Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Kia Stinger, picadura

Publicado el

“¿Y qué podía hacer? ¿Acusarlo de hacer trampas mejor que yo?” Doyle Lonnegan (El golpe, 1973)

No somos rivales, no tenemos ninguna oportunidad. En la primera parte hemos sido vapuleados, superados en todas las líneas, nos han pasado por encima físicamente, en el aspecto técnico, en la estrategia… y han sido más inteligentes y más rápidos. Pero no solamente eso, han demostrado que se saben superiores, que nos han superado y hasta han sido elegantes. Se lo han podido permitir porque no hay nadie más caballeroso que aquél que se sabe superior, que puede utilizar sin miedo una sonrisa de condescendencia y tender una mano a su rival caido. Y así estamos nosotros: caídos, en la lona, totalmente fuera de combate.

Conozco esas miradas, conozco cada una de esas miradas y se lo que me queréis decir. Estáis esperando a que os anime, a que os lance un discurso inspirador que os encienda, que alumbre en vuestro interior una fuerza y un talento que lo siento, no existe. No disponéis de ese combustible, nunca estuvo ahí y probablemente, no nos engañemos, nunca estará. ¿Y qué hacemos ahora? Ahí estáis vosotros, mirándome mientras os abro los ojos a la realidad pero no es la vuestra ¿verdad? No pongáis esa cara de estúpidos. Se que estamos ganando seis a cero. Lo que quiero es que ahora salgáis a jugar sabiendo cómo se sienten ellos. Y por favor, la condescendencia dejadla en el vestuario ¿ok?

Hay marcas de automóviles con las que no va la frase “zapatero a tus zapatos”, y para marcas como Kia esto es especialmente cierto. Kia, acompañada por Hyundai en el viaje de la batalla del mercado de la automoción, tiene la virtud de meterse en todos los charcos, como el de los vehículos eléctricos e híbridos en el que se ha metido con fuerza junto con su compañera de aventuras con la que comparte nacionalidad.

Ficha técnica

El caso del Stinger es distinto, se trata de un proyecto que data del 2011 con la presentación en el salón del automóvil de Frankfurt del Kia GT concept, una declaración de intenciones con un diseño deportivo que parecia diseñado solamente para llamar la atención. Pero el Stinger se estaba cociendo a fuego lento y finalmente el modelo fué presentado en 2017 como la apuesta de la marca coreana para ofrecer un verdadero Gran Turismo.

Son palabras mayores, el diseño y producción de un GT es algo que llevan desarrollando durante muchos años italianos, ingleses, alemanes… motores diseñados para responder y divertir, chásis pensados para llevarlos al límite, carrocerías que enamoran… Una lista de tareas que parecen al alcance solamente de los veteranos por lo que la aventura de Kia es por un lado loable y por el otro muy arriesgada.

Competencia

Para conseguir competir con fabricantes con tanto pedigrí Kia contrató nada menos que a un ex vicepresidente de ingeniería de factoría BMW M y puso a los lápices del tablero de dibujo para diseñar la carrocería a su diseñador jefe  Gregory Guillaume y a Peter Schreyer, uno de los padres de las líneas del Audi TT. De las declaraciones de Gulliaume sobre el desarrollo de la carrocería del coche una sorprendente: las líneas curvas del diseño del Stinger se las había inspirado el diseño de la botella de Coca Cola.

Pues hemos tenido en nuestras manos el Stinger, una mirada desafiante al mundo de los gran turismo y os podemos decir que no parece una botella de refresco. El diseño es curioso, huye desde nuestro punto de vista de las líneas más europeas y se acerca algo más a las carrocerías de los deportivos americanos como el Camaro o el Mustang, incluso con un ligero toque retro. Algo sorpendente si se tiene en cuenta la paternidad franco-alemana de sus líneas.

Pero dejando atrás las bebidas y los muscle cars, el diseño del Stinger tiene un atractivo indiscutible. El trabajo en la parte delantera es especialmente notable con unas ópticas led afiladas y agresivas y una gran toma de aire bajo el radiador en la que incluso se han incorporado aletas para dirigir la ventilación rematada por un imponente spoiler. Le flanquean otras dos tomas de aire laterales que subrayan un aspecto deportivo muy conseguido.

Más aire

Pero no se han acabado las tomas de aire: Kia ha colocado otras dos en el capó y un par más entre las ruedas delanteras y las puertas. Aunque pueda parecer algo excesivo la verdad es que no recarga demasiado y contribuye a acentuar la línea deportiva estilo coupé del Stinger. El capó, alargado como mandan los cánones de la deportividad, tiene dos pliegues que lo recorren para subrayar el dinamismo de esta parte delantera que como apuntamos está muy conseguida.

La línea del diseño lateral del coche tiene la caída clásica hacia la parte trasera del que se espera de cualquier deportivo, coronada por un discreto pero visible spoiler trasero que envuelve los grupos ópticos traseros, algo más convencionales que los delanteros. Como sucede en estos casos en los que se quiere ofrecer cinco plazas y una línea deportiva se ve ya desde fuera que el descenso de la carrocería hacia la parte de atrás va a presentar problemas de habitabilidad.

El interior del Stinger tiene elementos del buen hacer que últimamente está demostrando Kia en los acabados de sus modelos más prestigiosos superando incluso las buenas impresiones que nos transmitió el Kia Optima con una buena mezcla de materiales en las que no se escatima el cuero y los plásticos blandos de buen tacto.

Conductor

El puesto de conducción está muy conseguido, la posición es baja y la postura frente al volante la ideal. La visibilidad de los indicadores de velocidad y revoluciones, redondos y con un indudable estilo “racing”, es excelente también y con el complemento de una pantalla digital en color entre ellos con la información habitual de consumos y autonomía complementada con otra mejos común como la temperatura del aceite, aceleración lateral o la posibilidad de poner en marcha un cronómetro.

Un detalle que desentona un poco es el aspecto del volante. Aunque el tacto es correcto y del manejo no se le puede poner ningún pero, la verdad es que el diseño es demasiado “normal”. Es cierto que la forma está achatada en la parte inferior pero el centro del volante por ejemplo es quizás demasiado anodino. El túnel central permite apoyar el brazo cómodamente y separa bastante al conductor del acompañante.

En la parte trasera este mismo túnel supone un problema para el ocupante de la plaza central pues tendrá que separar las piernas para poder viajar. Además dados los sacrificios aerodinámicos que hemos comentado el acceso a las plazas traseras es más complicado que a las delanteras (en las que tenemos espacio de sobra). Es decir, hay espacio para cinco ocupantes pero con alguna dificultad para subir a la parte trasera y sacrificios para el que viaja en medio.

Interiores y diseño

En cualquier caso es algo que suelen tener en común los turismos con aspiraciones a coupé: se preserva la comodidad de los ocupantes de la parte anterior y la calidad de conducción pero los pasajeros suelen tener que adaptarse a un espacio más reducido que el de un turismo convencional de un tamaño parecido. En el caso del Stinger el tamaño es como el del Optima pero la habitabilidad como decimos es bien diferente, pero también la filosofía del coche evidentemente.

El maletero es uno de los puntos en los que el Stinger no sobresale especialmente en lo que respecta al volumen de carga. Los 406 litros esta vez se quedan por detrás del cubicaje de otros modelos de inspiración deportiva como el Alfa Romeo Giulia. Eso sí, el acabado interior es impecable con una tapicería muy cuidada y luces led además de ganchos metálicos y un doble fondo donde se encuentra la rueda de repuesto. La apertura del mismo es motorizada.

En lo que respecta al sistema de entretenimiento e información KIA ha proporcionado al Stinger una pantalla colocada en la parte superior del salpicadero, la ideal para minimizar distracciones al volante. El manejo es correcto y la calidad de la pantalla muy buena. En estos apartados KIA también ha demostrado estar al día no solamente con este modelo sino con casi toda su gama.

Al volante

Y como no puede ser de otra forma, la asignatura final del Stinger es la de ponernos al volante. La versión que hemos elegido para la prueba es la diésel de 200 caballos y tracción total y hay que decir que hay disponibles dos versiones de gasolina sobre el papel mucho más divertidas como el dos litros de 255 caballos y sobre todo el 3,3 litros turbo de 370.

Las sensaciones con el motor más burgués de la gama no son malas, las reacciones son rápidas y no nos deja tirados en recuperaciones desde la parte baja del cuentarrevoluciones. Aquí la verdad es que el cambio automático de ocho relaciones hace muy bien su trabajo y en modo deportivo sacan todo el jugo a un motor al que se le nota más acostumbrado a viajar tranquilo por autopista.

Lo que no nos han gustado son las vibraciones y el ruido a altas revoluciones poco “racing” para un coche de estas características. Otras marcas con más experiencia ajustan incluso el sonido del tubo de escape para transmitir más deportividad. Seguramente tengamos que poner las manos sobre los modelos más deportivos del Stinger para dar una opinión definitiva sobre este punto.

Buen comportamiento

Lo que nos ha encantado del Stinger es su comportamiento en curva y la nobleza del chásis, los amortiguadores y la dirección. Un recorrido virado no asusta al KIA e invita a entrar en curva a un ritmo alto. Sin cabeceos y siempre el morro donde lo queremos tengamos o no manos preparadas para reconducir la situación, una buena mezcla entre nobleza y respuestas sinceras y sensaciones fuertes en terrenos curvados.

La tracción total nos ha parecido muy discreta, interviniendo lo justo para no perder el control de la trazada pero sin quitar diversión lo más mínimo (esto siempre en la modalidad Sport). En definitiva y si dejamos a un lado a un propulsor un pelín aburrido, las sensaciones del Stinger están prácticamente a la altura de los zapateros de turismos deportivos con más experiencia del mercado.

Conclusiones

Si KIA lo que pretendía era poner sobre el asfalto un coche que transmita sensaciones, con el Stinger ha acertado de lleno. Sensaciones si nos acercamos al coche desde fuera, con una línea agresiva y muchos detalles que subrayan su carácter deportivo sin retorcer su capacidad de que viajen cómodas cuatro personas (cinco con sacrificios). Sensaciones al sentarnos en un puesto de conducción ideal para comerse el asfalto.

Sensaciones en carretera con un coche que transmite sensaciones deportivas gracias al excelente trabajo en el chásis y los amortiguadores. Sensaciones algo menos divertidas de un motor algo burgués pero muy ayudado por un excelente cambio automático capaz de exprimir caballos donde no los hay. Para entendernos, si alguien dudaba de que KIA podría fabricar un turismo deportivo que no dude más: pueden. Lo hemos probado.

Valoración final
7.5 NOTA
NOS GUSTA
Diseño deportivo
Buen comportamiento en curva
A MEJORAR
Motor algo aburrido
Agún detalle de interior poco racing
RESUMEN
Un coche con espíritu y comportamiento deportivos con algún sacrificio en habitabilidad trasera y motor diésel algo soso.
Prestaciones7.5
Diseño8
Consumo7
Confort7
Sistema de infoentretenimiento8

 

 

Análisis

Probamos el NAS WD My Cloud Pro PR4100

Publicado el
My Cloud Pro PR4100

Nuestros compañeros de MCPRO han publicado un completo análisis del My Cloud Pro PR4100, la solución de almacenamiento en red más avanzada del catálogo de Western Digital.

Te hemos recomendado en varias ocasiones el uso de un NAS como sistema de almacenamiento externo conectado a la red local al que pueden acceder (directa o remotamente desde Internet) todos los dispositivos conectados a la misma, sean PCs, smartphones o tablets, con independencia del sistema operativo que utilicen. Una nube privada que suma las ventajas de un disco duro externo a la que ofrecen servicios cloud como OneDrive, Dropbox o Google Drive, pero, importante, sin entregar nuestros datos a una empresa externa, centralizándolo bajo nuestro control.

El WD My Cloud Pro PR4100 probado es un auténtico “monstruo” con cuatro bahías y cuatro discos duros montados de 10 Tbytes. El primer fabricante mundial de discos duros saca músculo y monta los WD Red, de lo mejor que se puede usar en un NAS. El mantenimiento de los discos es muy sencillo. Sin necesidad de ninguna herramienta e intercambiables en caliente, solo necesita tirar de un pestillo de cada compartimento para montar/desmontar las unidades.

Su motor es es responsabilidad de un procesador Pentium N3710 de cuatro núcleos. Sobrado para este equipo, es compatible con transcodificación a 4K, cifrado AES de 256 bits, transferencias de archivos y tareas múltiples. Se acompaña de 4 Gbytes de memoria DDR3L, ampliable con un segundo slot. 

Su conectividad es muy buena con dos conectores para Ethernet LAN de 1 GBe que admiten la agregación de enlaces, llegando a duplicar las velocidades de lectura y escritura del propio dispositivo. También cuenta con doble PSU para garantizar la alimentación energética y tres puertos USB 3.0, uno de ellos en el frontal para realizar copias rápidas a través de un botón de un solo toque. En el frontal incluye una pantalla que nos ofrece distinta información en tiempo real como el estado de cada unidad, la capacidad libre total disponible, la velocidad de rotación del ventilador, la temperatura y la IP local de conexión.

La unidad permite almacenar todo tipo de archivos con acceso desde la red local o remotamente desde cualquier sitio a través de Internet, realizar copias de seguridad automáticas, editar y compartir contenido y transmitir multimedia en alta definición con transcodificación de hardware a 4K, un aspecto que lo acerca también al mercado de consumo por la posibilidad de uso como servidor multimedia, que precisamente es uno de sus aspectos destacados en el análisis por su gran rendimiento con Plex. O uso como un servidor para redes P2P.

Su sistema operativo es limpio, intuitivo y muy sencillo de manejar. Menos avanzado y con menos aplicaciones que lo que ofrecen los grandes especialistas en NAS como QNAP o Synology, cuenta con lo suficiente para que cualquier pueda manejarlo, ofreciendo funciones básicas y otras más avanzadas bajo múltiples configuraciones RAID, protección con contraseña, cifrado de volumen AES de 256 bits, y la posibilidad de crear y gestionar destinos iSCSI o virtualizar volúmenes. Incluye distintas aplicaciones de WD y de terceros para varios usos, de control de archivos, backup, videovigilancia o las mencionadas para crear servidores de descargas HTTP, FTP y P2P, o las relativas a la creación de servidor multimedia.

En rendimiento, el WD My Cloud PR4100 alcanza cotas notables en transferencia de datos secuenciales de 118 y 117 Mbytes por segundo, mientras que la transcodificación por hardware con resoluciones hasta 4K hacia un televisor conectado a la red local se realiza sin cortes ni retardos. Y es capaz de manejar varios flujos simultáneos (hasta cuatro).

WD My Cloud Pro PR4100

Aunque la unidad probada (40 Tbytes) se sale fuera del mercado de consumo por capacidad y precio, WD ofrece otras versiones con 32, 24, 16 y 8 Tbytes de capacidad con un precio más contenido que parte de 764 euros y comercializa una versión sin discos para que el usuario monte los suyos propios que tiene un precio de 475 euros. El fabricante también ofrece el My Cloud Pro Series PR2100, con el mismo hardware, pero reduciendo la capacidad a dos bahías (suficiente para consumo) y en su versión sin discos por 405 euros.

“Un NAS sólido, potente y adecuado para múltiples segmentos de mercado, desde una empresa, una oficina en casa, un profesional creativo, hasta un usuario doméstico exigente que quiera las ventajas de un medio de almacenamiento en red con el añadido de un excelente funcionamiento como servidor multimedia”, comentan en las conclusiones.

Análisis WD My Cloud Pro PR4100 | MCPRO

Continuar leyendo

Análisis

Lenovo Yoga 730, análisis

Publicado el

El Yoga 730 es el último modelo de los famosos convertibles de Lenovo. Este dispositivo que toma el nombre de la técnica milenaria del Yoga para hacer referencia a su flexibilidad, destaca por su ambivalencia, rendimiento y robustez.

Se presenta en dos discretos colores, gris acero y platino. Gracias a su famosa bisagra podremos utilizarlo como portátil, tablet o incluso como pantalla para disfrutar de contenido multimedia. La pantalla es táctil tiene una resolución de 4K, con 15,6″ (39,62 cm). Gracias a su i7 el equipo es extraordinariamente fluido. Además el equipo incluye un lapiz digital para que saquemos todo el partido de la pantalla.

Especificaciones técnicas:

  • Procesador: Intel Core i7 de octava generación
  • Sistema Operativo: Windows 10 Home
  • Pantalla: UHD IPS táctil de 39,62 cm (15,6”) y resolución 3840 × 2160 o 1920 x 1080
  • Tarjeta gráfica: Nvidia GeForce GTX 1050 y tajerta gráfica integrada Intel
  • Memoria: DDR4 de 8 GB y DIMM de 8 GB
  • Almacenamiento: Unidad SSD PCle de 256 GB; 512 GB; 1TB
  • Batería: Hasta 9 horas con pantalla UHD; Hasta 11 horas con pantalla FHD
  • Sonido: Altavoces JBL; Dolby Atmons con auriculares
  • Puertos/ranuras:
    • Dos USB 3.0
    • Thunderbolt de tipo C
    • HDMI de tamaño completo
    • Entrada de DC
    • Toma de audio
  • Cámara: HD de 720 p
  • Conectividad: WiFi 2×2
  • Peso: desde 1,89 Kg
  • Colores: Platino y Gris acero

Diseño

El primer Yoga apareció en el CES de 2012 y llamó la atención por como trataba el concepto de 2 en 1, no se trata de dos piezas todo es uno y gracias a su potente bisagra y a Windows 10, podremos disfrutar de un tablet o de un PC según nuestras necesidades.

El Yoga 730 monta en aluminio una pantalla de 15 pulgadas, con unas medidas de 39,62 centímetros. El teclado es retroiluminado y no incluye teclado numérico, en su ausencia, disfrutaremos de un amplio espacio para apoyar cómodamente las manos cuando tengamos que teclear. En la parte más inferior encontramos el touchpad y un pequeño lector de huellas a la derecha.

En los laterales cuenta con dos entradas USB 3.0, un Thunderbolt de tipo C que también es puerto de carga y un HDMI de tamaño completo. También se encuentra ahí el botón de encendido y apagado que también tiene retroiluminación.

Más allá de lo cómodas que puedan llegar a ser 15 pulgadas, el Yoga 730 se maneja bastante bien, es cómodo cuando tienes que teclerar durante un tiempo, cómodo cuando tienes que moverlo rápidamente de un sitio a otro y también cuando tienes que convertirlo en tableta.

Pantalla y lápiz digital

Una de las ventajas de este tipo de ordenadores es la versatilidad de su pantalla, que puede convertirse en un tablet que nos permita dibujar y escribir todo lo que queremos. Al ser táctil la pantalla también puede utlizarse como touchpad cuando no nos apañemos con él. La pantalla táctil es capaz de detectar diez dedos al mismo tiempo y detecta las entradas con gran precisión. La pantalla táctil de 15,6 pulgadas del Yoga 730 tiene una resolución nativa de 3840×2160. La pantalla ofrece una buena relación de contraste (1066:1) y un buen brillo (298,8 cd/m²).

Cuando giremos la pantalla el software cambiará automáticamente a modo tableta o PC según lo que necesitemos, si queremos podemos establecer que nos avise antes de cambiar.

Una de las cosas que nos ha gustado de este modelo de Lenovo es que incuye un Active Pen 2, un lapiz digital de Lenovo, de esta forma podemos sacarle todo el partido a la pantalla táctil desde el primer momento. El Active Pen 2 tiene 4.096 niveles de sensibilidad y un tacto muy agradable. Este Lenovo Active Pen 2 se comunica con el portátil mediante Bluetooth y nos permitirá grandes posibilidades de uso junto a la tecnología Windows Ink. Utiliza el software de Wacom, instanlando los drivers podremos controlar la precisión del lapiz y la función de los tres botones del lápiz.

El único problema que hemos encontrado con el lápiz es montarlo. El lapiz necesita una pila pequeña y dos pilas de botón para funcionar, tendremos que desmontar la parte superior para poder poner las pilas. Aunque parezca obvio, es muy importante poner las tres pilas, porque sino el lápiz no pintará sobre la pantalla y solo funcionará el botón superior.

Una vez instalado el lápiz funciona a la perfección y es tan fácil de utilizar como un lapiz normal. Con el botón superior podremos hacer capturas o lanzar aplicaciones para la pantalla táctil. Los botones inferiores cercanos a la punta sirven para borrar o difuminar. Por supuesto, todo esto es configurable según nuestras necesidades.

Rendimiento y autonomía

El Yoga 730 está alimentado por una CPU Core i7-8550U (Kaby Lake Refresh) de Intel. La CPU Intel tiene cuatro núcleos y una frecuencia de reloj base de 1,8 GHz. El Core i7-8550U es un procesador ULV que proporciona el rendimiento suficiente para todos los escenarios de uso modernos. Gracias a la tecnología Turbo Boost de Intel, la velocidad de reloj de la CPU puede aumentarse hasta 4 GHz.

Junto con la tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 1050 el Yoga 730 se convierte en un equipo versátil que responderá bastante bien con juegos, sin olvidar que no se trata de un equipo gamer, por lo que la experiencia no será completa, pero si funcional.

En cuanto al almacenamiento, Lenovo ha montado un SSD NVMe de 128 GB, lo que permite que tanto el sistema operativo como las aplicaciones más exigentes se carguen de forma muy rápida. Lenovo también ofrece la posibilidad de configurarlo con 256 GB o 512 GB de almacenamiento.

La batería de 48W/h pueda aguantar hasta 11,5 horas. La batería incluye tecnología de carga rápida gracias a su conector Thunderbolt de tipo C, con lo que siempre estará a punto para ir de viaje. Gracias a la tecnología Rapid Charge, 15 minutos de carga te darán 2 horas de uso.

Conclusiones

El Yoga 730 es un equipo que avanza hacia el fin de los ordenadores de sobremesa no destinados a jugar. Con nosotros ha demostrado ser el equipo que necesitas para trabajar cómodamente en cualquier sitio, con una batería que ha aguantado un día entero de uso en tareas básicas de ofimática y con una carga que ha permitido tener el ordenador operativo y en movimiento en 15 minutos de carga. Su tarjeta gráfica Nvidia lo hace todavía más versátil convirtiéndolo en un equipo apto para diseñadores gráficos y también para jugadores casual.

El modelo de 15 pulgadas del 730 todavía no está a la venta en España, pero su versión más pequeña cuesta 989,10 euros, por lo que el modelo mayor costará a partir de 1000 euros. Por este precio es más que justificable que el 730 pueda responder con soltura en momentos de ocio y de trabajo. Para nosotros es una opción a tener en cuenta si buscas un equipo portátil para tu trabajo, una herramienta que responda con rapidez y soltura en cualquier momento.

Lenovo Yoga 730, análisis
9 NOTA
NOS GUSTA
Versatilidad y rendimiento.
Pantalla de gran calidad.
A MEJORAR
El lápiz óptico es difícil de montar.
Su soporte es muy endeble.
El precio es demasiado alto.
RESUMEN
Todo potencia para trabajar en cualquier y con la herramienta que necesitemos en cada momento.
Diseño y calidad de construcción10
Rendimiento10
Conectividad9
Autonomía8
Calidad/Precio8

Continuar leyendo

Análisis

Cougar ARMOR S: análisis

Publicado el

La Cougar ARMOR S es una silla para gaming que se presenta con un diseño agresivo. No es casualidad, el objetivo de Cougar es llamar la atención y centrar todas las miradas, algo que sin duda han conseguido. En este sentido la combinación de colores que han escogido, negro y naranja, también ayuda.

El mercado de las sillas para gaming ha adquirido una gran popularidad durante los últimos años, lo que ha motivado que la competencia sea cada vez mayor. Esto ha sido beneficioso para los usuarios, ya que al haber más jugadores en este mercado podemos encontrar una gran cantidad de modelos ubicados en diferentes gamas y con prestaciones y precios dispares.

Sin embargo esto tiene una contrapartida, y es que hace que elegir sea cada vez más difícil. La elección de una silla gaming puede ser complicado y no es algo que debamos tomar a la ligera, ya que representa una inversión importante que además deberemos amortizar durante varios años. Los análisis de este tipo de productos son por tanto muy importantes, ya que os ayudarán a tener claro qué valor ofrece una silla determinada, y si se ajusta o no a lo que estáis buscando.

En este artículo vamos a analizar la Cougar ARMOR S, un modelo que encaja dentro de lo que podemos considerar como gama media-alta, ya que su precio recomendado es de 269,99 euros. Antes de empezar queremos dar las gracias a Cougar España por enviarnos una unidad. Poneos cómodos, que empezamos.

Vistazo previo y montaje

La Cougar ARMOR S llegó perfectamente embalada y bien protegida. Aunque la caja presentaba síntomas de castigo durante el viaje ninguna de las piezas estaba dañada, así que pude proceder al montaje sin ningún tipo de problema.

Una de las cuestiones que más dudas genera a la hora de adquirir una silla gaming es precisamente esto, el temor a que  las piezas se dañen durante el transporte por culpa de la agencia, a no saber montarla o a dañarla durante el proceso. No tengáis miedo, como ya os dije en el análisis de la Corsair T2 Warrior este tipo de productos están diseñados para que cualquier persona pueda montarla en unos minutos.

En la galería de imágenes que acompañamos podemos ver las diferencias piezas que forman la silla Cougar ARMOR S nada más sacarlas de la caja. Como no podía ser de otra forma se incluyen todas las herramientas y tornillos que vamos a necesitar, así como un manual donde se explican las bases del proceso.

Montar la silla es muy fácil, pero para resolver cualquier duda que tengáis os dejamos un resumen simplificado y un juego de imágenes para ilustrar el proceso:

  1. Iniciad el montaje en un lugar donde tengáis espacio de sobra para trabajar con comodidad.
  2. El primer paso es montar el respaldo en los agarres del asiento. No tiene misterio, utilizamos los cuatro tornillos y las cuatro arandelas, pero empezando por la sujeción de la izquierda, ya que se mueve y una vez sujeta nos da el margen que necesitamos para cuadrar los dos tornillos del otro lado.
  3. Una vez terminado colocamos la silla boca abajo y procedemos a colocar la pieza que trae la manivela de regulación de altura. Es un paso muy sencillo, ya que solo tenemos que colocar los cuatro tornillos y listo.
  4. Ahora procedemos a montar las ruedas en la peana de apoyo. Se introducen a presión, así que no tiene misterio, solo tenéis que ir colocándolas una a una aplicando la fuerza necesaria. Aseguraos de que cada rueda queda perfectamente encajada antes de terminar este paso.
  5. Nos queda el último paso, que consigue en encajar la silla al bloque de gas para la regulación de altura que la conecta con la peana donde van las ruedas. También es muy sencillo, ya que es simplemente encajarla en el espacio central de la base del asiento (botoncito azul hacia arriba). Antes de ello aseguraos de colocar el embellecedor.
  6. Para terminar colocamos los embecelledores en los laterales que sujetan el respaldo al asiento y colocamos los cojines (si queremos utilizarlos).

Como dije el montaje es muy fácil y una vez completado todo funciona a la perfección. No identifiqué ningún defecto, y tampoco holgura, ruidos o fallos. Todo quedó como debía: perfecto.

Antes de pasar al siguiente punto os dejamos un resumen con todas las especificaciones clave de la silla Cougar ARMOR S:

  • Tamaño de la silla: medio, con un peso de 21 kilogramos.
  • Peso máximo soportado: hasta 120 kilogramos.
  • Terminación: PVC y logos bordados.
  • Espuma de alta densidad para evitar deformaciones con el uso continuado.
  • Reposabrazos 4D: ajustables en altura, profundidad, longitud e inclinación.
  • Cilindro de gas de clase 4.
  • Estructura de acero.
  • Regulación de inclinación hasta 180 grados.
  • Dos cojines (lumbar y cervical) incluidos.

Nuestra experiencia

A simple vista la silla Cougar ARMOR S ofrece un aspecto bastante solido, presenta unas terminaciones de calidad y resulta muy cómoda. La he probado durante varias semanas de forma continuada y mi experiencia ha sido positiva.

El tacto es, bueno, el sistema hidráulico responde a la perfección y no he notado ningún síntoma que indique fragilidad o la presencia cualquier tipo de problema. Tampoco ruidos al moverme sentado en ella, ni al levantarme y volver a sentarme. En este sentido nada que objetar, Cougar ha hecho un buen trabajo y la silla Cougar ARMOR S cumple.

Sin embargo, hay algunos detalles negativos que debemos tener en cuenta. El primero es que el material utilizado es PVC y no PU, lo que significa que Cougar ha optado por piel sintética basada en plástico en lugar de polipiel de poliuretano, un material que ofrece una calidad superior tanto al tacto (imita mejor el cuero) como en lo que respecta a su resistencia al uso y a su capacidad de adaptación a la temperatura corporal.

A todo esto debemos añadir que el PVC utilizado en la Cougar ARMOR S no está microperforado, lo que significa que ofrece una transpiración inferior comparada con otros modelos equivalentes. Si hacemos una valoración conjunta la conclusión es clara: en lo que respecta a los acabados la Cougar ARMOR S da la talla, pero no llega a lo más alto.

Otro detalle importante es la inclinación del asiento, un aspecto que no podemos regular como nos gustaría en la Cougar ARMOR. Otras sillas sí ofrecen esta posibilidad y francamente se agradece muchísimo, ya que nos permite mantener una posición firme y perfectamente ajustada sin tener que recurrir constantemente al regulador de altura.

En este modelo el asiento se inclina hacia delante si dejamos apoyado nuestro peso, incluso aunque regulemos la resistencia, algo que tiene un lado negativo y un lado positivo: hace que sea más cómodo levantarse pero puede dar pie a movimientos inesperados si nos dejamos caer un poco hacia delante.

Las ruedas tienen una terminación en plástico y goma y cumplen su cometido, por lo que no tendremos problemas al utilizarlas en suelos delicados. No cuentan con un sistema de bloqueo, aunque tampoco deslizan con demasiada facilidad.

En cuanto a los apoyabrazos ofrecen una gran resistencia, se ajustan sin problemas y están bien terminados. Los cojines están terminados en el mismo material que la silla (PVC) y son bastante blandos, algo que se agradece en el cojín cervical pero que no me termina de gustar en el cojín lumbar. Cuestión de gustos, pero en este caso he estado más cómodo al utilizar la silla sin el cojín lumbar.

Notas finales

La Cougar ARMOR S es una silla para gaming que raya a un buen nivel, pero que presenta algunas carencias que no podemos perdonar teniendo en cuenta su precio y lo que podemos encontrar en el mercado en cuando nos movemos en la gama media-alta.

En general la calidad de acabados es buena, presenta una estructura sólida y durante todo el tiempo que la hemos utilizado no ha dado síntomas de deterioro. Ni ruidos, ni marcas ni nada que pueda restarle puntos.

Sin embargo el material que ha escogido Cougar, PVC en lugar de PU, y el hecho de que no venga microperforado le resta puntos. También desentona el tema de la inclinación del asiento que hemos comentado y el hecho de que no podamos regularlo, así como la ausencia de un sistema de bloqueo para las ruedas.

Con todo esto en mente podemos definir a la Cougar ARMOR S como un producto que brilla en algunos aspectos y queda por encima de la media, pero que presenta aspectos mejorables. Si buscáis una silla para gaming y vuestro presupuesto no os permite pasar de la gama media-alta es una opción a tener en cuenta.

Valoración final
7,9 NOTA
NOS GUSTA
Estructura de acero.
Buena calidad de construcción.
Fácil de montar.
Diseño atractivo.
A MEJORAR
Utiliza PVC en lugar de PU.
Carece de microperforaciones.
Asiento no regulable en inclinación.
El precio es un poco alto para lo que ofrece.
RESUMEN
La Cougar ARMOR S es una propuesta interesante y una gran evolución frente a la generación anterior de sillas para gaming de este fabricante. Tiene cosas mejorables que no podemos pasar por alto debido a su precio, pero su calidad de construcción y de acabados es, en general, buena.
Diseño8
Calidad de construcción8.5
Acabados7.5
Experiencia de uso y solidez8
Calidad/Precio7.5

Continuar leyendo

Top 5 Cupones

Lo más leído