Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

El escándalo Volkswagen, ahora en televisores

Publicado

el

Samsung ha negado que realice «trampas» a base de software para engañar a las pruebas de certificación de eficiencia energética de televisores.

El anuncio de Samsung llega después que The Guardian avanzara un informe financiado por la UE realizado por una firma independiente. El mismo encontró variaciones significativas de consumo energético en el uso real frente al obtenido en las pruebas de certificación.

El informe lo achaca a un software de «iluminación en movimiento» que permite atenuar el brillo y otros valores. Samsung explica que «no se trata de ningún dispositivo manipulador o de algún tipo de trampa porque es una característica que no solo se activa durante las pruebas de certificación sino que funciona de serie en sus televisores, tanto en el laboratorio como en el hogar, como medio de ahorro de energía que nos ayuda a reducir nuestro impacto ambiental.»

Sin embargo, ComplianTV (autor del estudio) no encontró esa reducción de energía en las pruebas de uso real y sí en las pruebas de certificación. El informe aún no es público por lo que debemos ser prudentes con sus resultados. Un informe de la Agencia Sueca de Energía a la Comisión Europea afirma que sus probadores han encontrado televisores que reconocen las pruebas y ajustan la potencia de salida en consecuencia para salvar la normativa.

La Comisión Europea ya ha dicho que investigará las denuncias de trampas en las pruebas y se ha comprometido a endurecer la normativa de eficiencia energética para prohibir el uso de los llamados «dispositivos de desactivación» en televisores u otros productos de consumo, después que varios estados de la UE plantearan preocupaciones similares.

No te creas que las trampas de Volkswagen en emisiones se va a acabar en el gigante alemán y en el mundo del motor. Esto es más viejo que el comer y a raíz del escándalo van a salir a la luz lo que es conocido en toda la industria: Determinados valores (especialmente relacionados con el consumo energético) siempre son mejores en las pruebas de certificación que el mundo real. ¿Casualidad?

Y no solo en consumo, también en rendimiento. ¿Recuerdas el caso de «optimización» secreta de tarjetas gráficas para obtener valores estratosféricos en los benchmark que -curiosamente- ningún usuario alcanzábamos en el mundo real?

Lo más leído