Nuevo estudio refuerza la posible existencia de vida en Marte

Nuevo estudio refuerza la posible existencia de vida en Marte
15 de octubre, 2017

¿Existe vida en Marte? Es una pregunta que tanto los expertos como los aficionados a la exploración espacial nos hemos hecho en más de una ocasión, y lo cierto es que de momento es imposible dar una respuesta exacta y totalmente segura.

Esa falta de seguridad plena no impide que existan corrientes favorables al sí y otras inclinadas hacia el no, pero desde una perspectiva pragmática no es posible todavía inclinar la balanza por completo hacia una de ellas, así que sólo podemos seguir confiando en la información que aportan nuevos estudios para poder acercarnos cada día un poco más hacia esa conclusión definitiva.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, ha llevado a cabo un análisis de “agua mimetizada marciana”, es decir de una solución acuosa que pretende simular el líquido elemento tal y como se encontraría en la superficie de nuestro vecino rojo.

Las temperaturas medias de Marte rondan los 55 grados bajo cero, lo que significa que el agua líquida no podría estar presente en su superficie. Sin embargo las muestras de suelo marciano recolectadas por el Phoenix Lander en 2009 confirmaron la presencia de calcio y oxidantes muy potentes, entre los que se incluyen el perclorato de magnesio, que pueden resistir sin problemas esas temperaturas tan bajas.

Al estudiar la estructura del agua en una solución de perclorato de magnesio el equipo de investigación de la Universidad de Leeds descubrió que una alta concentración de esas sales tiene un efecto equivalente a presurizar el agua pura a dos mil millones de pascales o más, lo que evitaría que se congele.

Esto significa que efectivamente podría haber agua líquida en la superficie de nuestro vecino rojo, y que en la misma podrían vivir sin problema microorganismos adaptados a condiciones de vida extrema, como las bacterias barófilas. Sí, podría haber vida en Marte, pero sólo microorganismos extremófilos.

Más información: Science Daily.

  • Share This