabilizador óptico de imagen es un importante valor añadido.
  • Las configuraciones de triple cámara están empezando a llegar y permiten hacer zoom sin perder calidad de imagen. No son imprescindibles, pero aportan un valor real.

En cuanto a la batería no existe como dijimos un valor real. Algunos dicen que lo ideal son 3.000 o 3.500 mAh pero es una generalización que debemos evitar. Por ejemplo el iPhone 8 Plus tiene una batería de 2.691 mAh y puedo decir que ofrece una buena autonomía, ya que llevo utilizándolo varios meses.

Por ello os recomiendo de nuevo que optéis por buscar información precisa y pruebas de autonomía del smartphone o smartphones que os gustan y que no os dejéis llevar solamente por los números.

Otras cosas a tener en cuenta en un smartphone

Hemos visto los puntos más importantes hablando de los componentes que siempre están presentes en un smartphone, pero en este último punto nos vamos a centrar en tocar otras características que también deberían estar incluidas en un terminal.

Estableceremos una división por gamas, ya que entendemos que el precio al final juega un papel determinante y que para reducir costes es normal que algunas no estén presentes en los modelos más económicos.

  • Gama baja: ranura microSD, conectividad 4G LTE, WiFi AC y almacenamiento eMMC 5.1.
  • Gama media: ranura microSD, conectividad 4G LTE, WiFi AC, almacenamiento UFS, resistencia al polvo y al agua y lector de huellas dactilares.
  • Gama alta: ranura microSD, conectividad 4G LTE, WiFi AC, almacenamiento UFS 2.1, resistencia al polvo y al agua (IP67 o superior) y lector de huellas dactilares.

Enlaces de interés: Guías MC.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído