Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Kindle Scribe, análisis: el primer eReader de Amazon en el que puedes escribir

Publicado

el

Kindle Scribe, análisis: el primer eReader de Amazon en el que puedes escribir

El 19 de noviembre de 2007 Amazon presentó su primer Kindle, un lector de libros electrónicos que tras 15 años de vida, numerosas versiones y un gran éxito de ventas, por fin ya deja escribir en el modelo Kindle Scribe gracias al lápiz que lo acompaña.

El «desembarco» de Amazon en el negocio de los eReaders que permiten realizar todo tipo de anotaciones con un lápiz especial seguro que ha preocupado a Rakuten porque ya tiene en España competencia directa para su Kobo Elipsa, pero también se convierte en un duro competidor para reMarkable, que lleva varios años con un dispositivo (actualmente en su segunda versión) del que presumen haber vendido más de un millón de unidades.

La realidad es que el nuevo Kindle Scribe demuestra que un mercado que parecía muy limitado, sobre todo por el éxito comercial de los tablets Android y especialmente por los iPad de Apple (que en su modelo más clásico ya va por la décima generación), no es que vaya a vivir una «segunda juventud», es que es un «adolescente» con toda una vida por delante.

Amazon Kindle Scribe, análisis

Especificaciones del Amazon Kindle Scribe

Pantalla 10,2 pulgadas con tecnología Paperwhite y luz de lectura integrada
Resolución 300 ppp. Tecnología de fuentes optimizada y escala de grises de 16 tonos
Almacenamiento 16 GB / 32 GB / 64 GB
Formatos compatibles
Formato 8 Kindle (AZW3), Kindle (AZW), MOBI sin protección, PRC de forma nativa; PDF, DOCX, DOC, HTML, EPUB, TXT, RTF, JPEG, GIF, PNG, BMP por conversión. Formato de audio Audible (AAX).
Conectividad WiFi 802.11b/g/n. No admite conexión a redes WiFi ad-hoc. Bluetooth. USB-C
Batería Puede durar hasta 12 semanas en la función de lectura (depende de su uso). Para la función de escritura puede durar hasta 3 semanas (depende de su uso)
Dimensiones Kindle Scribe: 19,6 x 22,9 x 0,57 cm / Lápiz básico/premium: 16,1 x 0,84 cm
Peso 433 gramos (solo el Kindle Scribe) / Lápiz básico: 14,2 gramos / Lápiz premium: 15,1 gramos
Color Gris tungsteno
Contenido de la caja Kindle Scribe con lápiz básico o premium, cable de carga USB-C, 5 puntas de respuesto y una herramienta de recambio de puntas
Precio Modelo de 16 GB con lápiz básico: 369,99 euros. Modelo de 16 GB con lápiz premium: 399,99 euros

Amazon Kindle Scribe

La tinta electrónica como alternativa a los tablets

Vivimos en una época de hiperconexión consultando la pantalla de nuestro móvil, tablet o smartwatch cientos de veces al día por temor a perdernos algo importante. Con este comportamiento conseguimos pequeños «chutes» de dopamina que nos producen placer o nos hacen sentir más relajados, pero la realidad es que no somos capaces de concentrarnos, de realizar tareas productivas durante largos periodos de tiempo y por supuesto no nos relajamos en absoluto.

Las notificaciones se han convertido en pequeños dictadores de nuestro comportamiento, nos tienen bajo su control y solo buscan manternos expuestos a un bombardeo constante de dopamina, pero esta sobresaturación no tiene fin, tanto que hace tiempo que muchas personas han emprendido los llamados ayunos de dopamina o dopamine detox (buscad por este término por ejemplo en Amazon, os sorprenderá la de libros que se han escrito sobre él).

La solución tampoco pasa por anular las notificaciones, ya que salvo que se tenga una gran fuerza de voluntad seguiremos consultando las diferentes pantallas a las que estamos enganchados. Por este motivo, dispositivos de tinta electrónica como el Kindle Scribe, que no aceptan notificaciones (ni falta que les hace) y tampoco están pensados para navegar por Internet (a pesar de que tenga un navegador), consultar el correo electrónico, ver vídeos, subir contenidos a diferentes redes sociales o intercambiar mensajes vía Whatsapp son perfectos para concentrarnos cuando leemos, tomamos notas o estudiamos.

Análisis Amazon Kindle Scribe

Kindle Scribe, pantalla Paperwhite de 10,2 pulgadas

Todos los que hayáis disfrutado de una pantalla Paperwhite en alguno de los dispositivos Kindle de Amazon sabréis que destaca por su nitidez y por la posibilidad de leer a pleno sol y por supuesto bajo condiciones de poca o ninguna luz gracias a su iluminación frontal autorregulable. En este Kindle Scribe Amazon lleva esta pantalla Paperwhite a su máxima expresión con un tamaño de 10,2 pulgadas y 300 ppp, y sin lugar a dudas es, junto con la autonomía de su batería, lo mejor de este dispositivo.

Con un diseño de solo 5,7 mm de grosor y un peso de 433 gramos, el Kindle Scribe es tan ligero que parece que se te escapa de las manos, tanto que a pesar de que la unidad de prueba que nosotros hemos analizado no disponía de funda, considero que es altamente recomendable darse una vuelta por alguna de las opciones que están disponibles en Amazon y adquirir una (las hay con precios de 62,99 euros o 89,99 euros), ya que sería una pena que accidentalmente el Scribe pudiera sufrir una caída y romperse.

En cuanto a su diseño, la pantalla se gira automáticamente y por eso podremos leer cualquier ebook con la parte más ancha del borde apoyada en la mano izquierda, que en teoría es su colocación normal si tenemos en cuenta la «sonrisa» de Amazon de su parte trasera. Pero por supuesto, podemos situar esa parte más ancha en la mano derecha.

Y por qué cuento todo esto, porque si optamos por la primera forma de agarrar el Scribe, el botón de encendido queda ubicado en un sitio donde accidentalmente podemos apagar el dispositivo con bastante facilidad. Lo bueno es que tanto el encendido como el apagado del Scribe es muy rápido, pero molesta un poco estar metido de lleno en una interesante lectura y que sin querer apagues este eReader.

Como me ha pasado bastantes veces, he optado por leer con la parte ancha del borde en mi mano derecha, de manera que el botón de encendio queda ubicado en otro lugar menos «accesible» para tocarlo sin querer. No lo he probado con su funda e igual una funda soluciona este problema, pero creo que por parte de los diseñadores de Amazon habría sido mejor situar el botón de encendido en la parte superior.

Análisis Kindle Scribe

Dos lápices, un mismo propósito

Por primera ver, Amazon presenta un Kindle que permite usar un lápiz para realizar anotaciones directamente en su pantalla. Como podéis ver en la tabla de especificaciones de más arriba, Amazon comercializa dos opciones de lápiz, el basico, que si acompaña al modelo de 16 GB tiene un precio final de 369,99 euros, y el premium, que eleva esta cantidad hasta los 399,99 euros.

La única diferencia entre los dos es que el modelo premium cuenta con un borrador (en su parte superior) y un botón de acción rápida que se puede configurar para cambiar fácilmente entre diferentes opciones de escritura como son lápiz, rotulador u otras.

He probado el lápiz premium y la verdad es que es muy cómodo usar el borrador al estilo de los clásicos lápices de grafito, pero también he leído que los usuarios que tienen el modelo básico se las apañan bastante bien. Son 30 euros de diferencia a tener en cuenta en nuestro presupuesto final.

Lo mejor de este lápiz es que sea acopla magnéticamente en uno de los lados del Scribe y que no hay que hacer nada especial para trabajar con él, ni configurarlo ni cargarlo, funciona desde el primer momento y como mucho tendremos que sustituir la punta (se entrega con cinco puntas de repuesto) si se nos ha dañado.

Análisis Amazon Kindle Scribe

La sensación al escribir con el lápiz sobre la pantalla del Scribe es bastante buena, y aquí es donde entramos en el meollo de la cuestión: para qué nos sirve el lápiz del Scribe. Para empezar, el nuevo Kindle permite (como en otros modelos) ajustar el tamaño de la fuente, el interlineado y el ancho de los márgenes para facilitar la lectura, pero si mantenemos pulsado con el lápiz con la opción subrayado sobre una frase o palabra y luego seleccionamos «Nota»,  podremos añadir una nota de texto (con el teclado que aparece en la parte inferior de la pantalla) o una nota manuscrita (con el lápiz).

También es posible usar la opción de notas digitales directamente desde la barra de herramientas de escritura y añadir una nota digital en cualquier lugar de la página del ebook que estemos leyendo sin necesidad de subrayar texto.

Al pulsar en la parte superior de la página accederemos a la barra de navegación desde la que podremos abrir la vista de las notas que hemos tomado en ese ebook, incluidas las notas de texto, los subrayados y las notas escritas a mano. Además, podremos exportar una copia en PDF de las anotaciones y enviarla por correo electrónico (mediante la opción «Compartir»).

Usando la funcionalidad «Enviar a Kindle» es sencillo importar documentos personales al Scribe (como un Word o un PDF). En el caso de los Word podremos añadir notas digitales tal como hemos comentado con los ebooks un poco más arriba, pero si es un PDF, además de «pellizcar» para ampliar y leer contenido, en la barra de herramientas del lápiz podremos seleccionar aquella que nos permita escribir notas a mano en los márgenes, o rodear y subrayar palabras, así como resaltar pasajes.

Hay que tener claro que Kindle Scribe no es compatible con la escritura directa sobre documentos PDF cargados directamente por USB-C o enviados a nuestra biblioteca antes del 11 de noviembre de 2022. Además, la funcionalidad de toma de notas no está disponible para revistas, mangas, cómics, novelas gráficas o periódicos, que por otra parte se ven perfectamente en la pantalla del Scribe, pero obviamente en escala de grises.

Pero aquí no acaban las posibilidades del lápiz. El Kindle Scribe incluye lo que llama «Cuadernos», que son una serie de plantillas (hay un total de 18) para escribir de manera manuscrita. Entre estas plantillas encontramos modelos que simulan un calendario, hojas en blanco, cuadrículas, listas, tipo apuntes, etc. Todos estos cuadernos podremos organizarlos en carpetas.

Análisis Kindle Scribe

Conclusiones

El Kindle Scribe es un dispositivo pensado para aquellas personas que necesitan concentrarse en el estudio y la lectura de libros y documentos en formato electrónico, pero además valoran positivamente la posibilidad de realizar notas manuscritas en ellos y también quieren tomar apuntes, crear listas o plasmar bocetos de sus ideas gracias al lápiz que incluye (ya sea el básico o el premium).

Todo esto se podría hacer en un tablet, pero ya hemos comentado que hay muchos usuarios que para disfrutar de la lectura o tomar notas de sus reuniones prefieren moverse en un mundo ajeno a las distracciones que suponen las notificaciones, el whatsapp, el correo electrónico o los vídeos de YouTube.

Por este motivo, la comparación entre un eReader de tinta electrónica como el Kindle Scribe y un iPad, por ejemplo, no es equitativa, es decir, no son comparables, ya que salvo en la autonomía de la batería, los iPad ganan por goleada en funcionalidades.

Hablando de la batería, he dejado a propósito para la conclusión el hecho de que puede durar hasta 12 semanas con una sola carga tomando como referencia un hábito de lectura de media hora al día con la conexión inalámbrica desconectada y el brillo de la luz definido al nivel 13. En cuanto a la función de escritura, la batería puede durar hasta tres semanas con una sola carga, tomando como referencia un hábito de escritura de media hora al día con la conexión inalámbrica desconectada y el brillo de la luz definido al nivel 13.

Está claro que todo dependerá de los hábitos de cada persona, pero lo que es indudable, y a la experiencia me remito, es que con un dispositivo como el Scribe te olvidas de la tiranía de tener que conectar a la corriente el iPad cada dos o tres días. Además, si dispones de un adaptador de corriente USB-C de 9 vatios, en menos de dos horas y media lo tendrás totalmente cargado.

Pero no todo es perfecto en el Kindle Scribe, da la sensación de que esta primera versión tiene muchas cosas que mejorar y lamentablemente su precio es demasiado elevado para lo que es capaz de ofrecer en estos momentos, y más cuando considero imprescindible adquirir una funda para que lo proteja.

Los propios de Amazon dicen que el Kindle Scribe contará con actualizaciones de software periódicas y gratuitas que incluirán nuevas funcionalidades, como añadir más herramientas de escritura (por ejemplo nuevos tipos de pinceles), funcionalidades para copiar y pegar (increíble que todavía no sea posible), nuevas opciones en la organización de cuadernos o la posibilidad de enviar documentos al Kindle Scribe directamente desde Word.

Además, y para que quede claro porque hay muchas personas que me consta se lo preguntan, este dispositivo no reconoce los caracteres escritos, aunque la letra fuera perfecta, no tiene esa función y todas las notas manuscritas que tomemos así quedarán, no hay posibilidad de pasarlas a un formato tipo Text o Word.

Valoración Final
8.2 NOTA
NOS GUSTA

Pantalla Paperwhite
Duración de la batería
A MEJORAR

Las funcionalidades del lápiz están limitadas
Carece de la opción de cortar y pegar
La sincronización de documentos está desfasada
RESUMEN
El Kindle Scribe es el primer eReader de Amazon que además de permitir leer comodamente todo tipo de libros y documentos electrónicos en su pantalla Paperwhite de 10,2 pulgadas, admite hacer anotaciones manuscritas gracias al uso de su lápiz.
Diseño y calidad de construcción8
Pantalla8.5
Rendimiento8
Autonomía9.5
Calidad/Precio7

Lo más leído