Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Cómo mejorar la velocidad de descarga sin gastar dinero

Publicado el
velocidad de descarga

La velocidad de descarga es un tema complicado. Como ya sabrán muchos de nuestros lectores, que tengamos contratada una conexión a Internet de alta velocidad no nos garantiza que vayamos a poder descargar todo lo que queramos siempre a la velocidad anunciada por el fabricante, de hecho, en muchos casos, este puede fijar mínimos garantizados más bajos, así que cuidado con la letra pequeña.

El pilar central, la base que determinará la velocidad de descarga que vamos a disfrutar, estará marcada por la conexión que hayamos contratado. A partir de ahí, surgen una serie de elementos que son necesarios para conectarnos a Internet, y que podrán afectar de forma negativa a la velocidad de descarga. Por ejemplo, utilizar una conexión a Internet de alto rendimiento no sirve de nada si nuestro router es incapaz de aprovecharla, o si colocamos el router tan lejos de los dispositivos conectados que el Wi-Fi llega con una intensidad mínima.

Soy consciente de que a muchos os preocupa el tema, y por ello quiero compartir con vosotros este artículo, donde os vamos a ver una serie de recomendaciones sencillas, pero efectivas, para mejorar vuestra velocidad de descarga sin tener que gastar dinero. Poneos cómodos, que empezamos.

Velocidad de descarga: Qué mínimo debo tener y cómo puedo mejorarla

velocidad de descarga

La velocidad de descarga es un valor que indica a qué tasa de Mbps (megabits por segundo) podrás descargar un determinado elemento de Internet (juegos, contenidos multimedia, étc). Por ejemplo, si tienes una velocidad de descarga de 100 Mbps, un amigo tuyo tiene una velocidad de 300 Mbps y os ponéis a descargar un juego, él tardará tres veces menos que tú en descargárselo.

Aunque los juegos, y otros archivos pesados, son los que más se benefician de una alta velocidad de descarga, esta también es muy importante para disfrutar de contenidos multimedia en alta resolución sin interrupciones, y sin pérdida de calidad. Hoy por hoy, contar con una velocidad de descarga de 25 Mbps se considera como un nivel «bueno», aunque puede no ser suficiente para todo el mundo, como ya vimos en este artículo.

Antes de empezar a preocuparte por tu velocidad de descarga, sé consciente de las limitaciones de la tarifa que tengas contratada. Si pagas por una conexión de 10 Mbps no puedes esperar velocidades superiores a esa cifra, tu única opción será contratar una tarifa con una velocidad superior, lo que conllevará el pago de una cuota más alta. Por contra, si tienes contratada, por ejemplo, una conexión de 100 Mbps y solo descargas a 10 Mbps, estos consejos sí podrán ayudarte:

  1. Reinicia el router y el PC, o el dispositivo desde el que estás realizando las descargas. Funciona sorprendentemente bien, ya que ayuda a resolver errores que hayan quedado bloqueados y que estén consumiendo ancho de banda.
  2. Busca intrusos en tu red Wi-Fi, cambia la contraseña si tienes sospechas de que has sufrido una intrusión, y oculta el nombre de red si lo consideras necesario.
  3. Cierra descargas y aplicaciones en segundo plano, ya que estas consumen ancho de banda y reducen la velocidad de descarga de aquellas que tengas en primer plano. Mantener solo una descarga activa a la vez también es una buena idea.
  4. Desconecta temporalmente otros dispositivos que puedan estar consumiendo ancho de banda.
  5. Prueba a realizar las descargas más pesadas a una conexión cableada. Las conexiones Wi-Fi pierden velocidad con la distancia, los obstáculos y las interferencias, y en la mayoría de los casos no alcanzan el potencial máximo de una conexión de alto rendimiento ni aunque estemos pegados al router.
  6. Limpiar las cachés del navegador también puede ayudarnos a mejorar la velocidad de descarga, y en tan solo unos pocos segundos.
  7. Actualiza el router y asegúrate de que estás utilizando una configuración óptima, tanto a nivel de estándares Wi-Fi como de cableado (Wi-Fi 5 y un cable Gigabit Ethernet, por ejemplo).
  8. Cambiar la posición del router puede ayudarte a mejorar el alcance y la calidad de la señal cuando te conectas por Wi-Fi, y esto se dejará notar en la velocidad de descarga. La mala colocación del router suele ser, además, una de las causas más comunes de los principales problemas de conexión Wi-Fi.

Contenido ofrecido por AVM FRIZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído