Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Los últimos drivers gráficos de Intel pueden arruinar la experiencia con Chrome y Edge

Publicado

el

Chrome y Edge

Intel ha reconocido que las gráficas integradas UHD 770 introducidas en muchos procesadores de la generación Alder Lake están dando problemas de stuttering en los navegadores web basados en Chromium que se ejecutan en Windows. Esto quiere decir que Google Chrome y Microsoft Edge están afectados, además de otros minoritarios como Opera, Brave y Vivaldi. También se puede contar la compilación de la fuente original de Chromium, pero el uso del navegador bajo esa condición solo está extendido entre los usuarios de Linux.

El gigante del chip informa a través de un comunicado que “los controladores recientes para los Intel UHD Graphics 770 de los procesadores Intel Core de 12ª generación hacen que los navegadores Edge* y Chrome* se retrasen mucho. Los navegadores se comportan como si estuviesen semicongelados. El retraso en la respuesta al clic es de 2 segundos, el desplazamiento se retrasa mucho y es entrecortado. El problema se puede replicar abriendo muchas pestañas a la vez o desplazándose, haciendo clic y usando una unidad de disco duro mecánica (HDD)”.

Dicho con otras palabras y ciñéndonos a lo expuesto por la compañía, parece que las últimas versiones de los drivers para los gráficos UHD 770 han destrozado la experiencia. Los usuarios de discos duros mecánicos están aparentemente más afectados que aquellos que emplean un SSD, cosa que podría deberse a la lentitud de los HDD, que desde hace años son uno de los principales cuellos de botella que se pueden encontrar en los ordenadores domésticos.

El entorno en el que se ha reproducido el error ha sido un equipo que tenía una placa base MSI PRO Z690-A DDR4, un procesador Intel Core i5-12600K y Windows 10 como sistema operativo, pero otros como los Core i5-12500TE, Core i5-12600, Core i7-12700, Core i7-12700K, Core i9-12900 y Core i9-12900K también deberían de estar afectados por el bug.

Para resolver el fallo, Intel ha recomendado actualizar el navegador web a la última versión, actualizar el sistema operativo (Windows), borrar y realizar una instalación limpia de los drivers gráficos, además de inhabilitar la aceleración por hardware o sustituir el disco duro mecánico por un SSD.

Parece que Chromium o alguno de sus derivados no están pasando por una buena racha, ya que esta misma semana se descubrió una grave vulnerabilidad que estaba siendo explotada contra Chrome. Por ahora no tenemos constancia de que el bug descubierto en los gráficos UHD 770 de Intel afecten a Linux, pero en caso en caso de detectarlo, sería recomendable reportárselo a la compañía y esperar a que llegue una actualización, la cual muy probablemente llegue a través del kernel y/o Mesa.

Lo más leído