Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

PLC con repetidor Wi-Fi, ¿es siempre la mejor opción?

Publicado el
PLC con repetidor Wi-Fi

Comprar un PLC con repetidor Wi-Fi puede parecer que siempre es la mejor opción. Es comprensible, al fin y al cabo se trata de un dispositivo que une lo mejor de los dos mundos, y que nos permite ampliar el alcance de nuestra conexión a Internet tanto por cable como de forma inalámbrica, sin esfuerzo y en cuestión de minutos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que un PLC con repetidor Wi-Fi tiene un precio de venta superior, no solo porque ofrece un conjunto de prestaciones más amplias, sino porque requiere, además, del uso de dos dispositivos para funcionar correctamente. Por ello, puede que, en ciertas ocasiones, lo mejor sea simplemente optar por un repetidor Wi-Fi.

Al final este es un tema que dependerá directamente de tres grandes factores:

  • El lugar en el que quieras ampliar tu conexión a Internet, y sus particularidades.
  • Tus necesidades a corto y medio plazo, y los posibles cambios que vayan a sufrir.
  • El presupuesto del que dispongas a la hora de comprar el dispositivo.

¿Cuándo es buena idea comprar un PLC con repetidor Wi-Fi?

PLC con repetidor Wi-Fi

Para utilizar un PLC con repetidor Wi-Fi necesitamos dos dispositivos, uno de entrada, que es el que se conecta en un enchufe cerca del router, y otro de salida, que es el que se instala en otro enchufe en la habitación de la zona donde queremos ampliar la conexión.

Por contra, un repetidor Wi-Fi, utiliza un único dispositivo, que irá instalado en un enchufe situado a una distancia razonable del router para poder repetir de forma efectiva la señal. Esto hace que podamos encontrar repetidores Wi-Fi por poco dinero, sin ir más lejos el AVM Fritz!Repeater 600 International está disponible ahora mismo con un precio de 34,99 euros. Un PLC con repetidor Wi-Fi, por contra, puede costarnos más del doble.

Con esto en mente, es fácil entender por qué hemos dicho que, al final, nuestra decisión debe estar motivada por nuestras necesidades reales. No debemos limitarnos a escoger el PLC con repetidor Wi-Fi porque sea la opción más completa y versátil, debemos hacerlo si creemos que realmente lo vamos a necesitar, y que de verdad le vamos a sacar partido.

Bien, ¿y cuándo es buena idea comprar un dispositivo de este tipo? Pues muy sencillo, cuando queremos ampliar el alcance de nuestra conexión a Internet a zonas muy alejadas o de difícil acceso, y necesitamos disponer no solo de una conexión por cable, sino también de conexión Wi-Fi. Por ejemplo, si necesitamos llevar la conexión a una segunda planta de forma eficiente, o a una zona que está muy lejos y que tiene muchos obstáculos de por medio, lo que hace que un repetidor no resulte viable.

Por contra, es mejor comprar un repetidor Wi-Fi cuando solo queremos extender el alcance de nuestra conexión inalámbrica a una zona de fácil acceso, que no se encuentra a una gran distancia y que tampoco presenta muchos obstáculos ni fuentes de interferencia. Por ejemplo, si tu Wi-Fi no llega bien a las habitaciones más alejadas de una misma planta, un simple repetidor bien situado acabaría con ese problema por muy poco dinero.

Contenido ofrecido por AVM FRITZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

1 comentario
  • Virtualbox Vbox

    El problema de los PLC es que dependen de una instalación eléctrica cuyo estado y características muchas veces ni nosotros mismos las conocemos. El problema de los repetidores es que no son 100% fiables y que, por definición, reducen la velocidad troncal al 50% (pues la mitad del tiempo reciben y la otra mitad emiten). Es por eso que sigo sin comprender por qué en la caja se pone la velocidad teórica del protocolo, que nada tiene que ver con la real. Ídem para los PLC, uno lee AV1000 y dice «bueno, parece que va a dar muy buena velocidad», pero luego ves que es simple y llanamente mentira y vienen las decepciones.

Lo más leído