Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Vivaldi 5.3 amplía la capacidad de personalización y la sincronización de datos

Publicado

el

Vivaldi 5.3

Vivaldi 5.3 es la nueva versión del navegador web de los amantes de la personalización y, como tal, se presenta con novedades acordes a su idiosincrasia y muy esperadas por muchos de quienes confían en él para sus andanzas interneteras diarias. Aunque se ha hecho de rogar: casi dos meses han pasado desde el lanzamiento de su anterior versión, algo no muy normal en los tiempos que corren.

Y es que al igual que Chrome, Microsoft Edge, Brave u Opera, Vivaldi es un derivado de Chromium que comparte muchas de sus cualidades, pero que va a su propio ritmo y este no conjuga con el de los lanzamientos mensuales por el que se rigen casi todos los grandes navegadores web hoy en día, Firefox incluido. Sea como fuere, Vivaldi 5.3 da el salto a Chromium 102 y lo hace con novedades contantes y sonantes.

Vivaldi 5.3, novedades

Una de las más destacadas novedades de Vivaldi 5.3 es la nueva función de personalización de las barras de herramientas, incluyendo la superior, pero también la barra de estados. ¿Y esto no se podía hacer ya? Sí, pero con limitaciones que ahora desaparecen y aunque puede parecer un detalle menor, no lo es. Al menos, para los amantes de la personalización, cabe repetir.

Así, ya es posible mover cualquier botón a lo largo de la barra de herramientas superior e inferior o eliminarlo si no se necesita, todo a través de un nuevo diálogo de configuración al estilo de Firefox. Y quien dice botones, dice los campos de direcciones o de búsqueda. Además, se han incluido divisores sencillos y ajustables para personalizar los espacios al milímetro.

Vivaldi 5.3

Con este cambio se introduce un nuevo tipo de botón, también personalizables y basado en las cadenas de comandos que el navegador estrenó el año pasado. En qué consisten te lo explicamos mejor en el enlace, pero digamos que quieres leer este artículo en el modo lectura y a pantalla completa, o que quieres abrir todos los enlaces que contiene en modo mosaico. Programas la cadena de comandos y con una combinación de teclas lo tienes hecho, en lugar de realizar varias acciones seguidas.

La novedad ahora es que puedes encapsular la cadena de comandos, en vez de en un atajo de teclado, en un botón que puedesañadir a la barra de herramientas. Quizás se trata de una característica que solo interesará a algunos usuarios, pero tiene potencial.

Vivaldi 5.3

La segunda gran novedad de Vivaldi 5.3, tercera si contamos los botones personalizables como una de carácter independiente y por funcionalidad bien podría serlo, es la sincronización de los motores de búsqueda, algo sin lo que mucha gente puede vivir perfectamente, pero que se echaba en falta desde hacía bastante tiempo, entre otras cosas, porque Chromium y Chrome ya disponen de dicha capacidad.

No sucede lo mismo con otros derivados de Chromuim entre los que se incluía Vivaldi y para quienes manejan diferentes motores de búsqueda, especialmente quienes personalizan sus motores de búsqueda, era toda una lata tener que estar configurándolos a manos cada vez que reinstalabas o cambiabas de dispositivo. Pues bien, el padecimiento ha llegado a su fin. Todavía faltan elementos por añadir al sistema de sincronización, pero este no es uno de ellos.

En resumen, Vivaldi 5.3 se presenta con pocas, pero interesantes novedades con las que ampliar la capacidad de personalización del navegador, que ya está a un nivel importante: apariencia, temas, página de inicio, pestañas, paneles, barra de direcciones, marcadores, comandos rápidos, teclado, ratón, búsqueda, privacidad y seguridad, descargas, sincronización… Los aspectos susceptibles de personalización en Vivaldi son un montón y cada vez tienen más opciones?

Vivaldi 5.3

¿Qué pasa, entonces, si guarreas tanto con las configuraciones que dejas el navegador inservible? Que tienes que echar mano de otra de las novedades de Vivaldi 5.3: restablecer los valores por defecto, otro nuevo botón que culmina cada uno de los apartados mencionados con el que desharás de un plumazo todos los cambios y lo dejarás listo para empezar de nuevo. Lo mejor, es que no revierte todas las personalizaciones que hayas hecho, sino que se restringe al apartado concreto en el que lo ejecutes.

Y esto es el grueso de lo que trae Vivaldi 5.3… para PC (Linux, Mac, Windows), ya que para Android también hay actualización y cuenta con sus propias novedades, ya conocidas en el ámbito de la sobremesa, pero no por ello menos interesantes: editar y renombrar los grupos de pestañas, nuevas opciones de visualización de pestañas mediante gestos, mejoras en el panel del traductor… ¡y la sincronización de de los motores de búsqueda!

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

Lo más leído