Intel dejará de utilizar la marca “Extreme Edition” en sus procesadores

Intel dejará de utilizar la marca “Extreme Edition” en sus procesadores
10 de julio, 2018

El distintivo “Extreme Edition” lleva mucho tiempo entre nosotros. Con ese apelativo Intel ha diferenciado durante muchas generaciones los procesadores que iban dirigidos al sector de consumo en su vertiente de alto rendimiento, es decir en aquellos modelos que ofrecían una potencia superior a los que formaban la gama alta de cada generación dentro de dicha categoría.

Si no recuerdo mal creo que el primer procesador de Intel que utilizó la distinción “Extreme Edition” fue el Pentium 4 EE, un chip que llegó al mercado en una época complicada para el gigante del chip: AMD tenía en el mercado los Ahtlon 64 y los Athlon 64 FX, dos gamas con los que había logrado superar el rendimiento de los procesadores que comercializaba el gigante de Santa Clara hasta el momento.

Debido a esa situación algunos medios apodaron a los Pentium 4 como “Emergency Edition”, un guiño muy acertado ya que esa gama de procesadores fue una reacción inmediata de Intel para contrarrestar el impacto de los procesadores de AMD.

El Pentium 4 “Extreme Edition” contaba con un núcleo y dos hilos gracias a la tecnología HyperThreading, y en sus versiones más potentes alcanzó los 3,73 GHz. Tuvo un total de cuatro variantes: dos disponibles para el socket PLGA478 y otras dos para el LGA775, plataforma esta última que posteriormente sería utilizada por los Core 2 Duo y Core 2 Quad, una generación que devolvió la ventaja al gigante del chip y marcó el inicio de un importante declive para la compañía de Sunnyvale.

Una línea que ha evolucionado con el tiempo

Desde sus inicios los procesadores “Extreme Edition” de Intel han presentado diferencias menores frente a los modelos de consumo general pero su precio ha sido muy superior, tanto que era habitual que costarán entre el doble y el triple comparados con aquellos, una diferencia que como habréis podido imaginar no se justificaba a nivel de rendimiento.

Por ejemplo el Pentium 4 “Extreme Edition” al que hemos hecho referencia mantenía la misma base que la serie estándar y su única diferencia de interés estaba en la presencia de 2 MB de memoria caché L3, que en algunos casos ayudaba a conseguir un mayor desempeño en diferentes pruebas (juegos incluidos).

Esa tendencia se fue manteniendo con el paso de los años y de nuevo tenemos otro ejemplo claro en los Core 2 Duo y en los Core 2 Quad. La serie “Extreme Edition” de ambas gamas se diferenciaba por funcionar a una mayor frecuencia de trabajo y por contar con una mayor cantidad de memoria caché. También eran mucho más caros que los modelos estándar, pero en la práctica la mejora de rendimiento que ofrecían era muy pequeña porque contaban con el mismo número de núcleos y utilizaban la misma arquitectura base (su IPC no cambiaba).

La llegada de los Core de primera generación marcó una transición importante. Los Core i7 980XE ofrecían una mejora mayor frente a los modelos de consumo general gracias a su mayor número de núcleos e hilos, 6 y 12 respectivamente. Las variantes estándar sumaban 4 núcleos y 8 hilos en sus versiones más potentes.

Intel ha mantenido ese enfoque en las sucesivas generaciones de procesadores Core, reservando el distintivo “Extreme Edition” a los procesadores más potentes y con mayor conteo de núcleos. Esto le ha permitido seguir marcado una diferencia mayor a la que existían en la época de los Pentium 4 y los Core 2 Duo y Core 2 Quad, aunque con la llegada de la generación Skylake-X ha decidido reservar ese apelativo a un único modelo: el Core i9 7980XE, que suma 18 núcleos y 36 hilos.

¿Por qué abandonaría Intel esa marca?

Es una buena pregunta. No tenemos un comunicado oficial, y de hecho no creemos que se vaya a producir uno para explicar los motivos, pero parece que Threadripper de segunda generación será el gran “culpable” de esta decisión.

Como decimos Intel lleva un tiempo utilizando su distinción “Extreme Edition” en procesadores de alto rendimiento que ofrecen un gran conteo de núcleos. En el caso del Core i9 7980XE tiene sentido porque supera al Threadripper 1950X, pero si el Threadripper 2990X acaba sumando 32 núcleos y 64 hilos y en Intel no logran superar esa marca dicha distinción perderá todo su sentido.

Según las últimas informaciones la próxima generación de procesadores HEDT de Intel llegará a un máximo de 28 núcleos y 56 hilos, una cifra que queda por debajo de los 32 núcleos y 64 hilos del Threadripper 2990X. Esta sencilla comparativa nos permite entender el porqué detrás de la posible desaparición de la etiqueta “Extreme Edition”.

¿Utilizará Intel una nueva marca para diferenciar sus productos más potentes? Es posible, aunque en principio no se me ocurre nada especialmente llamativo, ¿y a vosotros?

Actualizado: Intel ha emitido un comunicado negando que vaya a descartar la marca “Extreme Edition” a corto plazo.

  • Share This