Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Surface Go desmontada: es casi imposible de reparar

Publicado el

La llegada de Surface Go no fue realmente una sorpresa. Habíamos visto multitud de rumores que indicaban que el gigante de Redmond estaba trabajando en una versión de Surface Pro que sería más pequeña y que tendría un coste sensiblemente inferior.

Microsoft consiguió lo que muchos daban por imposible, crear una alternativa económica a Surface Pro que realmente es capaz de ofrecer un buen rendimiento aunque con matices, ya que la versión con 4 GB de RAM viene con una unidad eMMC 5.1 que obviamente no está a la altura y lastra el rendimiento general del sistema. Dicha versión es la más económica así que muchos querrán poner los ojos en el modelo con 8 GB de RAM y SSD de 128 GB.

Con todo la elección del Pentium Gold 4415Y como procesador único en todas las variantes de Surface Go ha sido un acierto, ya que se trata de un chip de consumo ultra bajo que utiliza la arquitectura Kaby Lake. Esto quiere decir que su IPC está a la altura de los Pentium G4560 y como éstos cuenta con dos núcleos y cuatro hilos, pero a una frecuencia de 1,6 GHz.

Un diseño simple pero difícil de reparar

Tenemos claro que la versión con SSD y 8 GB de RAM de Surface Go ofrece un buen rendimiento y que puede cubrir sin problemas las necesidades de cualquier usuario estándar, ¿pero es posible repararla o ampliarla? Los chicos de iFixit han tenido la oportunidad de desmontar pieza a pieza el modelo de 4 GB con memoria eMMC 5.1 y gracias a ellos podemos responder a esa pregunta.

Surface Go no es ampliable, tanto el procesador como la memoria RAM y la unidad de almacenamiento van soldados, lo que significa que a la hora de elegir la versión que vamos a comprar deberemos tener en cuenta que no podremos extender su vida útil mejorando los componentes. Esto hace que el modelo de 8 GB con SSD de 128 GB sea sin duda la opción más interesante.

Echando un vistazo a los componentes llama mucho la atención el pequeño tamaño de la batería, algo que explica la floja autonomía que registra la Surface Go (hasta seis horas de media en la mayoría de las pruebas). También es interesante ver la solución térmica que ha utilizado Microsoft para mantener bajo control al Pentium 4415Y, ya que nos encontramos con un pequeño escudo de cobre y pasta térmica. No hay ventiladores, toda la disipación se lleva a cabo de forma pasiva, pero es que ni siquiera se han utilizado tuberías de cobre.

Imaginamos que ese sistema será suficiente ya que el Pentium 4415Y no tiene modo turbo y su frecuencia de trabajo es bastante reducida. Obvia decir que la Surface Go no hace nada de ruido.

Si nos centramos en las posibilidades de reparación que ofrece este convertible de Microsoft las conclusiones también son negativas, y el 1 sobre 10 que le han dado los chicos de iFixit no hace más que confirmarlo. Como de costumbre os dejamos un resumen con las claves que han justificado esa puntuación.

Cosas favorables

  • El hecho de tener un factor de forma más pequeño hace que sea más fácil quitar el cristal que protege la pantalla sin llegar a romperlo, pero aún así es sumamente complicado.

Cosas negativas

  • No es ampliable, lo que limita en gran medida su vida útil y su utilidad.
  • La falta de modularidad, especialmente en puertos que son propensos a sufrir un gran desgaste, hace que las reparaciones más habituales sean muy caras.
  • Se ha abusado del pegamento para mantener distintos componentes fundamentales en su lugar, incluida la batería y la pantalla.
  • La sustitución de cualquier pieza requiere la extracción total de la pantalla, un componente que puede romperse con facilidad y que es muy caro de reparar.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído