Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Protege tu conexión a Internet y mantén lejos a los intrusos en seis pasos

Publicado el

Si notas que tu conexión a Internet no funciona todo lo bien que debería puede que empieces a pensar que tienes problemas en la configuración, o que quizá tu proveedor está teniendo algún contratiempo, ¿pero y si el culpable fuese un intruso que está robando tu ancho de banda?

Es un escenario más habitual de lo que imaginamos, y en muchos casos se produce porque los usuarios no se preocupan por establecer unas medidas de protección mínimas para mantener lejos a los intrusos.

Mantener un router en la configuración por defecto que nos deja el proveedor tras su instalación equivale prácticamente a dejar la puerta «entreabierta» para que cualquier persona sin escrúpulos y con unos conocimientos mínimos pueda colarse en nuestra conexión a Internet.

Por suerte es un problema que podemos solucionar de una manera bastante sencilla. En este artículo os vamos a dejar seis recomendaciones simples pero efectivas que os permitirán proteger vuestra protección a Internet:

  1. Cambiar la contraseña por defecto: con este paso reducimos el riesgo de sufrir ataques de fuerza bruta que puedan “romper” la seguridad. Para cambiarla sólo tenemos que entrar en la configuración de nuestro router introduciendo 192.168.0.1 en la barra de búsqueda del navegador, introducir el usuario y la contraseña y buscar la opción correspondiente y modificarla. También debemos cambiar el usuario y la contraseña que vienen por defecto asociadas al router.
  2. Utilizar el cifrado WPA2-PSK AES: no es perfecta, pero se mantiene como la opción de cifrado más segura y con menor consumo de recursos que podemos encontrar. Si utilizamos dicho cifrado acompañado de una contraseña fuerte, como por ejemplo una oración completa sin sentido con números y símbolos, pondremos las cosas más difíciles a cualquier intruso que quiera intentar colarse en nuestra red.
  3. Utilizar listas blancas de filtrado MAC: con este tipo de listas sólo dejamos acceder a nuestra conexión a Internet a aquellos dispositivos que hemos reflejado como autorizados. El resto estarán vetados, así que es una solución sencilla pero muy eficaz. Es la opción más recomendable tanto en hogares como en pequeñas empresas.
  4. Desactivar el broadcast SSID: se refiere al nombre de nuestra red inalámbrica, es decir, «el nombre del Wi-Fi» que introducimos junto a una contraseña para conectarnos. Si lo desactivamos y hacemos que pase a estar oculto el atacante lo tendrá más difícil, ya que necesitará conocer el nombre de la red en la que quiere colarse e introducirlo manualmente, puesto que no le aparecerá nuestra red Wi-Fi al hacer un escaneo de redes a su alcance.
  5. Cambiar la IP local: a la hora de iniciar un ataque muchos intrusos lo intentan partiendo de la IP 192.168.0.1, algo comprensible ya que es la configuración por defecto de casi todos los fabricantes. Es un cambio importante y puede obligarnos a realizar configuraciones adicionales en otros dispositivos, pero en cualquier caso es altamente recomendable.
  6. Mantén tu router actualizado: afecta tanto a la seguridad como al rendimiento. Con el lanzamiento de nuevas versiones de firmware los fabricantes suelen corregir posibles errores o fallos de seguridad y también implementan mejoras funcionales y de rendimiento. El router es un elemento básico en cualquier conexión a Internet, así que mantenerlo actualizado puede marcar una diferencia importante.

Lo ideal es que apliquéis todos estos pasos de forma conjunta si queréis maximizar la seguridad de vuestra conexión a Internet. No os llevará más de unos minutos, y desde luego merece la pena.

Contenido ofrecido por AVM FRITZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído