Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Un Google Pixel 5 con Snapdragon 765G asoma en AI Benchmark

Publicado el
Google Pixel 5 con Snapdragon 765G

La base de datos de la prueba de rendimiento AI Benchmark recoge claramente un Google Pixel 5 con Snapdragon 765G, una referencia muy importante que refuerza los rumores que habíamos visto durante los últimos meses, y que prácticamente daban por hecho que este terminal no utilizará un SoC Snapdragon 865.

Por si alguien se ha perdido o no recuerda dichas informaciones os hago un resumen con las claves más importantes: Google habría decidido «pasar» del Snapdragon 865 por el alto coste que representa, ya que estamos ante un chip muy caro que necesita, además, del añadido de un módem Snapdragon X55 para habilitar la conexión 5G, lo que acaba incrementando todavía más su precio.

Si  lo miramos desde esa perspectiva está claro que un Google Pixel 5 con Snapdragon 765G tiene mucho sentido, pero hay un problema importante, y es que, como vimos en su momento en este artículo, dicho SoC no es capaz, ni siquiera, de igualar el rendimiento de un Snapdragon 845, lo que significa que sería un terminal de nueva generación que no llegaría a superar, en rendimiento bruto a nivel de SoC, al Google Pixel 3.

Google Pixel 5 con Snapdragon 765G, ¿sería realmente un problema?

Google Pixel 5 con Snapdragon 765G

Creo que es la pregunta clave que debemos hacernos llegados a este punto, y debo decir que tengo bastante clara la respuesta: para la mayoría de los usuarios no, no sería un problema real.

A día  de hoy un smartphone Google Pixel 5 con Snapdragon 765G tendría todo lo necesario en términos de rendimiento y de conectividad para cubrir sin problemas las necesidades de cualquier usuario medio, y la diferencia en muchas aplicaciones, frente a un Snapdragon 865, serían mínimas, o incluso inexistentes.

Obviamente la potencia de ambos chips es muy distinta, y en términos de marketing es evidente que no es lo mismo publicitar un nuevo smartphone que incluya el SoC más potente de Qualcomm que otro que esté equipado con una solución de gama media, pero si nos centramos en la experiencia real de uso esas diferencias se diluyen de forma clara.

Lanzar un Google Pixel 5 con Snapdragon 765G tendría, por tanto, un lado positivo y un lado negativo. Dicho terminal no tendría un SoC tope de gama y encajaría dentro de  lo que podemos considerar como gama media-alta, pero como contrapartida su precio de venta podría ser mucho más razonable.

Con el Google Pixel 4a nos hemos llevado una grata sorpresa, puesto que se trata de un terminal de gama media que ofrece un valor bastante sólido  para lo que cuesta, sobre todo gracias a la excelente calidad de fotográfica que ofrece. Sí Google decide seguir ese mismo enfoque y priorizar el binomio calidad-precio con el Pixel 5 me parece estupendo. Lo que sí sería un error es lanzar un Google Pixel 5 con Snapdragon 765G a un precio desorbitado, esperemos que esto no ocurra.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído