Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La policía de EE.UU. emplea rastreo de contactos como la app del COVID-19 para controlar manifestantes

Publicado

el

Rastreo de contactos

La policía de Estados Unidos está empleando rastreo de contactos para controlar los disturbios y saqueos que se extienden por todo el país. La aplicación emplea la misma tecnología que se está utilizando contra la pandemia del COVID-19 y algunos medios están alertando sobre la invasión a la privacidad, porque también se está empleando para controlar e identificar a los ciudadanos que se están manifestando pacíficamente.

El asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco ha provocado una ola de protestas como no se recordaba en el país más poderoso del planeta. Y en medio de la pandemia del COVID y con un incendiario (a mi juicio) en la Casa Blanca. Pero no vamos a hablar de Trump, ni de racismo, ni de política, sino de la tecnología de rastreo de contactos que ha vuelto a saltar a la polémica en este caso.

Cien organizaciones internacionales firmaron una carta abierta donde pedían a los gobiernos mundiales garantías de que las tecnologías digitales que se comenzaban a emplearse para rastrear y monitorizar a personas y poblaciones para frenar el coronavirus respetaba plenamente los derechos humanos, incluyendo los digitales.

La carta pública de organizaciones como AI Now, Algorithm Watch, World Wide Web Foundation y grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, intentaban adelantarse a que las iniciativas de los Estados para contener el virus «no fueran una excusa para encubrir el inicio de una nueva era marcada por una expansión masiva de los sistemas de vigilancia digital invasiva». Se temía -con razón- que los datos masivos recogidos para frenar el COVID-19 se utilizaran para espionaje o acabaran en la industria publicitaria.

rastreo de contactos

Rastreo de contactos

El Comisionado de Seguridad Pública de Minnesota, John Harrington, informó anoche a la prensa sobre cómo la policía estatal estaba avanzando en la captura de los alborotadores y saqueadores por los disturbios tras la muerte de George Floyd. Harrington explicó que la policía había adoptado técnicas «muy similares» a las utilizadas para combatir el COVID-19 (como la app preparada por Apple y Google), realizando lo que denominó «arrestos mediante el rastreo de contactos».

No se conoce quién está suministrando ese tipo de software, pero está claro que es la misma tecnología (y quizá las mismas APIs) que se usan contra el COVID-19. ¿Quién garantiza que los datos conseguidos contra la pandemia no se utilizan para controlar las manifestaciones pacíficas contra los gobiernos? O para identificar y arrestar ciudadanos pacíficos como asegura screenrant se están produciendo en Estados Unidos.

Este tipo de noticias que amenazan la privacidad, la libertad de expresión y la libertad de asociación, no son tranquilizadoras para que los usuarios confíen en el uso de esta tecnologías contra pandemias y la gestión de una crisis de salud pública que no puede ser la excusa para desatender otros derechos digitales.

Y es que a día de hoy no se ha garantizado que los datos obtenidos se limiten exclusivamente contra la pandemia; tengan una duración limitada; se protejan los datos personales; se establezca un mecanismo de rendición de cuentas y se eliminen por completo una vez pasada la crisis. No hay garantías, ni transparencia suficiente y de ahí la desconfianza de los usuarios ante estas tecnologías de rastreo de contactos.

Lo más leído