Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

El servicio de correo cifrado Lavaboom cierra antes de abrir

Publicado el
lavaboom

Lanzado hace aproximadamente un año como beta cerrada solo accesible mediante invitación, el servicio de correo electrónico privado Lavaboom dejará de existir la semana que viene, dando el tiempo justo a los usuarios para exportar toda su información. La razón, bancarrota.

La historia la cuentan al completo en TechCrunch y no tiene desperdicio. en un intento de ordenarla y resumirla para el lector que no esté al tanto, comenzaremos por el principio: 2013. El verano de ese año marcó un antes y un después en Internet tras las revelaciones de Edward Snowden, pero el otoño que le siguió fue aún peor y en Estados Unidos cerraron varios servicios de correo electrónico cifrado por presiones de las autoridades; el más «popular», Lavabit, utilizado por el propio Snowden para comunicarse con periodistas.

Así, la idea de ofrecer servicios de correo electrónico que protegen la privacidad (si te pierdes en algún punto, acude a este enlace) con criterios como servidores en Europa, potente cifrado local en el lado del cliente, software Open Source y facilidad de uso, se extendió. Entre otros y con reminiscencias al pasado más inmediato al menos en el nombre, surgió Lavaboom. A partir de aquí la historia se difumina, pues los protagonistas que le han dado voz son el cofundador y CEO Felix Müller-Irion y Piotr Zduniak, el ingeniero que creó el sistema de cifrado; y únicamente coinciden en el tema de la quiebra.

Se sabe que en su año de vida Lavaboom consiguió hasta 280.000 euros de un inversor que no ha sido identificado. Además, el proyecto lanzó una campaña de corwdfunding en Indiegogo en mayo, es de suponer una vez visto el desenlace, a la desesperada. Fracasaron. De los 100.000 dólares que esperaban recoger poco más de la décima parte les cayó. Un detalle a resaltar es que a campaña fue «flexible», lo que significa que se quedaron con todo el dinero, aunque no alcanzaron la meta.

Problemas económicos aparte, Lavaboom seguía su curso y se anunciaba como «un correo seguro para todo el mundo», el primero en acatar el modelo de arquitectura de software zero-knowledge -cero conocimiento en lo que a los datos del usuario se refiere- popularizado por el servicio de almacenamiento de archivos en la nube SpiderOak. Pero no para cualquiera: solo se podía acceder con invitación, por lo que realmente nunca llegó a estar abierto al público.

No obstante, Lavaboom cuenta con unos 12.000 usuarios registrados, que no activos, siendo imposible recabar tal cifra de acuerdo al tipo de servicio -el zero-knowledge mencionado. «Lo que podemos medir es la salida de mensajes a través de nuestro sistema, que es de alrededor de 1,5 por segundo«, señala el CEO Müller-Irion. Hasta la semana que viene, claro, cuando Lavaboom cese su actividad al no lograr viabilidad económica.

El ocaso se supo unos días atrás, cuando el ingeniero Piotr Zduniak, ya exempleado de la firma, respondió a una pregunta en Reddit sobre Lavaboom. Y ayer fue confirmado por Müller-Irion. Y los cruces de declaraciones afloraron. El primero acusa a la dirección del proyecto de malgastar los recursos en personal que no lo valía y de no gestionar de manera apropiada. «Para ser honesto, Lavaboom tuvo un montón de dinero, pero no se usó correctamente«, afirma.

Piotr Zduniak fue despedido de Lavaboom, según Müller-Irion, porque se vieron obligados a recortar gastos, incluyendo a desarrolladores freelance como Zduniak; según éste, fue debido a que descubrieron un proyecto que pretende publicar como software Open Source que itera y mejora lo que es Lavaboom, el cual ya es Open Source en su mayor parte.

Y más declaraciones, que alcanzan un nivel surrealista: Müller-Irion sostiene que Zduniak es un niño de dieciséis años con el que ni siquiera podían contactar en horario laboral porque estaba en el colegio… A lo que Zduniak replica que tenía dieciséis años cuando comenzó a colaborar con Lavaboom, pero que lleva programando desde los ocho. Ergo, un chaval de dieciséis años -dicho con todo el respeto, queda demostrado que es un crack– era uno de los desarrolladores clave en esta empresa alemana con truncadas aspiraciones universales. El CEO y cofundador Felix Müller-Irion admite que Zduniak era el único con el suficiente conocimiento de las tripas del servicio, pero no que lo echaran por la bifurcación que había emprendido. Asimismo indica que tenían dos inversores interesados en Lavaboom, pero que desaparecieron una vez se propagaron los rumores de la situación financiera en la que se encontraban.

«No voy a comprometer los datos de los usuarios. Hasta el momento no habíamos tenido ninguna solicitud para entregar cualquiera de nuestros inútiles datos de usuario. Dado no quiero correr el riesgo y la situación financiera que estamos he optado por declararnos insolventes«, comenta Müller-Irion en referencia a una investigación penal en curso que involucra a Lavaboom y en la que también se apoya para justificar el cierre (¿pero los datos que pueden aportar no son inútiles?). «No creo que quiera volver a montar una empresa de seguridad otra vez. Es muy duro y necesita un montón de dinero para conseguir despegar antes de poder obtener un retorno de la inversión«, concluye.

Los restos de Lavaboom permanecerán en GitHub como Open Source.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

Lo más leído