Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p

Publicado el
Radeon RX 6600

El pasado 13 de octubre AMD presentó la Radeon RX 6600, una tarjeta gráfica que se perfiló como un modelo de gama media dirigido, especialmente, a cubrir un importante vacío que llevamos arrastrando desde hace tiempo en dicha gama. En efecto, esta fue una renovación generacional necesaria, aunque por desgracia, tampoco ha podido escapar de la inflación que afecta actualmente al mercado, y su precio de venta se ha duplicado con respecto al valor recomendado que, os recuerdo, es de 339 euros.

Al momento de escribir este artículo, la Radeon RX 6600 más barata que pude encontrar costaba 596 euros, una cifra que la coloca en una posición mucho más «económica» que la GeForce RTX 3060 de NVIDIA, un modelo con el que compite directamente y cuyo precio recomendado es de 335 euros, aunque su precio de venta en el mercado actual se sitúa entre los 750 y los 950 euros, dependiendo del modelo que escojamos.

Radeon RX 6600

Qué os voy a contar que no sepáis ya. Los que nos leéis habitualmente estáis al corriente de los problemas que atraviesa el sector gráfico desde hace tiempo, y sabéis que la situación no solo no ha mejorado, sino que además podría ir a peor en los próximos meses. Esto hace que, al final, sea muy complicado decidir qué valor precio-prestaciones ofrece, realmente, una tarjeta gráfica, ya que esto dependerá del precio que tengamos en cuenta: el recomendado por el fabricante, o el precio real de mercado.

En mi caso lo tengo bastante claro, y como vengo haciendo en análisis anteriores, voy a mantenerme fiel a los principios que he ido siguiendo. Por ello, centraré el análisis de la Radeon RX 6600 alrededor de su precio de venta recomendado, y no tendré en cuenta esos precios absurdos que ha alcanzado a consecuencia de la inflación, y de la especulación.

Radeon RX 6600

Por una cuestión de agenda editorial, me vi obligado a retrasar el análisis de la Radeon RX 6600. Lo he tenido complicado porque estas fechas son muy intensas y vamos a tope, pero al final he podido ir aprovechando pequeños huecos para avanzar poco a poco, y hoy, por fin, lo he terminado y estoy listo para compartirlo con vosotros. Antes de empezar, quiero dar las gracias a AMD España por prestarnos una Radeon RX 6600. Ahora sí, vamos con el análisis. Poneos cómodos.

Radeon RX 6600, primer vistazo

El modelo que hemos recibido es el «Fighter» de PowerColor, uno de los más sencillos, y más económicos, que podemos encontrar actualmente en el mercado. Sin embargo, que sea sencillo y económico no quiere decir que presente una baja calidad de construcción.

Para poder ilustrar esta cuestión he creído necesario tomar algún punto como referencia, y para ello he incluido la imagen que encontraréis justo debajo de este párrafo, donde aparece la Radeon RX 6600 de PowerColor que hemos analizado, junto a una Radeon RX 460 de Sapphire, un modelo, este último, que fue todo un referente en su generación por su buen valor calidad-precio.

Radeon RX 6600

Fijaos en todos los detalles de ambas tarjetas gráficas, y especialmente en el sistema de refrigeración. La Radeon RX 6600 de PowerColor monta un sistema de refrigeración claramente superior, ya dispone de tres tuberías de cobre para acelerar, y mejorar, el reparto del calor en las aletas del radiador (frente a las dos del modelo de Sapphire). Dicho radiador también tiene almohadillas térmicas en zonas clave para refrigerar, de forma pasiva, los chips de memoria y el VRM, algo de lo que carece la Radeon RX 460.

Sé que esta comparativa utiliza dos tarjetas gráficas de generaciones diferentes, pero cumple con su objetivo a la perfección: mostraros que, incluso los diseños más económicos y ajustados de los modelos actuales superan, sin problema, a otros de generaciones anteriores que habríamos considerado, a simple vista, como mejores. Y sí, esto implica que un diseño sencillo y económico no siempre equivale a un diseño malo.

Radeon RX 6600

El radiador que monta la Radeon RX 6600, y sus dos ventiladores de 90 mm, son más que suficiente para mantener totalmente bajo control las temperaturas de trabajo de esta tarjeta gráfica, cuyo TBP es de 132 vatios. Como veremos más adelante, cuando vayamos profundizando en el análisis, este valor no equivale al consumo real de la tarjeta gráfica que, en todos los escenarios, ha acabado siendo inferior.

La Radeon RX 6600 de PowerColor es bastante compacta y ligera. Esto, unido a su bajo TBP, hace que integrar una placa metálica en la parte trasera sea algo innecesario y meramente estético. Dado que estamos ante un modelo que busca la sencillez, y el ahorro de costes para abaratar el precio, no nos sorprende que venga sin dicha placa. Obviamente no es un problema, pero es un detalle a tener en cuenta si somos de los que miramos mucho la estética y el diseño de los componentes.

Radeon RX 6600

Por lo demás, la Radeon RX 6600 Fighter de PowerColor viene sin iluminación LED RGB, y utiliza un único conector de alimentación adicional de ocho pines, que se encuentra situado en el lateral. En la parte posterior cuenta con una salida HDMI 2.1 y con tres conectores DisplayPort 1.4.

Radeon RX 6600: Especificaciones y arquitectura

  • Núcleo Navi 23 XL en 7 nm.
  • Arquitectura RDNA 2.
  • 1.792 shaders a 2.044 MHz-2.491 MHz, modo normal y turbo.
  • 28 unidades para acelerar trazado de rayos.
  • 112 unidades de texturizado.
  • 64 unidades de rasterizado.
  • 28 unidades para acelerar trazado de rayos.
  • Bus de 128 bits.
  • 32 MB de caché infinita.
  • 8 GB de GDDR6 a 14 GHz.
  • Potencia en FP32: 8,92 TFLOPs.
  • Ocupa dos ranuras de expansión.
  • Mide 20 centímetros de largo, así que cabe incluso en cajas pequeñas.
  • Necesita una fuente de alimentación de 500 vatios, y un conector de alimentación adicional de 8 pines.
  • TBP de 132 vatios.

Radeon RX 6600

La Radeon RX 6600 la GPU Navi 23 XL, un chip que está fabricado en el nodo de 7 nm de TSMC y que cuenta con todas las innovaciones de la arquitectura RDNA 2. Ya os ofrecimos una mirada a fondo sobre esta cuestión cuando analizamos la Radeon RX 6600 XT, así que no me voy a extender demasiado ya se, al final, es repetir cosas que ya hemos dicho.

Dado que la Radeon RX 6600 es una versión ligeramente recortada de la Radeon RX 6600 XT, todo lo que dijimos sobre aquella se puede trasladar directamente a esta, tanto en materia de tecnologías y de funciones avanzadas como de arquitectura. La Radeon RX 6600 es, por tanto, compatible con las tecnologías más avanzadas del sector, incluyendo DirectX 12 Ultimate, SAM y FSR de AMD, cuenta con hardware dedicado para acelerar trazado de rayos, y dispone de memoria caché infinita para multiplicar el ancho de banda.

La base de la Radeon RX 6600 es la unidad de computación. Bajo la arquitectura RDNA 2, cada unidad de computación equivale a una unidad de aceleración de trazado de rayos, y se divide en 64 shaders y cuatro unidades de textura. Sin embargo, cuando se afronta una carga de trabajo centrada en trazado de rayos, las unidades de textura no pueden trabajar de forma simultánea, ya que adoptan un diseño de recursos compartidos.

Radeon RX 6600

Por otro lado, hay que tener presente que, al trabajar con trazado de rayos, los núcleos dedicados  pueden acelerar las intersecciones rayo-triángulo y las delimitadoras de cuadro, las más exigentes y las que más recursos consumen, pero las intersecciones transversales BVH, que son un paso previo a aquellas, se siguen ejecutando en los shaders, con todo lo que ello supone. A esto debemos sumar que no pueden trabajar de forma asíncrona, así que deben esperar a los shaders para entrar en acción.

La Radeon RX 6600 tiene un diseño y unas especificaciones que confirman, de una manera muy clara, que está diseñada para jugar en 1080p de forma óptima. Su bus de 128 bits, y sus 32 MB de caché infinita son, en este sentido, toda una declaración de intenciones, y gracias a sus 8 GB de memoria gráfica no tendrá ningún problema para trabajar con calidades máximas en dicha resolución. Con esto no quiero decir que no sea un modelo capaz de mover juegos en 1440p, de hecho sí lo es, pero al subir el conteo de píxeles su menor ancho de banda, y el hecho de contar solo con 32 MB de caché infinita, le empieza a pasar factura.

Con todo, dado que la Radeon RX 6600 es compatible con FSR, el conocido reescalado espacial de AMD, tenemos un as bajo la manga para mejorar el rendimiento en juegos compatibles sin tener que hace demasiados sacrificios en calidad gráfica. No obstante, tened en cuenta que si nos movemos en 1440p y activamos el FSR lo ideal es no bajar del modo ultra calidad, ya que, de lo contrario, la pérdida de definición empezará a ser demasiado marcada.

Radeon RX 6600

La tecnología SAM, que permite al procesador acceder de forma directa a toda la memoria gráfica, también es otro valor a tener en cuenta, puesto que en algunos casos mejora el rendimiento considerablemente. Sin embargo, solo podremos utilizarla si acompañamos a la Radeon RX 6600 de un procesador Ryzen 3000 o superior (no puede ser una APU), y si contamos con una placa base B550 o X570. Es curioso que, en este caso, AMD sea más restrictiva que NVIDIA, ya que Resizable BAR funciona con placa base serie 400 de AMD, y con procesadores Intel Core de décima generación y superiores.

Como ya os habíamos contado en ocasiones anteriores, AMD ha sido capaz de aumentar en gran medida la relación de rendimiento por vatio con la arquitectura RDNA 2, y la Radeon RX 6600 es otro buen ejemplo, ya que a pesar de su TBP de apenas 132 vatios alcanza un pico de potencia en FP32 de 8,92 TFLOPs, y puede llegar a los 2.491 MHz en modo turbo.

Equipo de pruebas

Radeon RX 6600

Cuando jugamos en 1080p, el rendimiento dependerá en gran medida de la CPU utilizada. Para que la Radeon RX 6600 pueda desarrollar todo su potencial, hemos utilizado un equipo de última generación, equipado con los siguientes componentes:

  • Windows 11 como sistema operativo.
  • Procesador Intel Core i5-12600K.
  • Placa base Gigabyte Aorus Master Z690.
  • Memoria RAM Corsair VENGEANCE DDR5 a 4.400 MHz con latencias CL36 en doble canal (64 GB).
  • SSD Crucial SATA III de 480 GB.
  • SSD PCIE Gen4 x4 WD Black SN850 de 2 TB.
  • Tarjeta gráfica Radeon RX 6600 con 8 GB.
  • Sistema de refrigeración líquida Corsair iCUE H150i Elite LCD.
  • Fuente de alimentación Corsair RM1000x con certificación 80 Plus Oro de 1.000 vatios.

Con esta configuración no hemos podido activar SAM (Smart Access Memory), pero nos ha parecido más interesante utilizar esa plataforma para ver cómo afecta el alto IPC del Intel Core i5-12600K al rendimiento de la Radeon RX 6600. El director de orquesta ha sido Windows 11 porque este es el sistema operativo que mejor adaptado está al diseño híbrido que utiliza Alder Lake-S.

Para evitar posibles problemas de rendimiento, todo el análisis se llevó a cabo sobre una instalación limpia de Windows 11, ya que anteriormente habríamos hecho pruebas con una RTX 3080 Ti de NVIDIA.

Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización

Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Rasterización

En rasterización, la Radeon RX 6600 demuestra que es una solución bastante más potente que la Radeon RX 5600 XT. De media, os puedo confirmar que, partiendo de los resultados que he obtenido en mis pruebas, la Radeon RX 6600 está, en 1080p, en la liga de la Radeon RX 5700. Dicha tarjeta gráfica está casi al mismo nivel que una RTX 2070 de NVIDIA, así que está bastante claro en qué nivel posiciona lo nuevo de AMD.

¿Qué supone todo esto para el usuario? Pues muy sencillo, que la Radeon RX 6600 es capaz de ofrecer una experiencia totalmente óptima en 1080p, y que con ella podemos conseguir un rendimiento lo bastante bueno como para mantener 60 FPS estables con calidad máxima incluso en los juegos más exigentes, y peor optimizados, del mercado. No obstante, en algunos casos puede ser recomendable reducir un pelín la calidad gráfica para estabilizar por completo esos 60 FPS. Halo Infinite es el mejor ejemplo que podemos ver en este análisis.

Por contra, en juegos que tienen una buena optimización, como DOOM Eternal por ejemplo, tenemos un rendimiento tan bueno con la Radeon RX 6600 que podríamos aprovechar sin problemas un monitor con una alta tasa de refresco. Lo mismo ocurre con otros títulos como Resident Evil Village, por ejemplo, y con otros como Horizon Zero Dawn y Shadow of the Tomb Raider.

Queda claro que la Radeon RX 6600 es una tarjeta gráfica capaz de mover cualquier juego actual con todas las garantías en 1080p, ¿pero qué pasa si subimos la resolución a 1440p? Pues lo mismo que vimos cuando analizamos la Radeon RX 6600 XT, que se produce una reducción de rendimiento considerable.

Radeon RX 6600

Esto tiene una explicación, y está en la arquitectura que utiliza la Radeon RX 6600. Como anticipamos al hablar de sus especificaciones, la Radeon RX 6600 utiliza un bus de 128 bits y memoria GDDR6 a 14 GHz, lo que se traduce en un ancho de banda de 224 GB/s. Para mejorar la situación, AMD ha montado un total de 32 MB de caché infinita en la Radeon RX 6600. Esta memoria se utiliza para generar un pico de ancho de banda mucho mayor. En ella se almacenan elementos que no se mantienen estáticos durante mucho tiempo, como por ejemplo la iluminación y las sombras.

La idea es muy buena, y de hecho AMD ha demostrado que esa caché infinita puede funcionar de maravilla. Sin embargo, su eficacia depende de muchos factores, y entre los más importantes se encuentran la cantidad de memoria integrada y la resolución utilizada. Por ejemplo, la Radeon RX 6900 XT tiene 128 MB de caché infinita, mientras que la Radeon RX 6600 solo tiene 32 MB. Esto hace que la primera pueda ofrecer un mayor rendimiento con resoluciones superiores, mientras que la segunda empieza a tener limitaciones cuando pasamos de 1080p.

Es muy fácil de entender. En 1080p se utilizan menos píxeles que en 1440p, y por tanto el consumo de caché infinita es menor. A pesar de todo, hay que reconocer que la Radeon RX 6600 puede mover juegos actuales en calidad máxima y de forma fluida en 1440p. Los resultados que he obtenido en mis pruebas colocan a la Radeon RX 6600 ligeramente por debajo de la RX 5700 en 1440p, aunque la diferencia es mínima, y eso que esta utiliza un bus de 256 bits. He querido hacer esta comparación porque es importante para comprobar lo bien que funciona, a pesar de sus limitaciones, la caché infinita.

En conclusión, la Radeon RX 6600 marca un salto generacional claro, e importante, frente a la Radeon RX 5600 XT, especialmente en 1080p, y es una solución gráfica que nos permitirá jugar con fluidez tanto en 1080p como en 1440p, aunque es innegable que da lo mejor de sí cuando nos movemos en FullHD.

Rendimiento de la Radeon RX 6600 en juegos: Trazado de rayos

Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p 51 Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p 53 Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p 55 Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p 57 Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p 59

Decíamos, en el apartado anterior, que la Radeon RX 6600 supone un salto generacional claro frente a la Radeon RX 5600 XT, y cuando introducimos el trazado de rayos en la ecuación nos damos cuenta de que ese salto es más grande de lo que parecía a simple vista, y queda claro que la Radeon RX 6600 es una solución gráfica mucho más avanzada que la anterior.

Sé que, para algunos, el trazado de rayos es algo «secundario», pero como ya os he comentado en otras ocasiones, esta tecnología ha dejado de ser el futuro para convertirse en el presente. La lista de juegos compatibles con trazado de rayos es cada vez mayor, y esta tecnología ha demostrado que puede mejorar de forma drástica la calidad gráfica en los videojuegos, siempre que se implemente de forma adecuada. No obstante, también ha dejado claro que es muy exigente.

Uno de los avances más importantes que consiguió AMD con la arquitectura RDNA 2 fue, precisamente, la introducción de hardware especializado para acelerar trazado de rayos. La Radeon RX 6600 cuenta con ese hardware, mientras que la Radeon RX 5600 XT carece de él, una realidad que marca una enorme distancia entre ambas cuando dicha tecnología entra en juego. Para entenderlo de una manera sencilla, esto hace que la primera pueda mover juegos con trazado de rayos de forma fluida en la mayoría de los casos, siempre que nos mantengamos en 1080p, mientras que la Radeon RX 5600 XT es es incapaz de ofrecer un rendimiento aceptable cuando el trazado de rayos entra en juego.

Radeon RX 6600

Echando un vistazo al rendimiento que ofrece la Radeon RX 6600 en trazado de rayos, nos encontramos con una de cal y otra de arena. En DOOM Eternal, esta tarjeta gráfica es capaz de mantener una fluidez simplemente perfecta, y en Resident Evil Village el rendimiento también es muy bueno, aunque tenemos que recurrir al FSR. Esta tecnología, configurada en modo «ultra calidad», es capaz de mantener un buen nivel de detalle, y nos da ese extra de rendimiento que necesitamos para que los 60 FPS se mantengan de forma estable.

En otros títulos, como Control y Watch Dogs Legion, podemos conseguir medias de 30 FPS con trazado de rayos activo si reducimos un poco la calidad gráfica. Sin embargo, Cyberpunk 2077 con trazado de rayos en ultra es demasiado para la Radeon RX 6600, ya que esta solo consigue 17 FPS de media.

Si subimos la resolución a 1440p, y mantenemos el trazado de rayos activado, nos damos cuenta de que DOOM Eternal y Resident Evil Village siguen siendo perfectamente jugables, pero no el resto de títulos que hemos probado. Haciendo un balance medio de todo lo que hemos visto, podemos concluir que, en trazado de rayos, la Radeon RX 6600 queda, aproximadamente, al nivel de una RTX 2060.

Consumo, overclock y temperaturas

Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p 62

La Radeon RX 6600 XT ya destacó por tener un consumo muy bueno para el rendimiento que era capaz de ofrecer, y con la Radeon RX 6600 nos encontramos con una situación muy parecida. Esta tarjeta gráfica ofrece un rendimiento por vatio claramente superior a la Radeon RX 5600 XT, y también supera de forma clara, en este sentido a todos los modelos de la generación anterior. Esto no hace más que confirmar que AMD ha conseguido, con la arquitectura RDNA 2, una mejora enorme en términos de eficiencia.

Para que tengáis una referencia os recuerdo que la RX 5700, que es el modelo más cercano a la Radeon RX 6600, en términos de rendimiento bruto, de la generación anterior, ronda los 180 vatios de consumo en gaming, mientras que lo nuevo de AMD se sitúa en 124 vatios. Los números hablan por sí mismos, tenemos prácticamente el mismo rendimiento en rasterización pero con 56 vatios menos de consumo.

Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p 64

Por lo que respecta a las temperaturas, la Radeon RX 6600 Fighter de PowerColor tiene, como anticipamos, un diseño sencillo, pero funcional. Su sistema de refrigeración es muy silencioso, y los valores que registró en mis pruebas fueron muy buenos, sobre todo teniendo en cuenta que los ventiladores siempre trabajaban por debajo del 50%. En la gráfica adjunta podéis ver los resultados en reposo, bajo conocida prueba de estrés FurMark y la media registrada en juegos.

Radeon RX 6600, análisis: Un valor seguro en 1080p 66

Toca hablar ahora del overclock. Para poder overclockear la Radeon RX 6600 tenemos que superar el limitador de potencia y establecer, a través del software AMD Radeon, los valores de frecuencia que deseamos, es decir, el mínimo y el máximo. La tarjeta gráfica se moverá entre esos dos niveles que establezcamos, lo que significa que ajustará la velocidad en función de factores como el consumo, por ejemplo. Con esto quiero decir que si no aumentamos el umbral máximo de consumo, el overclock no tendrá un efecto real.

A sus frecuencias de stock, la Radeon RX 6600 Fighter de PowerColor se movió, en juegos, entre los 2.019 MHz y los 2.422 MHz. Podemos hacerle overclock sin problema, siempre teniendo en cuenta lo que hemos dicho en el párrafo anterior. En esta unidad, he podido aplicar un aumento de 200 MHz en la velocidad máxima en la GPU y de 150 MHz en la memoria (de 1.750 a 1.900 MHz, 15.200 MHz efectivos). La ganancia media de rendimiento, con esas subidas de frecuencia, fueron de casi un 7%.

Notas finales

Radeon RX 6600

La Radeon RX 6600 es una tarjeta gráfica que cumple con una de las grandes premisas que hemos visto en todos los saltos generacionales: ofrecer un rendimiento propio de la gama alta, o media-alta, de la generación anterior, pero a un precio propio de la gama media. Esto se cumple sin problema si partimos del precio recomendado de la Radeon RX 6600, ya que se sitúa en la franja de los 339 euros y rinde, como anticipamos, al nivel de una RX 5700.

Por desgracia, la Radeon RX 6600 tampoco ha podido escapar de la enorme inflación que afecta actualmente al sector gráfico, y esto ha hecho que su precio de venta en tiendas se haya duplicado. Con todo, la situación es tan mala que, curiosamente, hace que la Radeon RX 6600 sea una de las tarjetas gráficas más «económicas» que podemos encontrar, y por tanto una de las mejores opciones si necesitamos una tarjeta gráfica urgentemente, pero no queremos meternos en precios de cuatro cifras.

Su rendimiento entra, en general, dentro del nivel que esperaba. Es un poco menos potente que la RTX 3060, y su rendimiento en trazado de rayos no está al nivel de aquella, pero rinde muy bien en 1080p, es muy fresca y eficiente, y es capaz de ofrecer un rendimiento muy bueno con trazado de rayos en juegos como DOOM Eternal y Resident Evil Village. Todas estas claves hacen que sea una opción a tener en cuenta para ciertas configuraciones, y para determinados montajes.

Así, por ejemplo, si queremos actualizar un PC que tiene una fuente de alimentación de 450 vatios, y no estamos dispuestos a cambiar dicho componente, la Radeon RX 6600 sería una opción perfectamente viable ya que, como vimos, su consumo apenas supera los 120 vatios, incluso a plena carga. Por otro lado, tampoco necesitaremos un chasis enorme o con un gran flujo de aire para que funcione sin problemas, ya que registra unas temperaturas muy buenas.

Radeon RX 6600

El modelo que hemos probado, la Radeon RX 6600 Fighter de PowerColor, tiene un diseño modesto, pero mantiene una buena calidad de construcción, y ha demostrado que su sistema de refrigeración raya a un gran nivel, no solo porque mantiene bajo control las temperaturas de trabajo, sino además porque puede hacerlo sin que los ventiladores lleguen al 50% de velocidad de rotación.

Como su hermana mayor, la Radeon RX 6600 XT, la Radeon RX 6600 pierde bastante rendimiento en 1440p, y si la conectamos en una ranura PCIE Gen3 x16 se reducirá su ancho de banda, puesto que está diseñada para trabajar de forma óptima con ranuras PCIE Gen4 x8. Al conectarla a una interfaz Gen3 x16, solo trabajará en modo x8, algo que, en ciertos casos, reduce el rendimiento.

En general, mis conclusiones son muy parecidas a las que tuve con la Radeon RX 6600 XT. Creo que la Radeon RX 6600 es una buena opción para jugar en 1080p. Es cierto que no es la más potente, pero es una tarjeta gráfica a la última, y se coloca, además, como una de las soluciones más frescas y eficientes de su gama, y de su rango de precios.

Valoración final
8.4 NOTA
NOS GUSTA
Rendimiento en 1080p bajo rasterización.
Diseño sencillo pero efectivo.
Consumo.
Temperatura.
A MEJORAR
FSR.
Rendimiento en trazado de rayos.
Precio alto.
Pierde rendimiento bajo PCIE Gen3.
RESUMEN
La Radeon RX 6600 es una tarjeta gráfica que cumple con una de las grandes premisas que hemos visto en todos los saltos generacionales: ofrecer un rendimiento propio de la gama alta, o media-alta, de la generación anterior, pero a un precio propio de la gama media. Esto se cumple sin problema si partimos del precio recomendado de la Radeon RX 6600, ya que se sitúa en la franja de los 339 euros y rinde, como anticipamos, al nivel de una RX 5700. En general, mis conclusiones son muy parecidas a las que tuve con la Radeon RX 6600 XT. Creo que la Radeon RX 6600 es una buena opción para jugar en 1080p. Es cierto que no es la más potente, pero es una tarjeta gráfica a la última, y se coloca, además, como una de las soluciones más frescas y eficientes de su gama, y de su rango de precios.
Rendimiento8
Diseño y construcción8
Temperaturas9
Arquitectura9
Calidad / Precio8

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

6 comentarios
  • Benito Camelas

    Fua, excelente artículo! mejor que haya tardado un poco y que haya salido con tan buena calidad, me encanta como lo explicas bien claro y además aportas pruebas técnicas.

    Desde luego para mí nvidia no es una opción por sus pésimos drivers en linux, pero veo que aún cogiendo la gráfica amd más baja no sería mala opción… aun que apunto a una RX 6700M, la verdad es que prometen estas gráficas, ojalá salga pronto un portátil con un buen teclado de diseño sensato, ya tengo ganas de pasarme a una solución AMD/AMD, pero no pienso pagar 1xxx€ por un portátil con un teclado retuerce dedos, eso lo tengo claro xD

    Muy buen artículo!

  • Ivalice

    Genial análisis de otra gráfica que nunca tendré por no estar dispuesto a pagar estos ridículos sobreprecios.
    Al final me tendré que hacer aunque sea con una 1050ti de segunda mano para poder por lo menos jugar a algo de forma decente en 1080.
    Entre la escasez de materiales, la especulación, el minado, etc etc me veo jugando con mi antiguo PC y las consolas de las anterior gen por mucho tiempo.

  • LeoMessi

    Es mejor comprarse un portatil con grafica dedicada, esperar un tiempo y darse el capricho, tienes movilidad, posibilidad de expansion y gráfica para años para FullHD,
    Que no te engañen con el 4K. Solo para las TV grandes y el cine, en monitor como mucho QHd…

    Los juegos retro y no tan retro que nunca jugaste y que son muy interesantes es buen momento para hacerlo.
    Además los que son offline son los mejores ahora mismo, ya que incluso los puedes ejecutar en el PC, sin problema.

    A divertirse que es lo importate,
    Nada de agobiarse por una nextgen que nunca llega, ni RT ni DLSS ni 4K ni 144hz…
    El fullHD en monitor IPS y a jugar con buena calidad.
    Yo poseo una RX 570 y va de maravilla, nose como tanto hype por poca mejora y cara…

  • Sergio Izack

    Excelente análisis.
    La tarjeta me parece buena, pero está situación me pone mal… El sobreprecio es una cagada!
    Esperemos a los precios de las tarjetas Intel y las 3050 porque está 6600 está demasiado cara

  • Ivalice

    Yo tengo una Gtx 1050 de 2gb y si bien no puedo jugar a todo al máximo sí que puedo hacer funcionar bastantes títulos de forma decente en 1080p.
    Aparte de AAA juego a mucho indie, que me parecen títulos mucho mas frescos y divertidos que muchos juegos tan premiados.

  • LeoMessi

    Sin problema por 200€ puedes conseguir una de estas rx570 4gb y puedo jugar a todo con buena calidad en full HD siempre ajustando algunos parametros a bajo o medio pero siempre en FullHD y va de lujo, por ejemplo el RDR2 a 50, 60fps ajustando a medios bajos y se sigue viendo muy bonito el juego.
    Incluso la 1060 3g rinde peor que esta siendo mas cara. Te lo recomiendo si se te queda algo justa la tuya, pero vamos seguro que como bien dices te sirve para el uso que le das.
    Las de 6 y 8gb estan muy caras por el tema de la minería, son ahora las mas demandadas…
    Cuando sawuen las RTX 3050 y RX 6500 XT que llevarán, creo 4gb, si no hay problema de stock, no serán interesantes para minería y en teoría deberán costar 250€

Lo más leído