Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Por qué no tengo la misma velocidad Wi-Fi en toda mi casa?

Publicado el
velocidad del Wi-Fi

Si te conectas a Internet por Wi-Fi desde diferentes zonas de tu hogar, o de tu oficina, ya te habrás dado cuenta de que la velocidad puede variar considerablemente, tanto que es probable que en algunos lugares directamente no tengas conexión. No te preocupes, es un problema normal y muy común, y hasta tiene un nombre: zona muerta.

Como hemos dicho, es normal que la velocidad del Wi-Fi sea distinta en función de lugar desde el que te conectes, y también es normal que tengas zonas donde no puedas conectarte a Internet tirando de Wi-Fi, ¿pero por qué ocurre esto? Nuestros lectores más avanzados ya lo tendrán claro, pero para aquellos con menos conocimientos que no terminen de entender qué es lo que ocurre, hemos decidido dar forma a este artículo os explicaremos, de forma sencilla y detallada, esta cuestión.

Lo primero que debemos tener claro es cómo funciona el Wi-Fi. Este trabaja mediante ondas de radio con forma de dónut que, en un escenario doméstico normal, salen del router y viajan para cubrir una superficie determinada. Ya hemos dicho algo importante, que son ondas de radio, y por tanto están sujetas a todas las limitaciones de este tipo de ondas.

El Wi-Fi tiene, por tanto, un alcance determinado, es decir, puede cubrir una superficie concreta. Cuanta más distancia tengan que recorrer las ondas de radio, más intensidad perderá, y por tanto peor será la conexión, tanto en términos de velocidad como de estabilidad. Sin embargo, la distancia no es el único factor que afecta a una conexión Wi-Fi, esta también puede verse limitada por lo obstáculos y las interferencias.

velocidad del Wi-Fi

Una misma conexión Wi-Fi puede dar resultados diferentes

Es una consecuencia directa de lo que hemos dicho anteriormente. He visto más de un caso en los que dos usuarios con una misma conexión, mismo proveedor y mismo router ofrecían conexiones inalámbricas muy distintas, tanto en velocidad como en alcance. Esto se debe a que no hay dos hogares iguales, y es que al final los obstáculos y las interferencias pueden marcar una enorme diferencia.

Así, por ejemplo, algo tan simple como el material de fabricación de los muros de nuestro hogar, o la presencia de fuentes de interferencia, puede hacer que nuestra conexión Wi-Fi apenas llegue a cubrir una o dos habituaciones desde el origen (la habitación donde esté el router). En hogares de tipo abierto, donde los muros son mínimos y están hechos de materiales como la madera, su alcance será mucho mayor.

En este artículo ya tuvimos la oportunidad de hablar a fondo de los materiales que más afectan a la señal Wi-Fi, y en este otro vimos que hay ciertos objetos que pueden destruir por completo una conexión Wi-Fi, y que por tanto debemos tener mucho cuidado con ellos. Es un tema muy importante, ya que al final tanto los obstáculos como los objetos que limitan el Wi-Fi pueden marcar la diferencia entre una conexión de mayor o de menor alcance.

A veces es posible mejorar el alcance de una conexión Wi-Fi cambiando la ubicación del router, y eliminando obstáculos y fuentes de interferencia, pero en otros casos la única opción que nos queda es comprar un repetidor o un PLC con repetidor para ampliar el alcance del Wi-Fi.

Contenido ofrecido por AVM FRITZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído