Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Shuttle DH310, el concepto barebone llevado al extremo

Publicado el

Tras un DH100 que supuso un gran éxito en venta, Shuttle vuelve a la carga con un equipo ultracompacto pero capaz de albergar configuraciones de hardware realmente potentes. Hemos tenido acceso a una unidad de pruebas durante unas semanas y esta es nuestra valoración del nuevo Shuttle DH310.

Como muchos lectores ya sabrán, Shuttle es un fabricante taiwanés dedicado en exclusiva a la fabricación de barebones. En su catálogo encontramos tanto equipos completos como soluciones personalizables, que parten de una combinación de chasis, placa base y fuente de alimentación exclusivas para que cada usuario dedida el resto del hardware. A este segundo grupo pertenece el protagonista de nuestro análisis.

El DH310 tiene un volumen de 1,3 litros y mide 195 x 190 x 43 mm. Con estas dimensiones, es un equipo perfecto para ocultarlo en cualquier sitio, instalarlo detrás de un monitor o usarlo de forma profesional como controlador de sistemas de información, publicitarios, terminales de venta y mucho más.

La placa base personalizada y desarrollada en exclusiva para este concepto ofrece un socket LGA 1151 y se basa en el chipset Intel H310, ofreciendo soporte para la octava generación de procesadores Intel (Coffe Lake) con la única limitación del TDP máximo, que no debería soprepasar los 65W.

A pesar de su pequeño tamaño, este equipo permite instalar hasta 32 Gbytes de memoria RAM DDR4, dispone de dos tarjetas de red Gigabit Ethernet y una ranura M.2. dedicada a la instalación de una tarjeta de red inalámbrica, si fuera necesario. Del almacenamiento se encarga una ranura M.2. con capacidad para unidades de hasta 80 mm. de longitud y un SATA3, compatible con unidades de almacenamiento de 2,5 pulgadas que no superen los 12,5m.

En el frontal encontramos cuatro puertos USB (dos de ellos 3.0) y un lector de tarjetas, que se complementan con otros cuatro puertos en la parte trasera además de salidas HDMI 2.0 y DisplayPort 1.2.

¿Qué se puede hacer con un equipo como este?

El Shuttle DH310 destaca, por encima de todo, por su versatilidad. Se puede configurar como un equipo muy solvente para tareas ofimáticas y de navegación web, es interesante como sistema HTPC y tiene multitud de usos en el terreno empresarial dada su naturaleza configurable. En términos generales, estamos ante una de las mejores alternativas al concepto Mac Mini para un entorno Windows o Linux.

Para nuestras pruebas configuramos con un Intel Core i3 4170 (un procesador de cuatro núcleos, con la última generación de gráficos Intel integrada), 16 Gbytes de RAM DDR4 y un SSD de 256 Gbytes. Instalamos Windows 10 64 bits en su versión Home.

Con estos mimbres, el Shuttle ofrece un rendimiento magnífico para el día a día, incluyendo escenarios multitarea con los, cada vez más exigentes, navegadores web, software ofimático e incluso uso amateur de aplicaciones de retoque fotográfico. La doble salida de vídeo permite trabajar con dos monitores independientes y alcanzar resoluciones hasta 4K/60 fps sin problema.

La limitación – física – de no poder instalar una gráfica dedicada no nos permite recomendarlo para quien quiera jugar, aunque nada impide disfrutar de juegos poco exigentes o de la escena retro en una solución como esta. En el terreno multimedia el equipo va sobrado con cualquier tipo de archivo, incluyendo vídeo a elevado bitrate.

En términos de ruido y calor los resultados depende mucho del hardware utilizado. Shuttle ha integrado un sistema de disipación pasivo que cubre al chipset y al procesador junto a dos ventiladores de 60 mm., que funciona perfectamente para mantener bajo control la temperatura pero con un ruido que, sin llegar a ser molesto, se nota.

La excelente conectividad del DH310 lo hace muy práctico para entornos profesionales como oficinas, puntos de venta, call centers, escuelas, puntos de información automática, sistemas de automatización o cuando es necesario disponer de un pequeño servidor local. Detalles como el doble puerto RS232 o la posibilidad de conectar un botón de encendido en remoto son guiños a este tipo de público.

Conclusiones

Este Shuttle DH310 mejora todo lo visto en sus predecesores, dando paso a la nueva generación de procesadores Intel permitiendo la salida de vídeo hasta 4K y 60 fps. Por un precio que ronda los 240 euros accedemos a una plataforma tan compacta como capaz, que puede funcionar en multitud de escenarios y que podemos personalizar a la medida de nuestras necesidades.

En el lado negativo, los ventiladores son más ruidosos de lo que esperábamos; nuestra recomendación es instalar un procesador comedido en términos de consumo y comprar componentes de buena calidad, capaces de soportar sin problemas una temperatura de funcionamiento elevada. En cualquier caso, buena alternativa a equipos compactos como el Mac Mini o Intel NUC.

Valoración final
7.5 NOTA
NOS GUSTA
Conectividad sobresaliente
Soporte para Intel Coffe Lake
A MEJORAR
Sistema de refrigeración más ruidoso de lo esperado
Sin conectividad inalámbrica de serie
RESUMEN
Fiel a sus principios, Shuttle ofrece un chasis ultracompacto y válido tanto para uso en el hogar como en ámbito profesional.
Diseño y acabados8
Características7
Rendimiento8
Posibilidades de ampliación7
Calidad/Precio7.5

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Top 5 Cupones

Lo más leído