Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Kingston IronKey D300S, análisis: rendimiento y fiabilidad se dan la mano

Publicado el

Las unidades de almacenamiento externo USB se han convertido en un accesorio indispensable en nuestro día a día y es comprensible, ya que el auge de la vida digital ha incrementado nuestras necesidades no solo de almacenamiento, sino también de movimiento de datos, un escenario en el que el Kingston IronKey D300S ha conseguido marcar la diferencia.

Como sabrán nuestros lectores hay muchos tipos de unidades de almacenamiento USB, aunque en la mayoría de los casos se acaban diferenciando por aspectos como la capacidad de almacenamiento o las velocidades de transferencia. El Kingston IronKey D300S va mucho más allá, y añade a la ecuación una serie de valores que lo convierten en un producto verdaderamente único.

En efecto, con esto queremos decir que el Kingston IronKey D300S no es un USB más, es un modelo que supera de largo las prestaciones, la calidad y la fiabilidad de lo que entendemos por un pendrive estándar. Sobre este tema profundizaremos en las próximas líneas, veremos qué ofrece y también os dejaremos una serie de conclusiones para que tengáis claro a qué tipo de usuarios va dirigido.

Antes de empezar damos las gracias a Kingston España por cedernos una unidad para su análisis, y por dejarnos trabajar sin prisas y con total libertad. Sin más, arrancamos.

Vistazo previo

El Kingston IronKey D300S es una unidad de almacenamiento USB que supera el tamaño medio de las unidades estándar. Nada más sacarlo de la caja se nota que no estamos ante una unidad cualquiera. Presenta una gran solidez, un peso elevado y un tacto claramente premium, gracias a su carcasa metálica terminada en zinc.

La tapa está revestida con goma para asegurar una retirada y un cierre perfectos, y en la parte trasera cuenta con una pequeña apertura que nos permite engancharlo fácilmente a llaveros y otros elementos para poder transportarlo con mayor comodidad.

Debo decir que la experiencia me ha sorprendido gratamente. Estaba acostumbrado a las unidades USB estándar, de hecho en mi día a día utilizo un Kingston DataTraveler 100 G3 de 32 GB, y no tiene punto de comparación con el Kingston IronKey D300S. Las diferencias a nivel de calidad de construcción y de acabados son enormes, y como veremos más adelante también sus prestaciones.

Entramos ahora a repasar las especificaciones clave del Kingston IronKey D300S. Con ello cerraremos este punto y entraremos de lleno a ver las pruebas de rendimiento y la experiencia de uso.

  • Unidad de almacenamiento USB 3.1 (compatible con USB 2.0) de 64 GB de capacidad (modelo analizado).
  • FIPS 140-2 de nivel 3 con cifrado basado en hardware AES de 256 bits en modo XTS.
  • Firmware firmado digitalmente.
  • Protegido con contraseña.
  • El cifrado y el descifrado se ejecutan en la unidad, sin dejar huellas en el sistema anfitrión.
  • Sistema de seguridad que bloquea y reformatea tras diez intentos erróneos al introducir la contraseña.
  • Carcasa de zinc con un precinto de epóxido de alta resistencia.
  • Sumergible hasta 1,20 metros. Cuerpo resistente y seguro que cumple con las normas IronKey.
  • Número de serie único y código de barras estampados en la unidad, lo que permite mantenerla controlada e identificada.
  • Teclado virtual para introducir la contraseña con clics de ratón.
  • 5 años de garantía. Asistencia técnica gratuita.
  • Compatible con Windows 7 (SP1) o superior, macOS 10.11 o superior y Linux v.2.6x.

Configuración, experiencia de uso y rendimiento

El proceso de configuración del Kingston IronKey D300S es muy sencillo, solo tenemos que introducirlo en una ranura USB y nos aparecerá un menú de instalación autoguiado simple e intuitivo, como podemos ver en las imágenes.

Seleccionamos el idioma y acto seguido introduciremos la contraseña que queremos utilizar. Para terminar el proceso solo tenemos que confirmar nuestro nombre y otros datos opcionales. Una vez completado la unidad se formatea de forma automática y en cuestión de segundos está lista para ser utilizada.

El modelo que hemos analizado es el estándar serializado. Existe otra versión gestionada que está pensada en exclusiva para empresas, y que ofrecen una serie de funciones exclusivas muy útiles como:

  • Compatibilidad con SafeConsole de DataLocker para una gestión centralizada del acceso a las unidades y del estado de su capacidad de almacenamiento.
  • Políticas específicas de seguridad, entre las que destaca la posibilidad de desactivar en remoto unidades extraviadas o robadas, y de recuperar contraseñas.

Una vez que hemos configurado la unidad podemos empezar a utilizarla sin problema. Es importante tener en cuenta que para poder acceder al contenido almacenado en el Kingston IronKey D300S tendremos que introducir la contraseña asociada, y que como dijimos solo tendremos diez intentos. Esta limitación es una medida de protección contra ataques de fuerza bruta.

Su fiabilidad y seguridad está fuera de toda duda, y no se limita al plano interno, sino que como vimos se extiende al externo, ya que es una unidad que resiste las inmersiones en agua y que además aguanta sin problemas golpes y caídas.

Pasamos ahora a hablar del rendimiento y de la capacidad de almacenamiento. La unidad que hemos probado tiene 64 GB de capacidad, más que suficiente para cubrir las necesidades de un usuario medio que quiera transportar fotos, música, archivos y también vídeos en alta calidad.

Su alta resistencia y sus medidas de seguridad lo convierten en una excelente opción para llevar datos y archivos sensibles, ya que si por cualquier razón perdemos el Kingston IronKey D300S no será posible acceder a su contenido sin la contraseña, y en diez intentos fallidos se formateará automáticamente.

En las dos imágenes que os dejamos abajo podéis ver el rendimiento del Kingston IronKey D300S de 64 GB frente a mi unidad Kingston DataTraveler 100 G3 de 32 GB. La diferencia es muy grande, tanto que podemos confirmar que juegan en ligas distintas.

Rendimiento del DataTraveler

Rendimiento del IronKey D300S

Notas finales

El Kingston IronKey D300S es un producto premium que derrocha calidad en todos los sentidos. Las sensaciones que transmite son excelentes, y como hemos podido ver su rendimiento y su fiabilidad son sobresalientes, valores que lo convierten en una de las mejores unidades USB que existen a día de hoy.

La única pega que presenta el Kingston IronKey D300S es, como habréis podido imaginar, su precio, ya que ronda los 350 euros de media. Sí, es una cifra elevada, pero debemos tener en cuenta que a cambio ofrece una calidad de construcción muy alta, un rendimiento excelente y una fiabilidad a “prueba de bombas”.

Si buscas una unidad de almacenamiento USB de alto rendimiento, robusta, fiable y capaz de mantener tus datos protegidos en todo momento no lo dudes, la Kingston IronKey D300S es una buena opción.

Valoración final
9 NOTA
NOS GUSTA
Calidad de construcción premium
Alto rendimiento
Fácil de configurar y de utilizar
Seguridad y fiabilidad
Diseño elegante y sobrio
A MEJORAR
Precio elevado
RESUMEN
El Kingston IronKey D300S es una unidad de almacenamiento USB de gama alta, un producto premium que ofrece una gran calidad de construcción y un rendimiento elevado. Cuenta, además, con funciones de seguridad integradas de primer nivel. Su precio es elevado, pero ofrece un gran valor para lo que cuesta.
Características9.5
Rendimiento9.5
Instalación10
Precio / Gigabyte6
Garantía y soporte10

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído