Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La NASA descubre el primer exoplaneta con un tamaño similar a la Tierra situado en zona habitable

Publicado el
exoplaneta Tierra

Encontrar un exoplaneta con un tamaño similar a la Tierra es muy complicado, pero que este se encuentre, además, en la zona habitable de su estrella es toda una rareza. Esta sencilla explicación nos da el contexto que necesitamos para entender la importancia del descubrimiento que ha realizado la NASA gracias al satélite TESS, siglas de «Transiting Exoplanet Survey Satellite», que se traduce como «Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito».

Dicho satélite ha identificado a TOI 700 d, un cuerpo situado a cien años luz que ha tenido el honor de entrar en el selecto club de exoplanetas que tienen un tamaño muy similar a la Tierra y que se encuentran en la zona habitable de la estrella sobre la que orbitan. Como sabrán muchos de nuestros lectores la mayoría de los exoplanetas (planetas que están fuera de nuestro sistema solar) que hemos identificado son gigantes de gas masivos que superan sin problemas a Júpiter y resultan, por tanto, inhabitables.

Es importante tener presente que el hecho de que un exoplaneta se encuentre en la zona habitable de su estrella y que tenga un tamaño similar a la Tierra no equivale a decir que albergue vida, sino que simplemente reúne una serie de condiciones que harían posible su existencia. Así, un planeta como TOI 700 d podría albergar agua líquida, como los exoplanetas de Trappist-1, aunque no hay nada confirmado.

Los expertos creen que este exoplaneta es un 20% más grande que la Tierra y que, como aquella, es de tipo rocoso. Esto es fundamental, ya que la vida compleja, bajo la concepción clásica basada en carbono que todos conocemos, es imposible en planetas de otro tipo. La estrella sobre la que orbita es una enana roja que tiene un 40% de la masa y del tamaño del Sol y la mitad de su temperatura superficial. De ella recibe un 86% de la energía que el Sol lanza sobre la Tierra, una cifra que, como vemos, completa un parecido muy marcado con las condiciones de nuestro planeta.

TESS realizó una observación de esta enana roja y de sus planetas que ha permitido a los expertos definir todo lo que hemos explicado sobre TOI 700 d, y también sobre otros que orbitan alrededor de dicha estrella, como TOI 700 c. El primero es el único que se encuentra situado en la zona habitable y tarda solo 37 días en completar una vuelta completa sobre aquella. Los investigadores no están seguros, pero creen que TOI 700 c es 2,6 veces más grande que la Tierra y que podría ser un exoplaneta gaseoso.

El siguiente paso que quieren llevar a cabo los expertos es descubrir si TOI 700 d tiene atmósfera, y en caso afirmativo desgranar su composición para descubrir si, efectivamente, reúne las condiciones necesarias para ser considerado como «una segunda Tierra».

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

4 comentarios
  • Está a 100 años luz y orbita una enana roja.

  • Isidro Ros

    Editado, gracias por el aviso.

    Saludos.

  • Arg0s

    Jamás, por miles o millones de años que pasen, encontraremos una segunda Tierra. Es decir, un planeta capaz de albergar la vida tal y como la conocemos. La vida, nuestra vida, ha sido creada ex-profeso para nuestro planeta y sus condiciones, así que más vale que nos vayamos olvidando de encontrar un planeta tipo Avatar. Puede que en la inmensidad del Universo haya alguno que se asemeje, pero la probabilidad de que sea mínimamente bueno como para sostenernos es tan pequeña que lo más probable es que jamás lo encontremos o que esté tan lejos que jamás podamos alcanzarlo. Si alguna vez encontramos algún planeta capaz de albergar vida tendremos que ser nosotros los que nos modifiquemos genéticamente para poder vivir en él. Sería como esperar encontrar en un vertedero un traje igual o mejor que el que el sastre nos haya hecho a medida y ajustado a lo largo de los años. Imposible.

  • Hay un cuento sobre eso, justo lo leí para el colegio, hace mas de 20 años.

    En si de que trata, van a Júpiter a ver si puede ser habitable, no por nosotros, sino por unos alter ego creados para ello, tipo Avatar, fueron creados estos cuerpos sin mente para las poder vivir en Júpiter, el problema que no saben como son, son creados cuando el humano va allá y con su ADN construye el nuevo cuerpo. No es la primera misión, ya mandaron a bastante gente y no volvía, piensan que están muertos. Va el hombre con una nueva misión y para probar, transfiere la mente de su perro a un cuerpo ‘animal’, lo manda a las afueras de la base, no vuelve; el hombre piensa que murió como los demás o no es correcto el cuerpo. Como un buen científico, dice me mandare yo mismo y si muero, en mi agonía, enviare los datos. Lo hace, despierta, en un cuerpo nuevo, totalmente adaptado a Júpiter, puede respirar, ver y sentir mas allá de lo que imaginaba, es abrumador para el, podía ver a kilómetros con los espectros mas increíbles, aun no habiendo oxigeno podía respirar; de pronto, escucha una voz, no la reconoce, no puede ser, por el clima de este planeta no puede tener oídos, a su lado, le dicen: -Hola, soy yo, Jack, tu perro-; sorprendido, le dice: -¡no puede ser, te oigo!, le contesta: -si, yo también. En su mente deduce, estos cuerpos se comunican telepaticamente, por ello no necesitaba boca ni oídos. Sus nuevos cuerpos son altos, musculosos, atléticos, muy resistentes, se sienten asombrosos. Le dice a su amigo Jack, vamos a investigar, con su amplia fuerza por la gravedad del planeta, corren muy rápido, saltan muy alto y no se cansan. Paran luego de correr un poco, entre las tormentas y la lejanía, apenas observaba la base como una miniatura a pesar de ser enorme. Ambos unieron su pensamiento en el mismo: -esto se siente tan bien, tan pacifico, sin los dolores que me aquejaban, sin los sufrimientos de la Tierra por no poder respirar de la contaminación-. -Nos quedamos- dijeron al mismo tiempo. Siguieron corriendo sin preocupaciones. Su perro Jack le dice que vamos para esa colina donde están los otros y justo comienza a oír en su cabeza mas voces.

    Bueno, ese es el cuento, todo indica que nunca volvieron por lo bien que se sentía, al parecer igual que sus predecesores, que se quedaron sin avisar nada a la base, en el cual ahora estaba vacía.

Lo más leído