Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

James Webb ya tiene fecha de lanzamiento

Publicado el
James Webb ya tiene fecha de lanzamiento

La exploración especial alcanzará próximamente, de la mano de James Webb, nuevos y fascinantes umbrales. Y lo más interesante de esa frase es que es aplicable en dos contextos históricos, uno es la década de los sesenta del siglo pasado, y otra es el momento que vivimos en la actualidad. Y es que ese nombre sirve para identificar tanto al que fue el segundo responsable administrativo de la NASA y el principal responsable de que la ciencia fuera la prioridad para la agencia, como para el telescopio de nueva generación que pronto nos permitirá observar más y mejor todo lo que rodea a nuestro planeta.

Desde que nació, como proyecto, la fecha de lanzamiento del observatorio espacial James Webb ha ido sufriendo sucesivos retrasos, debemos recordar que, en sus orígenes, la intención era ponerlo en el espacio en algún momento de 2018. Ahora, tras sucesivos aplazamientos, el último el que apuntaba a marzo del año que viene, parece que finalmente tenemos una fecha razonablemente fiable. Si todo sale según lo previsto, tal y como afirma la NASA, esta obra maestra de la ingeniería abandonará la tierra y empezará a observar el espacio a partir del 31 de octubre de 2021.

Este último cambio de fecha, según afirma la agencia, está directamente relacionado con el coronavirus y, claro, la incidencia que ha tenido el mismo en los procesos de ensambaje, pruebas y otros procesos asociados a la puesta en funcionamiento del James Webb. Tras realizar una evaluación de riesgos del calendario del lanzamiento, se determinó que era imposible cumplir las fechas previstas inicialmente, dada la enorme complejidad del telescopio y el gran volumen de tareas necesarias para su puesta en funcionamiento con seguridad.

Puesto en marcha por un consorcio formado por la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense, hereda lo mejor de sus principales predecesores, el Hubble y el Spicer, pero incorporando muchos de los avances tecnológicos que se han producido desde la puesta en funcionamiento de ambos. Con estas innovaciones, y entre otros objetivos, se pretende emplear el James Webb para estudiar la formación de estrellas y planetas y obtener imágenes directas de exoplanetas y novas.

Para lograr estos fines el James Webb cuenta con 18 hexágonos para formar el espejo primario de 6,5 metros, casi el triple que el del Hubble (2,4 metros), aunque, sorprendentemente, el telescopio tendrá solo la mitad del que tiene su predecesor, el todavía operativo Hubble. Su distancia con respecto a la tierra será de alrededor de un millón y medio de kilómetros, otro aspecto en el que multiplica por tres (y un poco más en este caso) al Hubble, que se encuentra a unos 400.000 kilómetros de nuestro planeta.

 

Imagen: NASA/Chris Gunn

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído