Web Analytics
Conecta con nosotros
portada pc gaming para esports por 500 euros portada pc gaming para esports por 500 euros

Guías

Guía para montar un PC para gaming y eSports por 472 euros

Publicado

el

Gracias a la bajada de precios que han experimentado numerosos componentes en las últimas semanas, y también a algunas ofertas que podemos encontrar en estas fechas, es posible montar un PC para gaming y eSports bastante potente, equilibrado y completo con un presupuesto inferior a los 500 euros, y sin tener que recurrir a una tarjeta gráfica dedicada.

Para el ojo experto, elegir los componentes que encajen en un equipo de este tipo no resulta complicado, pero somos conscientes de que para otros esto no es tan sencillo. Por eso, hoy quiero compartir con vosotros una guía de componentes para dar forma a un PC para gaming y eSports que os permitirá jugar con garantías a muchos juegos, y que será capaz de mantener una alta tasa de fotogramas por segundo en una gran parte de los títulos más populares dentro del mundo del deporte electrónico.

Es evidente que, al carecer de una tarjeta gráfica dedicada, tendremos que reducir el nivel de calidad en los títulos más exigentes, aunque en muchos casos tendremos la posibilidad de recurrir al FSR 1.0 para ganar unos cuantos fotogramas por segundo. No infravaloréis esta tecnología, ya que cuando nos movemos en niveles muy ajustados puede marcar la diferencia entre una experiencia injugable y una aceptable.

Plataforma: AM4 de AMD

AM4

La primera decisión que debemos tomar antes de empezar es elegir la plataforma que vamos a utilizar para configurar este equipo. Es una decisión muy sencilla, porque la plataforma AM4 es económica, está llena de posibilidades, nos deja un gran margen para realizar futuras ampliaciones y nos permite montar, además, APUs con GPUs integradas Radeon Vega, que son mucho más potentes que las Intel Iris Xe.

Esa es precisamente la clave que nos va a permitir prescindir de una tarjeta gráfica dedicada, aunque si en un futuro queremos ampliar el equipo y montar una tarjeta gráfica dedicada no tendremos ningún tipo de problema, ya que nos vamos a asegurar de elegir todos los componentes con cuidado para garantizar un buen grado de capacidad de actualización en este equipo, y esto incluye tanto el procesador, para evitar cuellos de botella, como la fuente de alimentación, para que tengamos la potencia y los conectores que necesitaremos.

Debemos recordar además que la plataforma AM4 es compatible con los procesadores Ryzen 1000, 2000, 3000 y 5000, lo que significa que tenemos mucho margen de actualización, y en sus versiones más avanzadas también es compatible con el estándar PCIe Gen4. Esto último es importante porque implica que podremos utilizar tarjetas gráficas de gama baja y de gama media, limitadas al estándar PCIe Gen4 en configuraciones x4 o x8, sin que tengamos ningún tipo de cuello de botella.

Placa base: GIGABYTE B550M DS3H

placa base

Esta placa base está rebajada de 100,09 euros a solo 69,99 euros, y es una excelente opción para el equipo que queremos montar, ya que tiene una buena calidad de construcción, utiliza el chipset B550 de AMD, dispone de cuatro ranuras para memoria RAM, tiene un VRM bastante decente (5+3 fases), incorpora dos conectores M.2 para unidades SSD NVMe (PCIe Gen4 y Gen3) y dispone de un amplio abanico de conectores.

Podremos utilizarla, además, para actualizar en un futuro a un procesador superior si decidimos cambiar la configuración por completo, ya que este modelo soporta sin problema chips tan potentes como el Ryzen 7 5800X o el Ryzen 9 5900X.

¿Por qué elegimos este componente? Pues porque es una placa base económica pero muy completa, bien terminada y llena de posibilidades que cuenta, literalmente, con todo lo que vamos a necesitar, tanto a presente como a futuro. Ofrece, además, un valor muy sólido para lo que cuesta.

Procesador y gráfica: APU Ryzen 5 5600G

Ryzen

Esta APU integra CPU y GPU en un único encapsulado, está fabricada en el nodo de 7 nm de TSMC y es capaz de ofrecer un buen nivel de rendimiento. Por el lado CPU nos encontramos con un diseño de núcleo monolítico que suma 6 núcleos y 12 hilos a 3,9 GHz-4,4 GHz y tiene 16 MB de caché L2.

La GPU integrada es una Radeon Vega 7 basada en la arquitectura Vega que suma 448 shaders, puede alcanzar los 1,9 GHz en modo turbo y tiene soporte completo de DirectX 12 en nivel 12_1. Es capaz de ofrecer un rendimiento excelente en resoluciones inferiores a FullHD (se maneja especialmente bien en 720p), y se mueve bien en 1080p si ajustamos el nivel de calidad gráfica en los títulos más exigentes.

¿Por qué elegimos este componente? Pues porque ofrece un rendimiento muy bueno a nivel de CPU, y porque su GPU integrada tiene potencia suficiente para mover muchos juegos, especialmente aquellos menos exigentes y los títulos más populares del mundo del deporte electrónico. Su precio es también muy bueno, ya que podemos comprarla por solo 178,36 euros. Incluye, además, un sistema de refrigeración que cumple sin problemas, así que no tenemos que hacer un gasto extra en este sentido.

Memoria RAM: Kingston FURY Beast DDR4

ram

Vamos a utilizar una GPU integrada, así que debemos cumplir tres grandes claves para que el rendimiento del equipo sea óptimo en juegos:

  • Es imprescindible contar con 16 GB de RAM, ya que una parte de la misma será utilizada por la GPU integrada como memoria gráfica. Si montamos 8 GB, tendremos problemas.
  • También es fundamental que la memoria esté configurada en doble canal, ya que de esa manera nos aseguramos de que la GPU integrada se comunique con ella a través de un bus de 128 bits, es decir, doblamos el ancho de banda frente al modo de un único canal.
  • Es importante que la memoria tenga una alta velocidad de trabajo, ya que con esto también maximizaremos el ancho de banda, lo que se traducirá en un mayor rendimiento por parte de la GPU.

Si no cumplimos con todas esas claves, la GPU integrada puede perder mucho rendimiento, y esto marcará la diferencia entre una experiencia jugable o injugable en muchos juegos. En este caso, hemos optado por el kit Kingston FURY Beast de DDR4 que incluye dos módulos de 8 GB para activar el doble canal (16 GB en total), y funciona a una velocidad de 3.600 MHz.

¿Por qué elegimos este componente? Es muy sencillo, porque cumple con esos tres puntos que os hemos indicado anteriormente, y también porque tiene un precio muy económico, 79,99 euros.

Unidad de almacenamiento: Kioxia Exceria G2 de 1 TB

SSD

Dado que vamos a montar un PC para juegos y para eSports necesitamos una unidad de almacenamiento rápida, y esta debe tener al menos una capacidad de 1 TB, ya que de lo contrario tendremos problemas de falta de espacio antes de lo que nos gustaría, y al final tendremos que estar borrando cosas con demasiada frecuencia.

Como queremos mantener el presupuesto por debajo de los 500 euros, hemos elegido el SSD Kioxia Exceria G2, una unidad de almacenamiento M.2 NVMe que utiliza memoria NAND Flash TLC, alcanza una velocidad de lectura y escritura secuencial de 2,1 TB/s y 1,7 TB/s y tiene una capacidad de almacenamiento de 1 TB. Su precio es muy bueno, 84,99 euros.

¿Por qué hemos elegido este componente? Porque tiene la capacidad de almacenamiento que necesitamos, utiliza memoria NAND Flash TLC, ofrece un alto nivel de rendimiento y tiene un precio muy ajustado. Es una opción redonda en valor calidad-precio.

Fuente de alimentación: Aerocool Lux 550W 80 Plus Bronze

fuente

Tenemos un equipo con unas necesidades de alimentación muy modestas, pero si queremos que este ofrezca bastantes posibilidades de ampliación sin tener que cambiar ningún componente es imprescindible acompañarlo de una fuente de alimentación mínimamente aceptable.

Esto nos obliga a gastar un poco más de dinero en la fuente de alimentación, pero tiene un lado positivo, y es que también disfrutaremos de las ventajas que ofrece una fuente más eficiente y fiable. En este caso, hemos elegido la Aerocool Lux 550W 80 Plus Bronze porque es económica y fiable, y porque con ella podremos ampliar en un futuro a una gráfica dedicada sin ningún problema.

¿Por qué hemos elegido este componente? Es fácil, porque esta fuente de alimentación tiene potencia más que suficiente para mantener el equipo que estamos montando, es fiable, económica (está rebajada a 30 euros) y además nos permitirá montar una tarjeta gráfica dedicada sin problemas, siempre que nos centremos en la gama media, obviamente. Así, por ejemplo, podríamos llegar a montar hasta una RTX 3060.

Chasis: Mars Gaming MCDUO Cristal Acrílico Negro

caja

Es una caja que ofrece un valor muy interesante en relación precio-prestaciones, y que ofrece además una buena calidad de construcción. Tiene además un diseño muy compacto con matices marcadamente angulosos que le permite quedar bien en cualquier escritorio, y cuenta con espacio más que suficiente para la configuración que queremos montar. Tampoco tendremos problemas si en un futuro queremos meter una gráfica dedicada.

Poco más podemos pedirle por los 28,99 euros que cuesta, ya que incluye además dos ventiladores frontales de 120 mm con iluminación RGB fija. No sería necesario, pero si queremos podemos añadir un tercer ventilador en la parte trasera.

¿Por qué hemos elegido este componente? Porque es un chasis que tiene las tres «b, bueno, bonito y barato». Es una de las mejores opciones que podemos encontrar dentro de su rango de precios, y como hemos dicho incluye dos ventiladores frontales con iluminación RGB.

Notas finales: Coste total, rendimiento y experiencia de uso

Valorant

El precio total de la configuración es, en el momento de realizar la guía y con todas las ofertas vigentes, de 472,95 euros. Por ese dinero tenemos un PC capaz de hacer que Windows 10 y Windows 11 «vuelen», ofrece una respuesta instantánea al abrir archivos y navegar por las diferentes opciones de ambos sistemas operativos, y puede abrir archivos y aplicaciones con enorme rapidez.

En juegos, el SSD marca una enorme diferencia y minimiza los tiempos de carga, y la CPU tiene garantizada una larga vida útil gracias a su arquitectura Zen 3 y a sus 6 núcleos y 12 hilos. Obvia decir que contar con 16 GB de memoria RAM a 3.600 MHz configurada en doble canal también es toda una garantía de longevidad, y permite que tanto la CPU como la GPU desarrollen todo su potencial.

Con la GPU integrada del Ryzen 5 5600G podemos jugar sin problemas a todos los juegos de la generación de PS3 y Xbox 360, y también podemos disfrutar de casi todos los títulos de la generación de Xbox One y PS4 sin problemas. Si utilizamos resoluciones 900p o 720p podemos mover incluso juegos exigentes con un nivel de calidad más que aceptable, mientras que en 1080p será necesario reducir la calidad a un nivel bajo para mantener una buena fluidez.

Para que os hagáis una idea de lo que puede dar de sí este equipo en juegos, os dejo una comparativa completa de rendimiento en varios títulos:

  • Dota 2 (DirectX11), 1080p y calidad máxima: medias estables de más de 60 FPS.
  • CS: GO en 1080p y calidad media: medias estables de más de 100 FPS.
  • Valorant en 1080p y calidad alta: medias estables de más de 130 FPS.
  • GTA V en 1080p con calidad media: medias estables de más de 70 FPS.
  • DOOM Eternal en 1080p con calidad baja: medias estables de más de 40 FPS.
  • The Witcher III en 1080p con calidad media-baja: medias estables de más de 30 FPS.
  • Metro Exodus en 1080p con calidad media-baja: medias estables de más de 30 FPS.
  • Cyberpunk 2077 en 1080p con calidad baja y FSR en modo calidad: medias estables de más de 30 FPS.
  • Resident Evil 2 Remake (DirectX 11) en 1080p con calidad baja y texturas en alto: medias de más de 40 FPS.
  • League of Legends en 1080p con calidad máxima: tasa muy variable, entre 100 y 150 FPS.

Si en un futuro necesitáis ampliar el equipo podréis hacerlo sin problema. Con la configuración base tendréis todo lo necesario para montar, por ejemplo, una GeForce RTX 3060, una Radeon RX 6600 o una Radeon RX 6600 XT. No tendrás que tocar nada, ya que el procesador es lo bastante potente como para garantizar que no tendrás ningún cuello de botella, la placa utiliza el estándar PCIe Gen4 x16 en la ranura dedicada a la gráfica, así que no tendrás problema con los modelos limitados a x8 o x4, y la fuente de alimentación dispone de potencia suficiente para mover esas tres tarjetas gráficas, y cuenta también con el conector necesario (uno de 8 pines).

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído