Los gigantes tecnológicos respaldan a Apple: nada de romper el cifrado

Los gigantes tecnológicos respaldan a Apple: nada de romper el cifrado
18 de febrero, 2016

Continúa el debate en torno al cifrado en dispositivos electrónicos que ayer reavivara una jueza federal ordenando a Apple lo imposible: “facilitar” el acceso a un iPhone cifrado. La compañía se negó públicamente con una carta abierta firmada por Tim Cook, aunque aún tiene que hacerlo legalmente, recurriendo; y a la espera de respuesta judicial queda la historia, por lo que este no va a ser ni mucho menos el capítulo final.

En las horas que han pasado otras voces en las altas esferas tecnológicas se han unido a la del CEO de Apple, pidiendo abrir el debate pero negando la máxima, que es a lo que en última instancia aspiran las autoridades del país. En este sentido la declaráción más esperada era la de Google y su CEO, Sundar Pichai, salía al paso en Twitter alineándose con la postura de su homólogo. También el CEO de WhatsApp ha respaldado a Cook. No obstante, nada de esto es de extrañar: a falta de que se pronuncien más actores, no sería la primera vez que las grandes tecnológicas hacen piña en esta materia.

El Gobierno estadounidense también ha vertido declaraciones a la prensa. El director de la NSA ha dicho que de no haber cifrado los ataques de París “no habrían ocurrido“. Y por su parte la Casa Blanca habla de prioridad nacional y de hacer excepciones, pues se trata de acceder “solo a un teléfono”, no de “crear una nueva puerta trasera en sus productos”. Nótese lo de nueva, porque así es como transcriben en Reuters las palabras oficiales (lo tomaremos como un desliz).

Entonces, ¿se pide la vulneración del sistema de cifrado sí o no? Lo que se pide en concreto es: deshabilitar o vulnerar la función de autoborrado de los datos cuando se ha introducido erróneamente la contraseña repetidas veces; eliminar la restricción temporal de intentos de identificación; permitir la utilización de métodos alternativos para probar contraseñas, por ejemplo mediante protocolos inalámbricos o un puerto del dispositivo.

Todas las medidas van en la dirección de intentar romper la contraseña a base de fuerza bruta, probando combinaciones de manera automática y eficiente sin que el dispositivo se borre o bloquee. Es decir, le están pidiendo a Apple vulnerar sus propia seguridad, o lo que es lo mismo, “crear una nueva puerta trasera en sus productos”. No en el cifrado explícitamente, pero sí en la estructura de su seguridad.

En referencia a la petición explicaba Tim Cook que “el Gobierno sugiere que solo se usaría una vez, en un teléfono. Pero eso no es cierto. Una vez creada, la técnica podría ser utilizada una y otra vez, en cualquier número de dispositivos“. Y añadía: “el Gobierno está pidiendo a Apple hackear a nuestros propios usuarios“.

  • Share This