Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Rendimiento en juegos tras el parche de seguridad de Windows 10 contra Spectre y Meltdown

Publicado el

Spectre y Meltdown son los nombres de dos importantes fallos de seguridad sobre los que ya os hemos hablado al detalle en artículos como éste. Como sabemos no pueden resolverse a través de una simple actualización de microcódigo, lo que ha acabado trasladando el peso de darle solución a los responsables de los principales sistemas operativos que existen actualmente.

Hace unas horas os hemos adelantado en MuyWindows que Microsoft ya ha liberado un parche de emergencia para Windows 10, Windows 8.1 y Windows 7 dirigido a hacer frente a Spectre y Meltdown, ¿pero cómo ha afectado éste al rendimiento de los procesadores Intel?

Sabemos que es la gran pregunta que se hacen ahora mismo nuestros lectores y aunque apenas han pasado unas horas desde el lanzamiento del parche ya hemos tenido acceso a una primera comparativa de rendimiento, gracias a los chicos de DSOGaming.

En la gráfica que acompañamos podéis ver un total de seis juegos analizados con un equipo compuesto por:

  • CPU Intel Core i7 4930K con seis núcleos y doce hilos overclockeada a 4,2 GHz.
  • 8 GB de RAM.
  • Tarjeta gráfica GTX 980 TI de 6 GB.
  • Windows 10 de 64 bits.

La diferenciación de colores permite ver el rendimiento de dicho equipo en los juegos PlayerUnknown’s Battlegrounds, Assassin’s Creed Origins, Star Wars Battlefront 2, Need for Speed Payback, Destiny 2 y The Evil Within 2 antes y después del parche. Todos han sido configurados en resolución 720p y calidad máxima para evitar que la GPU pueda actuar como cuello de botella y dejar que sea la CPU la que marque la diferencia.

En color amarillo y turquesa tenemos los FPS mínimos y medios de cada juego antes del parche contra Spectre y Meltdown y en rojo y azul los mínimos y medios después del parche. En la mayoría de los casos no se aprecia una pérdida de rendimiento y se sitúan dentro de lo que podemos considerar como margen de error normal al hacer diferentes mediciones.

Sin embargo hay un detalle importante y es que en juegos que hacen un uso intensivo de la CPU, como por ejemplo Assassin´s Creed: Origins y PUBG, sí que vemos una diferencia más marcada que confirma una ligera pérdida de rendimiento.

Esto sugiere que efectivamente hay bajada de rendimiento, pero que es muy pequeña y que sólo se nota en juegos que realmente exigen una alta potencia a nivel de CPU. Por otro lado el Core i7 4930K es una solución muy potente con seis núcleos y doce hilos que va “sobrada” en cualquier juego actual, así que puede que la pérdida de rendimiento sea más evidente en CPUs menos potentes.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído