Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Los robots blandos del MIT ahora pueden «sentir» los objetos

Publicado el
robots blandos

El Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT ha presentado nuevos avances en el campo emergente de los robots blandos, una nueva generación de máquinas que en el futuro dejarán atrás esos cuerpos metálicos típicos llenos de cables y chip a favor de una estructura más similar a la de los organismos vivos.

La industria de la robótica crece de manera imparable y los avances en Inteligencia Artificial marcarán un punto de no retorno. Tanto, que los mayores expertos mundiales llevan años alertando de las implicaciones de todo tipo que tendrán en la sociedad. Se cree que 800 millones de trabajadores serán reemplazados por robots en 2030 y solo será el comienzo.

En países avanzados hasta un tercio de la población activa tendrá que buscar nuevos empleos. O simplemente cambiar por completo el modelo productivo que conocemos. La pregunta es clara, ¿qué haremos los humanos cuando los robots hagan (casi) todo el trabajo?

Robots blandos del MIT

Los últimos avances en robótica impactarán aún más en la sociedad. Si hasta ahora la mayoría de robots se localizan en plantas de producción, gestión logística o campos industrial y agrícola, mediante máquinas fabricadas con materiales robustos, pero rígidos, la robótica blanda se inspira en organismos vivos y ofrecen numerosos beneficios en su funcionalidad versátil. La idea de cualquier creador es acercarlos a los humanos también en su funcionamiento físico. 

Obviamente, los robots blandos son capaces de operar con mucha más delicadeza que los típicos rígidos, pero hasta ahora les ha faltado la capacidad de percibir con qué tipo de elementos estaban interactuando. Para superar estas limitaciones, los investigadores del MIT han equipado a sus robots con sensores, cámaras y software, lo que les permite «ver y clasificar» una gran variedad de objetos y actuar en consecuencia. 

«Deseamos permitir ver el mundo sintiéndolo», describe la directora de CSAIL. En la práctica, los robots podrán «sentir» los objetos, aplicar la fuerza precisa según su tipo y recoger desde una botella de leche de vídrio a una patata frita. Sin romperlas, se entiende.

robots blandos

A diferencia de otros sensores táctiles blandos, los desarrollos del MIT podrán fabricarse rápidamente, adaptarse a pinzas actuales y permitir sensibilidad y fiabilidad. Los primeros ámbitos de aplicación son entornos de fabricación o logística, pero como decíamos solo será el comienzo porque esta robótica blanda pretende revolucionar esta industria.

MIT presentará los desarrollos en la Conferencia Internacional de Robótica y Automatización 2020 que se celebrará en un evento on-line. Son grandes avances aunque puedan no parecerlo, ya que «sentir» los objetos es una dificultad enorme para un robot. La robótica blanda está en pañales y en unas cuantas décadas revolucionará a la tradicional con base en la manipulación molecular y en un acercamiento al funcionamiento de los seres vivos. Mentalmente mediante Inteligencia Artificial, pero también físicamente.

Lo más leído