El Galaxy S10+ tendrá triple cámara trasera y lector de huellas en el lateral

El Galaxy S10+ tendrá triple cámara trasera y lector de huellas en el lateral
6 de julio, 2018

Las últimas informaciones que han llegado de fuentes surcoreanas han vuelto a destacar que Samsung lanzará en 2019 tres nuevos terminales tope de gama: el Galaxy S10, el Galaxy S10+ y una versión de éste último que tendrá un mayor tamaño de pantalla y una configuración de cámara superior.

Ya habíamos hablado de esta posibilidad en este artículo y como dijimos tiene sentido, ya que permitiría a Samsung llegar a una mayor cantidad de usuarios con sus nuevos terminales tope de gama, un planteamiento que hoy hemos podido confirmar y precisar gracias a los chicos de GSMArena.

Galaxy S10 estándar: adiós al acabado Edge

El Galaxy S10 en su versión estándar se presentará como una alternativa económica dentro de la nueva generación de topes de gama de Samsung. Este smartphone estará destinado a competir con el iPhone 9 de Apple y tendrá algunas cosas en común con aquél, como la presencia de una única cámara en la parte trasera.

A nivel de acabados el Galaxy S10 mantendrá el uso de metal y cristal pero no contará con el acabado Edge que hemos visto en los Galaxy S9. Esto no quiere decir que vaya a cambiar el formato de pantalla, que en principio debería seguir siendo 18:9 o subir a 19:9, sino que para reducir costes y posicionar a un nivel más básico carecerá de la terminación Edge.

Por lo demás todo apunta a que tendrá una pantalla SuperAMOLED de 5,8 pulgadas con resolución QHD+, un SoC Exynos 9820-Snapdragon 855 (según versión), 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad de almacenamiento y lector de huellas dactilares en la parte trasera. Su precio debería rondar los 700 dólares.

Galaxy S10+: acabado Edge y doble cámara trasera

Un peldaño por encima del anterior quedaría el Galaxy S10+, un smartphone que en general seguiría las claves del Galaxy S9+ ya que mantendría el tamaño de pantalla de 6,2 pulgadas, el panel SuperAMOLED con acabado Edge y la resolución QHD+.

Estará construido también en metal y cristal, montará un SoC Exynos 9820-Snapdragon 855 y se apoyará sobre 6 GB de memoria RAM. Su capacidad de almacenamiento debería ser de 64 GB en su configuración básica y estará equipado con dos cámaras traseras.

Se espera que el precio de este terminal ronde los 900 dólares y que compita con el iPhone X 2018.

Galaxy S10+ de 6,44 pulgadas: tres cámaras traseras

Este modelo sería la auténtica novedad dentro del catálogo de Samsung. Su objetivo será competir con el iPhone X Plus 2018, y según las últimas informaciones el gigante coreano tiene claro cómo plantará cara a lo nuevo de Apple.

En términos de especificaciones básicas este terminal no será diferente a los dos anteriores: mantendrá el acabado en metal y cristal, el SoC Exynos 9820-Snapdragon 855 y los 64 GB de capacidad de almacenamiento en su versión base, pero elevará el tamaño de pantalla a las 6,44 pulgadas y contará con una configuración de triple cámara trasera. Se comenta también que podría elevar la RAM hasta los 8 GB.

Esa configuración de cámara estará dividida de la siguiente manera: cámara principal de doble apertura de 12 MP f/1.5, cámara secundaria de 12 MP (teleobjetivo) f/2.4 y una tercera cámara adicional de tipo gran angular de 16 MP f/1.9 de 123 grados.

No tenemos detalles sobre el precio de este terminal, pero viendo sus especificaciones está claro que podría acabar superando los 1.000 dólares sin problema.

La cámara se ha convertido en el nuevo centro de atención

El sector smartphone ha experimentado un nuevo giro en su constante búsqueda por la innovación y la introducción de mejoras a nivel funcional. La última gran transición que ha vivido el sector ha estado marcada por la utilización de pantallas con formato 18:9 y formato 19:9, y ahora se ha empezado a centrar en las cámaras.

Los que nos leéis habitualmente sabéis que ambos caminos han sucedido a la carrera de los núcleos, de los píxeles y de la memoria RAM, y la verdad es que es una de las evoluciones más interesantes y más útiles para los usuarios, ya que las novedades a nivel de cámaras permiten potenciar una de las funciones más importantes de cualquier smartphone.

El uso de una configuración de doble cámara trasera en un smartphone ofrece ventajas muy claras, entre las que destacan: imágenes de mayor calidad incluso con poca luz, menor pérdida de calidad de imagen al hacer zoom e imágenes con efectos más realistas (por ejemplo un modo “bokeh” de mayor calidad).

Con el salto a las tres cámaras traseras también mejora la calidad de las imágenes en condiciones de baja iluminación, se consiguen capturas más realistas y también es posible elevar el nivel de zoom, es decir de acercarnos sin reducir la calidad de la imagen.

Habrá que ver qué resultados consigue Samsung con esa configuración de triple cámara, pero el precedente sentado por Huawei con el P20 Pro ha dejado claro que puede marcar una gran diferencia.

  • Share This