Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Un WhatsApp vs Telegram muy relativo

Publicado el
whatsapp vs telegram

Hay un montón de aplicaciones de mensajería instantánea ahí fuera, y sin embargo son pocas las que acostumbran a captar la atención de los medios de manera habitual. La razón puede ser precisamente esa: hay tantas que el tema aburre, y salvo noticias puntuales son las dos o tres más populares las que se llevan el gato al agua. Lo curioso es que entre esas dos o tres tienda a colarse Telegram, cuando ni siquiera se cuenta entre las más utilizadas. ¿Por qué, entonces, un WhatsApp vs Telegram y no otra combinación? Porque, de un tiempo a esta parte, es también la confrontación más socorrida.

Si el interés se centrase únicamente en la base de usuarios de cada aplicación, la historia sería distinta. WhatsApp comenzó el año superando los 1.000 millones de usuarios; hace apenas unas semanas Facebook Messenger celebraba los 900 millones; a mediados del año pasado se conocía que Viber, otra seguidora de la senda del cifrado completo, había alcanzado los 700 millones de usuarios; a finales de 2015 WeChat arrojaba cifras de 650 millones de usuarios activos; Skype ronda los más de 300 millones de usuarios y Line se ha estancado en torno a los 200 y pico millones. Y no olvidemos a Google Hangouts, del que a pesar de no tener datos concretos, se deduce por su inmisericorde implantación en Android que andará bien posicionado aunque no se utilice. Así discurre la lista y en algún tramo del descenso no muy lejano nos toparíamos con Telegram, que en febrero anunciaba 100 millones de usuarios activos al mes.

Dependiendo de la región la cuota de uso de cada aplicación varía, pero en el global está el cuadro pintado y no parece que vaya a desdibujarse en breve. ¿Argumentos para el WhatsApp vs Telegram? Es decir, los argumentos detrás de la inclinación que la prensa tecnológica muestra por Telegram, y no por otras aplicaciones con mayor presencia en el mercado. Yo no puedo hablar por nadie más que por mí, pero mi impresión es que frente a la propuesta totalmente mainstream de WhatsApp, Telegram se presenta como la alternativa indie de moda. ¿Lo es? Me refiero para el gran público, el que solo entiende de lo que le dan.

Para quien sigue la actualidad tecnológica es diferente, porque sabiendo de dónde vienen ambas aplicaciones es imposible negar la evidencia: Jan Koum y Brian Acton dieron en el clavo con la creación de WhatsApp en 2009 (el por qué da para otro articulo) y hasta que Mark Zuckerberg comprase la compañía en febrero de 2014, se comían el mercado por méritos propios…, aun con sus errores, alguno de los cuales se ha arreglado bajo el tejado de Facebook. Por el contrario, Telegram surgió de la iniciativa de los fundadores de la mayor red social rusa, VK. No hay color.

Sin embargo, cuando en agosto de 2013 apareció Telegram, más que su procedencia fue la filosofía del proyecto lo que generó expectativas: un clon de WhatsApp en lo básico, pero con fuertes fundamentos en la seguridad, la privacidad y el código abierto. De hecho, después de seguir unos meses a Telegram, ya entrado 2014, me aventuré a publicar una reflexión en base a esa oportunidad para la mensajería abierta que aún no se ha concretado: falta por liberar software en el lado del servidor y en último término, sin un despliegue federal del servicio, sin independencia de proveedor, el sueño de una mensajería mundial libre y compatible nunca se hará realidad. Pudo haberse realizado con XMPP, pero el egoísmo de los gigantes del sector lo mató. Con que Google y Facebook se hubiesen puesto de acuerdo…

Llegados a este punto te estarás preguntando, ¿dónde está el WhatsApp vs Telegram? ¿No se van a comparar características? Vamos a ello, pero no esperes un cara a cara a fondo, y desde luego no uno tradicional. No merece la pena. WhatsApp y Telegram, siendo casi gemelos a primera vista, afrontan sus cometidos de manera muy diferente. Repasemos sus principales fortalezas.

WhatsApp destaca por:

  • Implantación masiva. Este es el argumento definitivo: si todo el mundo está ahí, no hay otra. Puede que así sea en muchos casos, que no en todos.
  • Cifrado completo. Lo mismo que la anterior, se acabe de estrenar o no. Salvo que se pruebe lo contrario, WhatsApp ofrece ahora mayor seguridad y privacidad por defecto que Telegram.

Telegram destaca por:

  • Software libre. Protocolo y aplicaciones ponen al código abierto por delante, lo que supone una garantía para el usuario no ya por respetar las famosas cuatro libertades, sino -gracias a la segunda libertad, eso sí- por la seguridad que da el saber que lo que se está utilizando hace lo que dice hacer, y nada más.
  • Multiplataforma. El abanico de soluciones multiplataforma basadas en Telegram, oficiales o no, cuida más que WhatsApp al segmento PC. Y ya que han salido a relucir las libertades del software libre, es debido a la segunda y tercera que esto es posible.

Como se ve, WhatsApp se ha arrasado hasta ahora solo con el primer punto destacado, aunque también hay que reconocerle una función importante de la que carece Telegram, las llamadas de voz. Y viceversa: Telegram ha ido asentándose gracias a su espléndido soporte multiplataforma, pero características como el almacenamiento ilimitado en la nube o los grupos y canales aportan un plus interesante y con un valor de futuro.

Pero incluso las grandes fortalezas de cada aplicación se pueden discutir, y por ejemplo el cifrado completo de WhatsApp adolece de una fiabilidad óptima al no estar disponible su código fuente bajo una licencia libre. En cuanto a Telegram, a la mencionada falta por la no liberación de ciertos componentes de software de su infraestructura, se un par de inquietudes, de las cuales la primera es que no se trata de un proyecto comercial. ¿Cuál es el problema? Comparemos.

Modelo de negocio

Mensajes, mensajes de voz, vídeos, fotos… vídeos y más fotos… Las aplicaciones de comunicación actuales genera una gran cantidad de datos que, para más inri, permanecen siempre disponibles en la nube y sincronizados entre cuantos dispositivos se tenga. Y los desarrolladores cobran un sueldo. En el caso de Telegram, además, hablamos de espacio ilimitado y límite de 1,5 GB por archivo.

Así, Telegram fluye por el ecosistema de las apps con aparente independencia, pero sostenida económicamente por los hermanos Durov. Será en el próximo par de años cuando se le busque un modelo de negocio que, en palabras de Pavel Durov, no contempla la publicidad. O lo que es lo mismo, no se traficará con los datos de los usuarios. Esa ha sido la premisa del servicio desde un principio; y no solo esa: «Telegram es gratis y seguirá siéndolo – sin publicidad, sin cuotas de suscripción, para siempre», reza la FAQ del sitio oficial.

Pavel Durov

Del bolsillo y cerebro de Pavel Durov (imagen) y el talento técnico de su hermano sale Telegram.

WhatsApp, en cambio, nació con un plan de negocio que tampoco incluía publicidad, pero que sí pedía el pago de una cuota de suscripción anual: 0,99 céntimos de dólar, algo más de 0,80 euros. Pero en WhatsApp solo querían engordar el pavo y las renovaciones automáticas sin el previo pago estaban a la orden del día. Sucedía incluso cuando «se pusieron serios» y advirtieron que empezaba a cobrar de verdad…; y había gente que se quejaba y amenazaba con dejar ese servicio que les facilitaba la vida y que exprimían al máximo, porque pagar es inadmisible…, sea testimonial o no. Y como vivimos en un mundo tan loco, cuando Facebook compró WhatsApp por un pastón y la viabilidad económica del servicio quedó asegurada, mucha gente comenzó a tirarse de los pelos al grito de privacidad. No es broma: los días siguientes al anuncio Telegram ganaba casi 5 millones de usuarios.

Mark Zuckerberg

19.000 millones de dólares pagó Mark Zuckerberg por WhatsApp, y eso que ya tenía su Messenger.

Como cabía esperar, WhatsApp acabó compartiendo información con Facebook; pero contra todo pronóstico, las cabezas pensantes de la red social le dieron una vuelta de tuerca a la aplicación que la ha dejado irreconocible. En manos de Facebook la app de mensajería se ha vuelto totalmente gratuita, ha mejorado y pulido sus aristas más peligrosas, y para rematar -lo anterior sí era pronosticable- ha implementado el cifrado de extremo a extremo por defecto. Una compañía como Facebook, que se alimenta de los datos de sus usuarios, prescinde del enorme potencial de WhatsApp para estos menesteres… ¿a cambio de qué? Más allá de que la compra fuese estratégica, los planes de monetización se centrarían en las empresas, no en los usuarios: ahora WhatsApp provee un medio de comunicación entre ambos seguro, privado y prácticamente estandarizado.

Si WhatsApp pretende hacer negocio con lo que podríamos englobar en contactos profesionales y comerciales, ¿qué hay de Telegram? Sin nada confirmado, por sus características da la sensación de estarse enfocando justo en lo opuesto: grupos y canales, o participación, colaboración y difusión; he aquí un ejemplo curioso de esto último. Hasta 5.000 usuarios caben en los ‘supergrupos’ y la audiencia de los canales, semejantes a un Twitter sin interacciones sociales, es ilimitada. El futuro dirá.

Seguridad y privacidad

Terminamos con el asunto más susceptible e intrincado. Desde que Telegram apareció en escena y el pique con WhatsApp se hizo evidente, el servicio alemán (Telegram es de origen ruso, pero su sede está en Alemania para escapar de las garras del Kremlin) sacaba pecho por dos razones: seguridad y privacidad. Razones, valga la redundancia, fundadas a razón de su «manifiesto», su código abierto y su novedoso protocolo casero de transmisión y cifrado de datos MTProto, diseñado por un grupo de gurús matemáticos liderado por Nikolái Dúrov, el hermano mayor.

MTProto tiene a su vez pros y contras: está desarrollado como un estándar abierto y su cifrado, que se sepa, nunca se ha roto, aunque han tentado a la suerte con suculentos premios económicos; pero ni gustó cómo se planteó el reto inicialmente, ni MTProto ofrece garantías a la comunidad de expertos en criptografía, por imbatible que permanezca. A este respecto hay que admitir que se han dado a conocer supuestas vulnerabilidades de procedimiento, si bien no ha trascendido incidencia alguna.

No pasó mucho tiempo desde que Telegram emprendiese el vuelo hasta que le salieran los primeros enanos, de los que la compañía siempre se ha defendido (ver comentarios). Pero las arremetidas no han cesado y, de igual forma, siempre apuntan al mismo objetivo: «la criptografía de cosecha propia es un mal enfoque«; incluso aunque no se pueda demostrar que sea vulnerable. Con todo, esta no es la única adversidad a la que se enfrenta Telegram.

WhatsApp. ¿Qué se sabe de su sistema de cifrado? A decir, verdad, bastante. Ha sido trabajo de Open Whisper Systems, desarrolladora de la aplicación de mensajería instantánea Signal, reconocida por su cifrado íntegro. Los pormenores técnicos están explicados en este documento (PDF). Asimismo, el sistema ha sido auditado por organizaciones independientes -y sin duda lo volverá a ser-, utiliza protocolos estándar y cumple con los requisitos de documentación para que los expertos verifiquen el diseño del cifrado.

En resumen, el cifrado de WhatsApp es completo: «el servicio ni genera ni almacena las claves de cifrado, usa una nueva clave pública para cada mensaje y da una huella digital a cada mensaje; no puede descifrar los mensajes en tránsito, no tiene ninguna información criptográfica sobre el usuario y si un espía consiguiera descifrar un mensaje, no tendría la clave para leer todos los siguientes», señalan en Sophos Iberia; pero: «en realidad no se trata de cifrado “de extremo a extremo”», ya que los mensajes no viajan directamente de un usuario a otro, sino que pasan por y se almacenan en los servidores de WhatsApp. Lo importante es que se cifran -incluyendo metadatos- en la aplicación y la clave nunca se transmite al servidor, por lo que los empleados de WhatsApp no pueden leer los mensajes de los usuarios.

Los datos que sí recopila la compañía propiedad de Facebook son fecha y hora de las comunicaciones y número de destino.

Telegram funciona al revés: por defecto solo cifra la transmisión de los mensajes, cuyo contenido queda potencialmente expuesto a los administradores del servicio; mientras que el chat secreto es cien por cien «de extremo a extremo», o de usuario a usuario, como se prefiera. Cifrado en el lado del cliente y sin intermediarios. ¿Por qué Telegram no lo cifra todo a cal y canto? Según la FAQ, se entiende que se debería a una imposibilidad técnica para tenerlo todo sincronizado y accesible para el usuario más básico, cuando no tiene por qué ser así: ahí está MEGA para demostrarlo. La comparación con WhatsApp es más difícil porque las opciones de compartición de archivos de ambos son diametralmente opuestas.

Todos estos detalles son relevantes en tanto en cuanto ofrecen precisión a la hora de comprender al menos por encima el nivel de seguridad y privacidad que brinda cada aplicación. Son estos detalles los que generan confusión y controversia, y como muestra esta discusión en Twitter que sintetizo por salubridad mental:

  1. El experto en seguridad Thomas H. Ptacek espeta en la red social que «Telegram almacena por defecto cada mensaje que el usuario envíe o reciba en sus servidores en texto plano».

  2. A lo que Pavel Durov responde que «Telegram nunca almacena los mensajes en texto plano«.

  3. Entra en la conversación Edward Snowden y comenta «respeto a Durov, pero Ptacek está en lo cierto: Telegram por defecto es peligroso. Sin una actualización mayor, no es seguro».

  4. No obstante, el ex-NSA matiza: «lo que importa es que los mensajes están accesibles para el proveedor del servicio«.

¿Cómo se come esto? De un bocado: Telegram sí cifra los mensajes, pero de manera predeterminada están, como ya se ha mencionado, potencialmente expuestos ante el proveedor. Solo el chat secreto asegura una confidencialidad óptima en las comunicaciones.

Entonces, ¿WhatsApp ha superado a Telegram en materia de seguridad y privacidad de verdad? Sobre el papel, sí, con una excepción. El cómo se ha logrado lo resumen bien en el blog de Kaspersky a modo de historia, una guiada por las estrellas que otorga la Electronic Frontier Foundation (EFF) en su tabla comparativa de aplicaciones de mensajería instantánea. De estar valorada con dos estrellas de siete, WhatsApp ha pasado a lucir seis; la que le falta es por no disponer de código fuente abierto susceptible de ser revisado por terceras partes.

Telegram puntúa con un cuatro de siete: falla en el aspecto señalado de no cifrar los mensajes solo en el lado del cliente; por no facilitar un método de verificación de identidades y por no implementar algún proceso de bloqueo de mensajes antiguos si el usuario extravía las claves de cifrado. Sin embargo, hace pleno cuando solo se usa la función de los chats secretos. Saquen sus conclusiones. Mientras tanto, a Telegram le queda margen de maniobra y WhatsApp no se va a estar quieto. En cualquier caso, las divergencias de dirección entre ambos están claras.

Nota para los insaciables: han quedado cosas en el tintero de uno y otro, características propias de cada aplicación y servicio que marcan diferencias más pronunciadas. Pero aquí íbamos a lo que íbamos. Todo es relativo.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

31 comentarios
  • Anti-Haters

    Para mí son las dos grandes aplicaciones. Cada una tiene sus cosas, yo uso Wasap en el teléfono para todo, y Telegram lo utilizo para hablar en grupos de la UNED que crean, y que puedo acceder cómodamente desde el PC sin usar el teléfono.

    Lo que me revienta mucho es el «Pasate a Telegram, pasate a Telegram, pasate a Telegram, pasate a Telegram…» de algunos. Entrar y leer en una noticia sobre las negritas de Wasap «pasate a Telegram, pasate a Telegram, pasate a Telegram,» Joer, que tiene ventajas y cosas buenas, pero si la más usada en España es Whasapp, que tampoco funciona mal y es estupenda, porqué tienen que molestar todo el rato con ello? Si fuese la mejor la estaríamos usando todos, no? Es más, aquí que es la costumbre del todo gratis, y pagar lo mínimo, llegó un día Wasap y dijo que teníamos que pagar, y la gente lo siguió utilizando. Sería por algo joer.

    Y recuerdo cuando pasó lo mismo con el puñetero Line, que se llenaba un montón de gente la boca con esa aplicación (Que acabaron usando cuatro gatos), que era mejor que Wasap, que nos pasaramos todos porque sí, que blablabla. Donde quedó Line hoy en día? Que tampoco es mala aplicación, pero si no hay contactos no merece la pena.

    Y sí, sé que alguno saltará con «Pues yo uso Telegram/Line y todos mis contactos lo usan…» Pues será cierto, pero entornos como el tuyo hay dos o tres por cada 30 o 40 que utilizan Wasap. Es más me atrevería a decir que usan Line porque eres su unico contacto pesado que lo utiliza y lo tienen que tener instalado a narices para hablar contigo, porque por SMS tampoco querrás hablar.

    No sale rentable para la batería tener 150 aplicaciones de mensajería que se actualizan cada microsegundo para saber si tienen mensajes nuevo, es mejor tener una o dos, las que más utilice la gente. Es mi punto de vista, que cada uno utilice la o las que mejor le convengan, pero que deje de molestar por la red con el cuento de siempre.

  • Josemy89

    Jaque mate, Telegramitas

  • DOOM

    Esta publicación me recuerda el titulo muy linuxero de una publicación que vi por internet sobre el lanzamiento de Ubuntu (Phone)…

    “El iPhone ya tiene rival”

    Caramba, Android tiene cuota de mercado, pero seguramente a más de una empresa que fabrica dispositivos con Android le gustaría tener la mitad de las ganancias que le aporta el iPhone a Apple, sin embargo, el título de la publicación ponía a Ubuntu (Phone) en rivalidad directa con el dispositivo móvil más rentable del mercado.

    Que pasa con WhatsApp vs Telegram, solo vean las cifras que aquí mismo ofrecen:

    -WhatsApp 1000 millones de usuarios
    -Facebook Messenger 900 millones de usuarios
    -Viber 700 millones de usuarios
    -WeChat 650 millones de usuarios
    -Skype 300 millones de usuarios
    -Line 200 y pico millones
    -Telegram 100 millones de usuarios

    ¿No creen que Telegram primero tendría que subir varios escalones antes de pensar en competir contra WhatsApp? ¿Entonces porque insistir en esta batalla?

    Simple, el uso de WhatsApp es tan importante que puede determinar el éxito de una plataforma directa o indirectamente, pero según recuerdo solo está disponible en la actualidad para Android, iOS y Windows Mobile… si, ese que ya fracaso o al menos eso dicen por aquí, pero ¿dónde está Ubuntu?

    Exacto, esa es solo una de las razones por las que Ubuntu tiene pocos usuarios, pero puede ser contundente si no se resuelve… ahora ya saben porque se compara a WhatsApp y Telegram además de algo que se repite en la publicación… si el “Software libre”, por mi parte solo el 1% de mis contactos usan Telegram y fue algo que descubrí por simple curiosidad ya que no pienso colaborar en darle publicidad a Telegram.

  • SAYO

    El tema es que yo por ejemplo quiero comprar un Teléfono con Ubuntu y no puedo porque no está WP. No puedo comprarme el Teléfono que quiero porque mis contactos están casi todos con WP:

  • DOOM

    ¿Cómo dices?

    Lo que te revienta mucho es el «Pasate a Linux, pasate a Linux, pasate a Linux, pasate a Linux…» de algunos, a no, pero es con Telegram ¿Verdad?

    ¿Casualidad o coincidencia? xD

  • Anónimo

    No sabía yo que en Telegram únicamente los mensajes del chat secreto iban cifrados.

  • Erbmon Sodillepa

    Hay un dato que nunca se menciona en el WhatsApp vs Telegram. WhatsApp es un monstruo que consume la memoria del móvil hasta tal punto que hay modelos en los que no se puede utilizar. Tanta memoria ocupa que llegó un momento en el que aún siendo la única aplicación que tenía instalada, no podía actualizarla y sufría constantes bloqueos y reinicios del sistema.

    Telegram no ocupa tanta memoria y se puede mover a la tarjeta SD, así que el único espacio que necesita es para descargar las actualizaciones. Con Telegram me olvidé de los problemas de espacio, los reinicios y los bloqueos.

    ¡Saludos!

  • Anti-Haters

    Esos tambien cansan un poco

  • Hugo

    Interesante artículo, pero de lo relativo creo que poco debido a lo extraño de los valores ortorgado a la balanza para su comparación. Me parece que Whatsapp fue presentado como un libro abierto.

    De igual manera que recalcar el gran número de usuarios de Whatsapp, decir que Telegram nace como un servicio seguro es necesario como parte de cualquier comparación. Telegram desde el día 1 ofrece chats secretos con cifrado e2e como una opción junto con un sistema de chat sincronizado entre dispositivos gracias a la nube. Whatsapp muchos años después y detrás de mucha de su competencia añade ésta característica y alega ser un servicio que ofrece mayor «seguridad y privacidad» (incluído discurso de la URSS) ¿porqué no lo hizo antes?.

    Además asegurar que se cifran «incluso los metadatos» es erróneo, ya que los servidores necesitan leer y almacenar esos datos para que el sistema funcione correctamente para ambos servicios (cifrado en transito y cifrado en servidos, pero con claves de cifrado disponibles para el proveedor). Relativo a esto y relacionado con el tema de seguridad y privacidad me gustaría mencionar lo siguiente:

    • Infraestructura legal: Telegram no es un servicio Alemán (cede central) y menos Ruso (solo sus creadores). Telegram nace en Estados Unidos, pero actualmente se presenta como una organización apátrida, inscrita en varios países y jurisdicciones, conformando una red de protección legal para la organización y el usuario. Whatsapp por su parte es un servicio alojado en los EEUU y circunscrito a sus leyes.

    • Infraestructura técnica: De lo anterior se deriva el tipo de infraestructura ofrecida por ambos servicios. Whatsapp es un servicio centralizado ya que todos sus servidores y data center se encuentran en un único lugar para todos sus usuarios, en cambio Telegram, ofrece un servicio decentralizado con nodos de servidores repartidos por el mundo cuyas consecuencias son mayor seguridad para su servicio de chat en la nube (los datos se mueven entre servidores de un mismo nodo, las claves de cifrado se almacenan en servidores separados físicamente, etc) y mayor fiabilidad en el uso del servicio (Ej. hace poco tiempo Europa y medio oriente sufrió una caída de servicio, pero el resto del mundo no se enteró).

    • Metadatos: Como ya había mencionado, ambos servicios necesitan utilizar y almacenar metadatos para que el servicio funcione correctamente (incluyendo contactos). El cifrado E2E asegura que solo el quien envía y quien recibe el mensaje pueden leerlo, pero ese mensaje viaja cifrado por la red y se almacena en el servidor antes de ser enviado a su receptor. Ambos servicios utilizan esos datos para el funcionamiento del servicio, pero ambos servicios difieren en como usan esos datos, lo que nos lleva al siguiente punto.

    • Política de Privacidad: No he visto artículo que se detenga en este aspecto. ¿qué dicen las empresas de los servicios sobre los datos que si son almacenados entre otros aspectos del funcionamiento del servicio?

    Telegram por mucho tiempo no tuvo una Política de Privacidad como tal, sino que utilizaba su FAQ como referencia. Actualmente ofrece una escueta y muy clara. ¿se almacenan datos? sí, solo los necesarios para que el servicio funcione por el tiempo que el usuario los necesite (metadatos) ¿comparten datos con terceros? No y solo por destacarlo, las cuentas son completamente eliminadas después de un periodo de inactividad. En la otra vereda el asunto es más complejo debido a presentación de resquicios legales y terminos de uso por ser software privativo, sin embargo, se destaca el almacenamiento de números telefónicos con identificadores genéricos, por otro lado los datos de estado de los usuarios pueden ser «alojados, compartidos y/publicados como parte del servicio» (foto de perfil, nombre, estado, etc). También existe un apartado donde mencionan que tipo de datos son recopilados (los logs y cookies me llaman la atención por su potencial), se comparte información de uso de datos a terceros para uso en ¿publicidad? (entre otras cosas) y remata con un «recopilar información personal identificable o no identificable si debe hacerce por ley o en creencia de buena fe que dicha acción es necesaria para cumplir con las leyes estatales y federales […] o información identificable que Whatsapp cree,de buena fe, es necesario para cumplir nuestros términos de uso» (incluye copyright, asuntos de seguridad, propiedad intelectual, etc) además de otros aspectos importantes (como no garantizar la seguridad del todo o de ser un servicio Estadounidense para Estadounidenses) que merecen su propio análisis. En resumen, Whatsapp si recopila información y puede compartirla con terceros (especialmente con otros departamentos de la misma empresas) así que no es tan sorprendente los relatos de algunos usuarios que dicen hablar con un usuario de Whatsapp y luego aparece como recomendación en su facebook.

    Yo uso Telegram no solo por su cifrado E2E en sus chats secretos o sus funcionalidades extra. Como empresa me ofrece más confianza en el uso de mis datos. Ambos servicios no aseguran el anonimato, pero solo uno de ellos ofrece seguridad «total» o más completa.

  • Viper1000

    Bueno, yo diría que Telegram tiene pocos (comparado con otras aplicaciones) pero fieles seguidores que están dispuestos a defender a esta aplicación y a promocionarla siempre que sea posible. Y qué mejor forma de promocionarla que compararla con la aplicación más usada, la que está en el podio actualmente. Pero la realidad es que Telegram es a Whatsapp lo que el Eibar es al Barcelona.

  • Hace tiempo que no comento por acá pero me sorprende tu respuesta. Parece muy completa y su aproximación es acertada. La EFF publico hace algunos años un artículo con la importancia de los metadatos (https://www.eff.org/deeplinks/2013/06/why-metadata-matters).

  • Jose

    Mejor que ambas es….Signal – Private Messenger (Open Whisper Systems) para
    mensajería instantánea y llamadas gratuitas encriptadas de extremo a
    extremo P2P, el mismo que proporciono recientemente la seguridad de extremo a extremo en Whatsapp a trabajado desde mucho tiempo atrás que brinda seguridad a Signal.

  • Hugo

    Lo había olvidado

  • Hugo

    Es cierto que Signal es bueno, pero no creo que mejor si comparamos su sistema de cifrado con Whatsapp o Telegram (chats secretos). En verdad Signal y Whatsapp utilizan el mismo sistema de cifrado e2e y MTProto de Telegram está a la altura.

    Creo que confundes de lo P2P, Signal aún no ofrece un sistema de mensajería P2P.

  • Amir Torrez

    ¿Podrías compartir la fuente oficial de la cantidad de usuarios de Telegram?

  • Hugo

    Sin ir más lejos, Signal también almacena algunos datos y estos pueden ser compartidos bajo ciertas condiciones (como una petición judicial). Telegram es una de las pocas empresas que simplemente dice no.
    https://whispersystems.org/signal/privacy/

  • DOOM

    Creo que te refieres a esto:

    https://telegram.org/blog/100-million

  • Amir Torrez

    Gracias, según ahí dice que tuvieron en febrero más de 100 millones de usuarios activos al mes, 350 mil nuevos cada día y 15 billones de mensajes diarios… Por eso te pedí fuente oficial, porque Telegram no da números exactos, no sé que tienen en la mente que no quieren revelar el total de sus usuarios pero no son sólo 100 millones.

  • DOOM

    Cuando lleguen a 110 millones o 200 millones (dependiendo del patrón de crecimiento que ellos tomen como base para hacer pública esta información) seguramente lo sabremos, sin embargo, eso no quita el hecho de tienen muchos menos usuarios que las otras alternativas, si se compara contra los números de WhatsApp pues es bastante notorio esto, por ejemplo:

    -En septiembre de 2015 WhatsApp tenía 900 millones de usuarios activos
    -Para febrero de 2016 WhatsApp tenía 1000 millones de usuarios activos (los mismos que comentan en muycompter)

    Eso quiere decir que cada mes tuvieron 16.6 millones de usuarios nuevos en promedio o 555 555 usuarios nuevos cada día…

    ¿Qué significa esto? Que el índice de crecimiento de Telegram (350 000) nunca le permitirá alcanzar a WhatsApp (555 555) porque de hecho cada día suma poco más de 200 000 usuarios WhatsApp que Telegram y las otras alternativas están por lo mismo.

    Por tanto, a la larga WhatsApp tendrá incluso más usuarios y aunque Telegram crezca la tónica general será “uso WhatsApp porque casi todos mis contactos también lo usan”.

  • Amir Torrez

    Es tal como dices, no le quito ese mérito a WhatsApp, mi planteamiento surge con los números de Telegram, pues estos no rebelan la cantidad total, solo los de una estadística mensual, cantidad que podría ser mucho mayor de la que creemos, pero como has dicho, no llegan a la misma de WhatsApp por ser popular, por lo que poner a Telegram a lo último en la fila me parece poco razonable, ya que por ejemplo, acá en mi ciudad no conozco a nadie que use Viber, Line o WeChat, si bien mi ciudad no es todo el mundo, pues sirve como referencia para teorizar una estafa en los números.

  • DOOM

    Para mí los números no mienten, hice la prueba al instalar todas estas aplicaciones de mensajería, bueno todas las que están disponibles para Windows Mobile y la que tenía menos contactos era Telegram con gran diferencia y al otro extremo esta WhatsApp obviamente, casi podría decir que concuerda con los datos que incluyen en esta publicación sobre todas las aplicaciones mencionadas y de hecho solo con Messenger y WhatsApp basta y sobra para comerse todas las demás aplicaciones juntas tranquilamente y las dos son de Facebook además de Instagram pero esa es otra cosa.

  • Osr2006

    Exacto: Telegram es el Linux de la mensajería. Es muy bueno y todo lo demás pero lo usan 4 gatos. Esa es la realidad concreta. Para que puedan superar a la competencia necesitarían que esta lo haga realmente mal (como en el caso del IE frente a FF y Chrome) o dar alguna ventaja muy codiciada por el público y que los otros no puedan dar en un período corto de tiempo.
    De otra forma será la misma historia de linux: «Este año si será el año de Linux…». Jajajaja!. No sé por cuantos «años de Linux» hemos pasado ya.

  • lol

    Maestro usted si sabe.

  • lol

    Amen.

  • lol

    Con todo respeto donde dice que te pases a telegram 0 a linux?

  • lol

    Tu «siguiente» la tienes «siguiente» clara «siguiente».

  • Eduardo Campos

    whatsapp tiene llamadas, punto. En serio, esa caracteristica es demasiado util.

  • jp

    El cifrado de metadatos está confirmado por WhatsApp en el documento técnico y la fuente a la que se acude en el artículo es el blog de Kaspersky. No confundas metadatos de servidor con los propios de los mensajes.

  • Hugo

    Yo no los he confundido, al contrario se esperaría que se hubiera aclarado en el artículo, porque no se hace. Cuando se habla de cifrado en mensajes se incluye todo en un mismo conjunto. Si revisas los detalles técnicos de MTProto o de Open Signal (documentación de OWS) hacen exactamente lo mismo (ambos con auditorías vigentes).

    Siguen estando en el aire otro tipo de información que puede estar disponible por la empresa y susceptible de ser entregado en base a algunas «circunstancias» según sus términos de uso o política de privacidad.

    Saludos

  • VaryHeavy

    Y no es así. La diferencia está en que en los chats secretos la encriptación es total, de extremo a extremo, mientras que en el chat por defecto lo que se encripta es el contenido del mensaje.

  • VaryHeavy

    «si la más usada en España es Whasapp, que tampoco funciona mal y es
    estupenda, porqué tienen que molestar todo el rato con ello? Si fuese la
    mejor la estaríamos usando todos, no?»

    ¿Tú crees de veras que ese es el raciocinio que aplica la masa mayoritaria de españoles sin conocimientos de informática avanzada y/o protocolos de seguridad? no hay más que ver el comportamiento que tiene un gran porcentaje de españoles de cara por ejemplo a los procesos electorales para concluir que la masa mayoritaria no se decanta por algo en concreto porque sea lo mejor. Somos mucho de costumbres y de seguir al redil, en muchísimas ocasiones por la falta de criterio propio.

Top 5 Cupones

Lo más leído