Web Analytics
Conecta con nosotros
Graficos Intel Graficos Intel

Guías

¿Se puede jugar con gráficas Intel? Guía para mejorar el rendimiento

Publicado el

Intel incluye gráficas integradas en la mayoría de sus series de microprocesadores para PCs de consumo. Estas iGPUs se incluyen en el mismo encapsulado de las CPUs junto a la controladora de memoria y ofrecen un rendimiento suficiente para usos informáticos básicos como navegación web, ofimática y entretenimiento multimedia. ¿También para juegos?

En los especiales que le hemos ido dedicando a las gráficas Intel, vimos que el gigante del chip ha logrado una evolución enorme en términos de rendimiento frente a las generaciones más antiguas, especialmente con la serie Iris e Iris Pro. Sin embargo, ejecutar juegos con gráficas Intel no es una experiencia a la altura de lo que nos ofrecen las dedicadas de NVIDIA y AMD de gama media para arriba.

Aún así, el sector del videojuego en PC es un mundo amplísimo y no todos los usuarios necesitan tantos frames, resoluciones y filtros activados como ofrecen las gráficas dedicadas. Tampoco todos ejecutan los juegos top que las necesitan y, por ejemplo, hay usuarios que prefieren tener un portátil más económico para sus necesidades informáticas (incluyendo juegos básicos) y una consola dedicada para jugar.

Con las salvedades anteriores, hay que decir que las gráficas Intel también sirven para jugar y el gigante del chip publica regularmente una lista de juegos actualizados que son capaces de ejecutar cada una de sus plataformas, otra para drivers y una página dedicada a optimización de juegos. A ello dedicamos hoy esta guía para mejorar el rendimiento en juegos con gráficas Intel, siempre teniendo en cuanta las limitaciones conocidas de una integrada.

Actualiza los controladores

Los controladores son absolutamente imprescindibles para mejorar el rendimiento general gráfico, y particular para los nuevos juegos que van llegando al mercado. Al igual que NVIDIA y AMD, Intel publica actualizaciones de sus controladores regularmente.

Microsoft también los publica para Windows pero bajo una estrategia conservadora (para lograr la máxima estabilidad), que en este caso están certificados para el sistema en cuestión. Si hablamos de juegos, necesitamos los que proporcionan directamente los fabricantes.

Lo ideal es descargar la Utilidad de actualización de controladores Intel que permite obtener los controladores más recientes disponibles, actualmente con soporte para Windows 7, 8, 8.1 y 10 en ediciones de 32 y 64 bits. Simplemente, descarga, instala y escanea el sistema.

Si tu ordenador está utilizando controladores de gráficos personalizados por el fabricante, la herramienta de Intel no se actualizará de forma automática y te informará de ello. En este caso tendrás que obtener las últimas actualizaciones de controladores directamente desde el sitio web del fabricante del equipo.

Ajustes gráficos

Una vez actualizado los controladores, debes acceder al panel de control de gráficos Intel, por ejemplo haciendo clic derecho en el escritorio:

juegos con gráficos Intel

Pulsando sobre la opción “Propiedades de gráficos” accederemos al panel de control.

Intel_Graficos_2

Los parámetros más interesantes para mejorar el rendimiento en juegos con gráficos Intel los encontraremos en la opción “3D”. La configuración que ves es la recomendada para aumentar el rendimiento. Activar el modo óptimo de aplicación; desactivar el anti-aliasing y anular la configuración de la aplicación y colocar la configuración general en rendimiento.

Intel_Graficos_3

Otro parámetro importante a configurar lo encontramos en el panel de “Energía”. Debemos activar el rendimiento máximo en los planes de energía y desactivar el ahorro de energía. Si utilizas un portátil con batería ya sabes que la autonomía de reducirá con estos ajustes.

Intel_Graficos_4

Asigna más memoria

En otra de las guías repasábamos la cantidad de memoria RAM necesaria en un PC para juegos. Las tarjetas gráficas discretas incluyen su propia RAM de vídeo (VRAM). Son de utilidad por ejemplo para la carga de texturas y son independiente de la RAM.

Por contra, las gráficas integradas, en lugar de incorporar su propia memoria utilizan la RAM general del sistema. Intel informa en este post que la cantidad máxima de memoria RAM que pueden reservar sus gráficos integrados es de aproximadamente 1,8 GB pero no siempre se utilizan.

Algunas placas base permiten ajustar en la BIOS/UEFI la cantidad de memoria asignada al hardware de gráficos integrado. Si es tu caso, revísalo. Si tienes una cantidad de memoria RAM suficiente (8 GB o superior) asigna esos 1,8 GB para utilizar como memoria de vídeo.

Ajuste de parámetros en juegos

NVIDIA y AMD ofrecen software que en un solo clic permiten realizar configuraciones gráficas que optimizan el funcionamiento para cada juego. Intel no ofrece nada de esto, aunque recomienda el uso de aplicaciones de terceros como  Raptr para hacerlo. Muchos juegos ofrecen un modo de “detección automática” que también funcionan con Intel. Puedes probarlo y si no es satisfactorio ir bajando resolución y calidad de imagen desactivando filtros. Finalmente, si un juego no funciona bien con los ajustes mínimos, olvídate, no hay mucho que puedas hacer salvo actualizar el hardware o pasar del juego. Hay otros miles de títulos de menor nivel que podrás ejecutar.

Ciertamente, el gigante del chip ha mejorado mucho en sus últimos procesadores y mejorar el rendimiento en juegos con gráficos Intel es posible siguiendo estos consejos simples. Para los que quieran “más” y utilicen su PC o portátil masivamente para juegos, tendrán que optar por una dedicada de NVIDIA o AMD.

Para el futuro, apunta otro salto de nivel en los gráficos Intel. Quizá de la mano de un socio inesperado como AMD (véase el Core con gráfica Vega) o incluso la entrada en gráficas dedicadas para frenar el dominio de NVIDIA.

Coordinador editorial de MC y colaborador habitual en varias webs del grupo TPNET. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Guías

Qué es Ping, cómo funciona y para qué sirve

Publicado

el

¿Cuál dirías que es el factor más importante a la hora de decir si una conexión a Internet es de buena calidad? Probablemente muchos de vosotros hayáis pensando en el ancho de banda o la estabilidad, pero hay otro factor que determina en gran medida la calidad de una conexión: hoy abordamos la latencia y conocemos al comando que permite saber todo sobre ella, Ping.

El ancho de banda de una conexión a Internet se suele expresar en megabits por segundo (no confundir con megabyte, que son ocho veces más) y mientras mayor sea más capacidad tendremos para enviar o recibir datos a través de la red. Si hacemos una analogía con una autopista, el ancho de banda serían los carriles; cuantos más mejor.

La latencia, por su parte, mide el tiempo que tarda en transmitirse un paquete de datos como los que han sido necesarios para que puedas estar leyendo estas líneas. Si queremos ser más precisos, podemos definir latencia como la suma de los retardos temporales que se producen dentro de una red. Volviendo a nuestra autopista, con la latencia es el tiempo que tardan los “coches” en recorrerla.

Ping, el medidor de latencia

Ping es una utilidad de diágnostico muy popular en el entorno de las redes informáticas y que suena a casi cualquier usuario que tenga mínima experiencia con ordenadores. El término, según su creador, proviene de los sónares de los submarinos que envían una señal sonora y miden cuánto tarda en volver para determinar si hay algún obstáculo. De nuevo, esta analogía nos puede servir para comprender como funciona.

El origen de ping viene del sónar de los submarinos.

Cuando ejecutamos “un ping” enviamos un mensaje ICMP en un paquete IP desde nuestro ordenador, que incluye un código, un número identificador, una secuencia de 32 bits y un espacio opcional de datos que deben concidir con el mensaje de respuesta. De esta forma se calcula el tiempo que tarda en ir y volver y se puede saber si se han perdido datos por el camino.

Mientras menor sea el tiempo que registra el comando ping mayor será la calidad de nuestra conexión (y menor su latencia). Existen aplicaciones avanzadas para sacar el máximo partido de ping (os recomiendo probar ZenMap o Pinkie, por ejemplo) pero para la mayoría de usuarios les basta con lo que ofrecen los sistemas operativos por defecto

Cómo sacar partido a Ping

Ejecutar el comando ping es tan sencillo como abrir la consola de comandos (en Windows basta escribir CMD en el buscador) y teclear:

ping <dirección IP o URL>

Por ejemplo ping google.com o ping 91.198.174.192. El resultado que obtendréis debe ser similar a esta captura. En Windows, por defecto, se envían cuatro paquetes, obteniendo el tiempo que tarda cada uno en milisegundos y el TTL o tiempo de vida, el número de saltos que recorre el paquete desde que lo enviamos hasta que lo recibimos de nuevo.

¿Cuánto es un buen ping? Lo ideal es tener menos de 5 ms, aunque es realmente complicado conseguirlo. En España, con una conexión de calidad media, deberíamos estar entre los 20 y los 40 ms, considerando los 60 ms como el límite máximo para considerarlo como aceptable. A partir de los 70 algunos ya percibirán “lag” y de 100 en adelante es complicado disfrutar de cualquier juego en modo competitivo.

Vamos a dar un paso más y descubramos algunos parámetros que permiten personalizar el funcionamiento de Ping.

  • Con el modificador -n podemos establecer el número de paquetes que se envían. Por defecto, en Windows son cuatro.
  • Con -w podemos ajustar el tiempo de espera en milisegundos. Por defecto es de 1.000, lo que equivale a un segundo.
  • Si añadimos -l podemos ajustar el tamaño del paquete. Por defecto, se envían de 32 bytes.
  • Con el -a podemos conocer la dirección IP que corresponde a un dominio. Por ejemplo prueba ping -a google.com
  • Para conocer la IP desde la que nos han enviado un correo basta teclear ping y la dirección. Ejemplo ping tucorreo@gmail.com
  • Si quieres saber cuanto tardas en comunicarte con un servidor concreto prueba ping <IP> -n 10

Qué implica tener un ping elevado en mi conexión

En función del uso que des a tu conexión a Internet, tener una latencia elevada puede suponer un problema. El ejemplo más evidente son los videojuegos en modo competitivo, donde las diferencias de latencia (o lag, como también lo habréis visto) pueden ser muy molestas y hacerte perder partidas.

El lag también está presente en servicios como la videoconferencia online o el streaming, donde la estabilidad es fundamental para evitar el que el vídeo o el audio se entrecorten. Las causas de tener una elevada latencia dependen de muchos factores, desde la calidad de la conexión al uso de tu red o dónde se sitúe el servidor del servicio que estés utilizando. En ocasiones, una mala configuración del sistema operativo o el uso de routers o PLC de baja calida también puede provocar problemas.

Cómo reducir la latencia de una conexión a Internet

Desde el punto de vista del usuario, las opciones se limitan a lo que pasa dentro de casa. Obviamente hay operadores y conexiones mejores que otras, así que partamos de la base que tienes la conectividad que te puedes permitir. Aquí van algunos consejos.

  • Si te preocupa la latencia, usa siempre cable Ethernet. Aunque la conexión WiFi ha mejorado con el tiempo, su latencia siempre es más alta que con una conexión por cable.
  • Si no puedes conectar por Ethernet, planteaté un PLC. Cada vez son más económicos y ofrecen un rendimiento muy superior al WiFi.
  • Cuidado con el uso compartido. Si tienes una conexión limitada, no es buena idea que alguien vea Netflix al mismo tiempo que juegas. A más exigencia en la red, mayor latencia.
  • Desactiva el uso de VPN y cualquier software de “optimización” de conexión.
  • Mantén actualizado tu software y protegido mediante un buen antivirus.
  • Si te puedes permitir fibra, mucho mejor que ADSL.
  • Si todo falla, habla con tu compañía. En ocasiones, una instalación defectuosa o hardware en mal estado pueden provocar un lag excesivo.

 

Continuar leyendo

Guías

Cómo ver todo el fútbol de 2018/19: precios y canales

Publicado

el

Fútbol LaLiga 2018/19 Precios Canales

Llegada la segunda quincena de agosto, vuelve el fútbol. Y es que hoy mismo a las 20:15 dará comienzo el primer partido de la nueva temporada 2018/19 de LaLiga Santander. Sin embargo, y como ya nos temíamos más de uno, las ofertas para poder verlo desde casa ya han comenzado, y ninguna de ellas ha mantenido la propuesta de 3 euros al mes que oíamos hace unos meses.

Es por ello que os queremos traer esta guía en la que os comparamos, no sólo los precios, sino también los canales, contenidos y servicios que ofrecen actualmente las distintas operadoras telefónicas en España.

Movistar: la más cara y restrictiva

Uno de los detalles más destacables de Movistar será su cobertura. Y es que, si de por sí la cobertura de ADSL y fibra óptica es ya suficientemente amplia, además, para aquellos lugares donde no lleguen, la compañía ofrecerá sus servicios mediante conexión satélite.

En contraparte, Movistar se posiciona como una de las compañías más caras, y es que no contará con ningún paquete exclusivo para contratar sólo fútbol, obligándonos a contratar uno de los paquetes Fusión+. Pero ahí no acaba la cosa, y es que este paquete sólo incluirá los partidos de LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3 (primera y segunda división de la liga española).

Fútbol Internacional

Pese a la desaparición del canal Movistar Fútbol, las ligas internacionales se podrán seguir viendo a través de su canal Movistar Liga de Campeones. Por lo que, si a esto le queremos añadir los partidos de la Champions League, nos tocará contratar una conexión de fibra de 600 MBps; y si también queremos el canal El Partidazo, deberemos sumarle otros 15 euros adicionales.

Así pues, en resumen, si queremos ver el fútbol al completo la tarifa ascenderá hasta los 125 euros al mes (precios finales tras ofertas):

“Paquete 1” Fusión+ Fútbol

  • Fibra de 100Mb
  • LaLiga Santaner y LaLiga 1|2|3
  • 80 euros

“Paquete 2” Fusión+ Fútbol

  • Fibra de 600MB
  • LaLiga Santaner y LaLiga 1|2|3
  • Champions League
  • Europa League
  • 95 euros

Paquete Fusión+ Fútbol y canales adicionales

  • Fibra de 600MB
  • LaLiga Santaner y LaLiga 1|2|3
  • Champions League
  • Europa League
  • Movistar El Partidazo
  • 110 euros

Paquete Fusión+ Fútbol Total

  • Fibra de 600MB
  • Línea móvil con minutos ilimitados y 24GB
  • Todo el fútbol de Movistar
  • 125 euros

Vodafone: ni es el más barato, ni tiene todo el contenido

Tal y como venía anunciando con anterioridad, finalmente Vodafone no ha querido disponer de todo el fútbol, al no haberlo considerarlo como algo rentable. Así pues, su apuesta para este año se limita a los ocho partidos de LaLiga Santander y los diez de LaLiga 1|2|3, y la posibilidad de contratar adicionalmente la Copa del Rey.

Fútbol LaLiga 123

No obstante, a menores contenidos, menores deberían ser los precios. Y es que si bien os comentábamos que ninguna de las operadoras había llegado a ofrecer sus servicios a los “prometidos” 3 euros mensuales, Vodafone sería la que más se ha acercado, reduciendo su cuota a tan sólo 5 euros al mes.

Pero no todo lo que reluce es oro. Y es que, al igual que para los usuarios de Movistar, la compañía británica nos obligará a contratar el fútbol junto con uno de sus paquetes TV Esencial, por lo que pasaríamos a un mínimo de 70 euros mensuales (precio final tras ofertas).

Orange y Jazztel: mayor libertad y mejor precio

Lo primero de todo es aclarar que Orange y Jazztel funcionan bajo un mismo paraguas, ya que Jazztel funciona como la “marca blanca” de esta compañía, al igual que Lowi con Vodafone. Si bien ambas compañías han experimentado un aumento de precios, continúan siendo las opciones más baratas.

Así pues, ambas operadoras cuentan con una misma oferta de contenidos, y funcionarán bajo el mismo sistema de contratación. De esta manera se convierten en las dos opciones más versátiles y económicas, al no obligarnos a contratar ningún paquete adicional de televisión, y pudiendo contratar sólo fútbol.

Además, para canales como beIN Sports, donde se emitirán la Champions y la Europa League, tendremos la posibilidad de contratarlos y activarlos a nuestro antojo, por lo que podremos ahorrar si únicamente los contratamos durante los periodos en los que se celebran estas competiciones.

Fútbol Champions

El precio para la temporada completa de LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3, además de la Copa del Rey, está actualmente bajo promoción durante el mes de agosto, y será de 3 euros mensuales para aquellos que ya tengan contratado el servicio de televisión; y entre 7,50 y 7,95 euros al mes si contratamos sólo el fútbol.

En cuanto al canal beIn Sports, deberá contratarse o bien de forma conjunta con el paquete de LaLiga, o con el de televisión familiar, pudiendo contratarse sin la necesidad de ir acompañado de más fútbol, bajo un precio adicional de 14,95 euros al mes (precio final tras ofertas).

Orange TV Fútbol (desde Jazztel)

  • LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3
  • Copa del Rey
  • El Partidazo
  • 7,50 euros (actualmente de oferta)

Orange TV Fútbol

  • LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3
  • Copa del Rey
  • 9,95 euros

Orange TV Fútbol y El Partidazo

  • LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3
  • Copa del Rey
  • El Partidazo
  • 12,95 euros

Orange TV Fútbol, El Partidazo y beIn Sports

  • LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3
  • Copa del Rey
  • El Partidazo
  • Champions League
  • Europa League
  • 27,90 euros

También contaremos con otras ofertas para combinar los servicios de fútbol con la contratación de cine y series, e incluso con la contratación de planes móvil y fibra óptica. Además, en el caso de contratar Orange TV Cine y Series junto con Orange TV Fútbol antes del 31 de agosto, este segundo contará con una oferta que reduce su precio para hacerlo gratuito.

Otras plataformas de pago

Además de las ofertas de las principales marcas de telefonía para contratar y ver el fútbol desde casa, de igual manera que ya ha ocurrido en años anteriores, también contaremos con la posibilidad de contratar otras plataformas como BeIN Connect, donde contaremos con ofertas para sólo fútbol.

Así, el precio resultante queda mucho más reducido, pudiendo disfrutar de LaLiga Santander, LaLiga 1|2|3 y la Copa del Rey por tan sólo 9,99 euros al mes. Sin embargo, hay que destacar que si bien se emitirán los 10 partidos de la segunda división, tan sólo contaremos con 8 de los partidos de primera, limitándonos a sólo un partido del Barcelona o Real Madrid por semana, y sólo disponiendo del partido de ida del “clásico”.

Fútbol LaLiga Barca Real Madrid

Por último, los aficionados que sólo tengan interés en disfrutar de LaLiga 1|2|3, podrán contratar en exclusiva este canal a través de la plataforma Sky, disponiendo de los 10 partidos semanales por sólo 10 euros al mes.

El fútbol en abierto

Para aquellos a los que os guste el fútbol en una menor medida, o simplemente no estéis dispuestos a pagar estos precios, el canal del TDT, GOL, retransmitirá uno de los partidos de LaLiga Santander por jornada en abierto, y dos partidos de LaLiga 1|2|3 cada fin de semana.

Sin embargo, partidos en los que se enfrenten Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid, no serán emitidos. De igual manera que cualquier partido de los equipos que estén en las competiciones europeas.

En cuanto a otras competiciones, podrá verse un partido de la Copa del Rey de cada jornada eliminatoria, así como las dos semifinales y la final.

Por su parte, Mediaset también emitirá en abierto un partido por jornada de los equipos españoles que lleguen a competir en la Europa League, además de emitirlos online a través de su plataforma mitele.

Continuar leyendo

Guías

Raspberry Pi con RetroPie, una respuesta a la guerra de Nintendo contra las ROMs

Publicado

el

Raspberry Pi con RetroPie es una solución ideal para quien busque crearse una consola retro propia y una respuesta de los usuarios enfadados con las compañías que como Nintendo se han embarcado por motivos comerciales en una guerra contra los principales portales de ROMs.

Las consolas retro están de moda y compañías como Nintendo pretenden vender unidades por millones. La estrategia pasa por fulminar los portales de ROMs que a su juicio le hacen competencia con demandas multillonarias como las interpuestas recientemente contra LoveROMS.com / LoveRETRO.co y EmuParadise. Nintendo está en su derecho con las leyes actuales. Los emuladores no son ilegales, pero sí ejecutar en ellos juegos protegidos por copyright.

El aspecto ético es otra cosa. Tener el derecho legal no necesariamente lo hace moralmente correcto y algunas estrategias pueden reducir la reputación de una marca. Una editorial de PCWorld critica duramente la estrategia de Nintendo desde su mismo titular: “La ridícula guerra de Nintendo en ROMs amenaza la historia de los videojuegos”. El artículo explica como la comunidad de emulación ha jugado (y juega) un papel crucial en la preservación de la historia de los juegos.

“La emulación ha salvado miles de juegos durante décadas y nadie ha dado un paso adelante con una alternativa. Ni Nintendo, ni nadie”, aseguran. Si la emulación persiste, se debe a un fallo de los verdaderos titulares de los derechos, no de la audiencia. Nintendo ha visto -ahora- un filón en los juegos retro y tiene intereses comerciales que impulsar. Ese es el único motivo para la guerra contra las ROM, que, entre tú y yo, es una batalla perdida porque el cierre de tres portales no impide la circulación del software en Internet y los aficionados saben perfectamente donde encontrarlas.

Raspberry Pi con RetroPie

El usuario tiene alternativas para crearse su propia consola retro y no tener que seguir estrategias comerciales. Hay muchísimos juegos gratuitos y otros pocos protegidos, pero distribuidos legalmente que se pueden utilizar. Para el resto de ROMs, cada usuario tendrá que decidir. No somos ambiguos en este punto: el uso de software protegido por derechos de autor (ROMs incluidas) es ilegal.

En este punto, si te interesa una consola retro, ¿porqué no te la creas tú mismo y de paso le añades mayor potencial sumando otros emuladores y más juegos del número limitado que incluyen los fabricantes en sus consolas? Una Raspberry Pi, el desarrollo que lidera la categoría de mini-computadoras de “placa única” (SBC), es un componente ideal para cualquier proyecto, también como consola retro si utilizamos un software como RetroPie que está destinado específicamente a la creación de consolas retro bajo Raspberry Pi. Repasamos su creación con base en un proyecto de Ars Technica, entre los centenares que puedes encontrar en Internet.

Hardware necesario

La base a utilizar una Raspberry Pi 3, la versión más potente de este desarrollo y la primera que incluyó un chipset con procesador de 64 bits, un Broadcom BCM2837 basado en ARM Cortex A53, con cuádruple núcleo. Puedes comprarla en los distribuidores oficiales británicos o desde Amazon, con entrega en un día en España para premium por 36 euros.

Para este proyecto, es ideal cubrir la placa con un chasis adecuado. Tienes una infinidad de soluciones, desde la oficial Raspberry Pi 3 Case a otras, como esta YIKESHU NESPI CASE + que se asemeja a una retro de Nintendo. Hay cajas desde unos cuantos euros.

Raspberry Pi con RetroPie

 

También nos hace falta una tarjeta microSD que como mínimo tiene que ser de 8 Gbytes de capacidad. Están baratísimas. Cuánto más grande, mayor podrá ser la colección de juegos a alojar. Si estás empezando con proyectos Raspberry Pi y como además necesitas un adaptador de 5V 2.5A micro USB, yo te recomendaría directamente queadquieras un kit completo para empezar. Puedes comprar un Raspberry Pi 3 Official Desktop Starter Bundle (8GB, White) por 68 euros.

En el apartado hardware nos faltaría el controlador. Los gamepads Buffalo Classic USB son uno de los recomendados por poco más de 20 euros, aunque tienes un montón. Retropie soporta otros mandos modernos y más antiguos que también puedes emplear. Una vez que tengamos todos los componentes hardware, el ensamblado es un juego de niños si utilizamos el chasis oficial, dividido en cinco piezas separadas para montaje por cualquier usuario.

NESClassic4

Software para la consola retro

El apartado de preparación del software es algo más complicado, pero nada que no pueda hacer un usuario de nivel medio o alguien que empiece con ganas y tiempo. Como en cualquier proyecto Raspberry Pi (la placa no tiene almacenamiento interno) necesitaremos cargar el sistema operativo en la tarjeta microSD.

Ello lo haremos en un ordenador Mac, Windows o Linux con una ranura para tarjetas SD. Las consolas retro son un uso bastante más común en Raspberry Pi y hay decenas de proyectos. La mayoría utilizan libretro y sus emuladores sobre el sistema operativo Raspbian e incluyen la interfaz EmulationStation.

La mejor opción es utilizar RetroPie, un desarrollo donde se mezclan todos estos ingredientes juntos en un paquete que es relativamente fácil de usar, atractivo a la vista, y muy personalizableTambién incluye soporte para un gran número de emuladores. 

Puedes descargar la imagen desde la página oficial. Para quemar la imagen se recomienda Win32DiskImager para Windows, Apple Pi Baker si estás en macOS y Unetbootin si utilizas Linux. El proceso es idéntico lo hagamos en cualquier sistema, creando la imagen en una microSD formateada con FAT 32. También puedes crear tu sistema desde la consola de Linux, siguiendo esta guía.

NES

Una vez que tengas preparado el sistema en la microSD, se coloca en la ranura de la Raspberry Pi, se conecta el cable HDMI a una pantalla, el controlador (o un teclado USB si quieres realizar más cómodamente el proceso de configuración), la fuente de alimentación y a disfrutar de tu súper consola retro. 

Hay que currárselo, cierto, pero las posibilidades son muy superiores a las de una consola comercial, porque podrás añadir una buena cantidad de otros emuladores de 8 y 16 bits. Te va a sorprender lo bien que corren en una Raspberry Pi 3 con RetroPie.

Imágenes | Ars Technica – Cómo construir tu arcade casera por menos de 80 euros | MC

Continuar leyendo

Lo más leído