Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Las joyas que deja Wii

Publicado el

Wii

El lanzamiento de Wii U está a la vuelta de la esquina -el 30 de noviembre-, y mientras los ‘nintenderos’ se frotan las manos ante la nueva generación, el resto permanece expectante. ¿Se repetirá el éxito? No se sabe. Lo que sí parece trasmitir el sentir general es que su antecesora, que ya lleva un buen tiempo de capa caída, está a punto de recibir la extremaunción.

Ese es precisamente el leitmotiv de este artículo, rendir homenaje a una consola que apura sus últimos cartuchos, pero que todavía puede ofrecer mucha diversión. De hecho, la más que previsible rebaja que tendrá estas Navidades hace de Wii toda una tentación.

Wii va a pasar a la historia del ocio electrónico por muchas cosas, y es que su lanzamiento en 2006 supuso la resurrección de Nintendo en la sobremesa y un punto de inflexión en la industria del videojuego, introduciendo una nueva forma de jugar y generando beneficios desde el primer día gracias a un hardware muy modesto que no podía competir con las alternativas de Sony y Microsoft.

En la región de los claroscuros, Wii se quedará posiblemente con el sambenito de ser una consola enfocada en el público casual, familiar, alejada de los ‘jugones’ de toda la vida. Una afirmación que no se corresponde estrictamente con la realidad.

wiifamily

Es cierto que la inferioridad técnica de Wii respecto a Xbox 360 o PlayStation 3 le han hecho perder muchos de los grandes títulos third party de la actual generación; o que se haya sobreexplotado el tirón de los juegos sociales, llenando de morralla las estanterías de las tiendas (algo que también padeció PlayStation 2; es un castigo implícito por ser la más comprada), no es del gusto de muchos.

Pero también es cierto que las joyas que ha dejado la consola de Nintendo tras de sí, muchas exclusivas, están al nivel de exigencia del jugador más selecto… Sí, a pesar de sus gráficos. Para demostrarlo, en MuyComputer le dedicamos este artículo especial a Wii y a sus mejores juegos, que desgranamos a continuación por géneros.

Si eres de los que se compró la consola por uno o dos juegos y ya no recuerdas cuánto tiempo lleva acumulando polvo en un cajón; si no has llegado a caer en las redes de Wii, pero te tienta hacerlo por algún título en concreto; si, simplemente, te apetece descubrir las joyas que deja Wii…

Un apunte antes de comenzar: la mayoría de vídeos a continuación tienen una calidad bastante mejorable que no hace justicia a lo que se puede apreciar jugando con la consola (pasa con todas, pero conviene avisar).

Plataformas

Si hay un género clásico en el que Nintendo sigue imbatida, es el de las plataformas. Lo han confirmado con Super Mario Galaxy 1 y 2, dos obras maestras indiscutibles, preciosas y complejas, pero sobre todo muy entretenidas (respectivamente, el primer y tercer mejor juego de la historia según la crítica). Si te gustan las plataformas en 3D, el Mario de siempre lo hace como nunca.

Mas no todo es Mario, y por ejemplo el reencuentro con Kirby en Kirby’s Adventure y Kirby’s Epic Yarn fue realmente refrescante. Como lo fue Epic Mickey, cuya segunda parte llegará este mes. También de Blob 1 y 2 tuvieron su momento, uno original, marchoso y muy colorido (aunque ya visto en otros sistemas).

Si por el contrario se busca disfrutar con las plataformas de vista lateral de toda la vida, hay nombres propios a destacar, aunque se tiene que volver a citar al famoso fontanero, que se destapa con un New Super Mario Bros. de bandera, por vez primera con multijugador real. Y su segunda parte, claro.

Uno de los antagonistas de Mario, el «pedorro» Wario, deja una muestra de buen hacer y calidez visual en Wario Land The Shake Dimension, muy recomendado. Y como no hay dos sin tres, Donkey Kong Country Returns es simplemente genial.

Acción

La otra cara de la moneda. Wii desde luego no puede presumir del catálogo de sus competidoras, y aun así mantiene el tipo con un puñado de títulos muy interesantes, como Call of Duty: Modern Warfare Reflex y Call of Duty: Modern Warfare 3, que adoleciendo del nivel gráfico de las consolas HD, sorprenden con una jugabilidad diferente, novedosa e intuitiva.

Pero hablemos mejor de títulos originales y exclusivos, dos adjetivos que le van como anillo al dedo a No More Heroes 1 y 2, antes de su salto a la competencia. A medio camino entre GTA y algo raro, el título de Grasshopper no ha dejado indiferente a nadie.

Hay más juegos con estilo propio en este saco: Sin and Punishment: Star Successor, MadWorld o Muramasa: The Demon Blade son tres ejemplos de cómo no se necesita un hardware de primera para conseguir resultados. En una onda más mainstream, Resident Evil: The Umbrella Chronicles y su continuación son curiosos (de los pocos shooter sobre raíles que se podrían recomendar a alguien ajeno a este subgénero).

Los seguidores de la acción en primera persona encontrarán también notables excepciones a la regla -la de hacer ‘cutreports’ de PS2 a Wii- en la forma de Metroid Prime 3: Corruption, Red Steel 2 y The Conduit 1 y 2.

Aunque hay remakes que valen al pena, como GoldenEye 007, Resident Evil 4: Wii Edition y, por supuesto, ese diamante llamado Metroid Prime Trilogy (incluye Metroid Prime 3: Corruption), que reúne la obra de Retro Studios para con la franquicia espacial en una edición imperdible (ante lo hecho por Retro Studios, no hay Metroid: Other M que valga).

Aventura/RPG

Aventura y rol. Dos géneros que siempre han casado muy bien, en los que Nintendo vuelve a brillar con luz propia. Primero, con The Legend of Zelda: Twilight Princess, a pesar de ser un desarrollo de Game Cube adaptado a Wii; segundo, con The Legend of Zelda: Skyward Sword. ¡Qué podemos decir que no se haya dicho ya de la saga Zelda!

Pero hay vida más allá de Hyrule, como demostró Monster Hunter Tri e incluso una conversión muy adecuada como fue la de Okami. Sin embargo, el canto del cisne lo dio Xenoblade Chronicles, con un aire igual pero diferente (tienes que jugarlo para comprenderlo).

En el apartado más ‘rolero’ clásico -en consolas- Fire Emblem: Radiant Dawn puede entretenerte durante muchas horas, y The Last Story es precisamente eso, la última historia de calidad de este género que se ha lanzado para Wii. La penúltima, más bien.

Lo último de peso que se espera -además se compartirá el título con Wii U- es Dragon Quest X, del que ya disfrutan en Japón. Aunque hay que advertir que la veterana franquicia se ha transformado en una suerte de MMORPG.

Deportes y lucha

En dos géneros en los que caben tanto tipo de juegos nos vamos directamente a por lo mejor de lo mejor, y lo mejor en diversión es sin duda Mario Kart Wii, empañado tan solo por un apartado gráfico que se quedó corto. Por lo demás se trata de uno de los imperdibles de Wii (y atención con su modo online, el más acertado de la consola).

De deportes propiamente hay muchos títulos multiplataforma para jugar al uso, pero si por algo destaca Wii es por haber implantado el movimiento como método. Así, más que de deportes, de hacer deporte es de lo que van alguno de los juegos más interesantes, desde el primigenio Wii Sports a su segunda parte, Wii Sports Resort, EA Sports Active y por supuesto, Wii Fit y Wii Fit Plus (¿te acordabas de Wii Fit?).

En cambio, si quieres deporte con algo más de diversión, que no se te pase Mario y Sonic en los juegos olímpicos (también juegos de invierno) o Punch-Out!!, todo un puntazo que además enlaza con el apartado de lucha y otro de los grandes de esta generación así como desarrollo de la casa, el completísimo Super Smash Bros. Brawl. Lo contrario a Mario Kart Wii: gráficos sensacionales que exprimían la consola y un modo online deficiente.

Para terminar con ‘más palos’, Tatsunoko vs. Capcom: Ultimate All-Stars es una mezcla arriesgada pero de resultado seguro. Si te van los juegos tipo Street Fighter, encontrarás eso y algo más.

Social/Para toda la familia

¿Social o casual? Tanto monta. Lo importante es que Wii, con una infraestructura de juego en línea incapaz de competir con Xbox y PlayStation, ha socializado las videoconsolas hasta donde nunca antes se había llegado. Hacer ejercicio y jugar en grupo han definido a Wii durante bastante tiempo. Por eso mismo es difícil elegir juegos a recomendar en este apartado, porque hay mucho donde elegir, y sobre todo mucha, mucha mediocridad (en contraste a lo visto hasta ahora, y es que siempre hay que quitarle la primera capa a la cebolla).

El último gran éxito ha sido el Just Dance de Ubisoft, pero si lo tuyo no es el baile, tal vez lo sea la guitarra. En ese caso la opción es Guitar Hero III: Legends of Rock. Para jugar en familia, sin embargo, Wii Party es más adecuado. O Mario Party 8, si eres incondicional de los personajes de Nintendo. O Big Brain Academy, si quieres ‘darle al coco’.

Este apartado sufre del mismo mal que el de los deportes de hacer deporte: por haber, hay de todo. Lo que te esperas -juegos de mesa, concursos…- y lo que no, así que cuidado con lo que compras. Hay demasiado título nefasto del tipo «cuida tu poni» que empobrece mucho el panorama de los juegos sociales… o casuales.

Miscelánea exclusiva de pequeños grandes juegos

Para ir terminando con este repaso a la ‘juegoteca’ más ilustre de Wii, nos dejamos de géneros. Y es que hay juegos que no encajan bien en ninguna categoría (al menos, no en las que ya hemos dado cuenta, o no del todo). Es por ello que vamos al grano, a por las exclusividades de Wii que aún no han sido mencionadas. Nos olvidamos, pues, de títulos como World of Goo, And Yet it Moves y un largo etcétera.

Si hablamos de puzzles, Zack & Wiki: Quest for Barbaros’ Treasure es pintoresco a la par de curioso. Muy recomendado, a no ser que su estética manga e infantil te eche para atrás. Te perderías un gran juego, lo mismo que si dejases escapar Little King’s Story, una pequeña delicia con una magia que la adaptación a las consolas de alta definición no ha podido conservar.

Como colofón a la «experiencia Wii» es obligatorio hacer referencia a la consola virtual, donde los clásicos más memorables de las consolas de Nintendo se pueden descargar previo pago: NES, Super Nintendo, Nintendo 64, pero también Sega Master System, Sega Mega Drive, Neo-Geo y TurboGrafx-16, así como Commodore 64 y MSX. Todas las anteriores plataformas tienen representación a través de sus mejores títulos (para jugarlos necesitarás un mando clásico o de Game Cube).

A pesar de ello, la consola virtual de Wii ha dejado un reguero de juegos hechos ex profeso para Wiimote, como no podía ser de otra manera. Lost Winds 1 y 2 (plataformas),  Swords & Soldiers (estrategia en tiempo real…¡en 2D!), Zombie Panic in Wonderland (acción) e incluso las nuevas entregas de series como Mega Man o Castlevania son los mejores ejemplos de WiiWare.

Y así terminamos este especial sobre Wii y las pequeñas y grandes joyas que la consola deja en un recorrido que, conviene recordar, todavía no ha terminado. Por supuesto, a los fans de «la blanquita de Nintendo» decirles que sabemos que se han quedado fuera del texto muchos juegos interesantes, pero con lo visto, ¿no es suficiente?. Ahora estamos en un punto y seguido que continuará escribiendo Wii U.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

Lo más leído