Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Metro Exodus para PC, análisis: Bienvenido al mundo abierto

Publicado el

Tras muchos años esperando y preguntándonos si volveríamos a ver un título de la saga Metro, 4Agames nos trae Metro Exodus. Este es el tercer título de lo que comenzó siendo un videojuego inspirado y basado en la novela Metro 2033 de Dmitri Glukhovsky que acabó convirtiéndose en un acuerdo profesional de colaboración entre ambas partes que, naciendo como un título de nicho, ha llegado a convertirse en todo un título de referencia dentro de la industria del videojuego.

Metro Exodus ha llegado envuelto en varias polémicas, no solo en lo referente al asunto con Steam, sino también a la naturaleza del propio juego, ya que este se ha lanzado a explorar las posibilidades del mundo abierto, y muchos son los que no estuvieron convencidos de la idea de transportar un título que precisamente se basaba en su atmósfera claustrofóbica y desesperanzadora, a continuación hablaremos sobre ello.

Requisitos mínimos del juego:

  • Sistema operativo: Windows 7 / 8 / 10
  • CPU: Intel Core i5-4440 o equivalente
  • RAM: 8GB
  • GPU: GeForce GTX 670 / GeForce GTX 1050 / AMD Radeon HD 7870
  • VRAM: 2 GB
  • DirectX: 11 / 12

Equipo de pruebas:

  • Sistema operativo: Windows 10 Home
  • CPU: Intel Core i7-4770 3,4GHz
  • RAM: 16GB ddr3
  • GPU: GeForce GTX 1060
  • VRAM: 6 GB
  • DirectX: 12

Ambientación e Historia

La historia comienza un tiempo después de donde terminó Metro Last Light. Artyom, nuestro protagonista, y Anna, que ahora es su esposa, han abandonado La Orden y a los Espartanos para vivir su vida por su cuenta. Artyom vive obsesionado con la idea de que tiene que haber algo más ahí fuera y se niega a aceptar que la red de metro de Moscú y sus cincuenta mil habitantes sean todo lo que queda del mundo.

La ambientación, en cuanto a la estética hay que decir que no ha perdido nada de lo más característico de la trilogía y su estilo artístico es más que reconocible. El mundo abierto de Metro Exodus sigue sintiéndose como un mundo devastado por la guerra nuclear, que agoniza dentro de la supervivencia diaria, donde los humanos forman grupos de lo más variopintos, desde los más curiosos e inofensivos hasta los más desagradables donde impera la locura colectiva. La tecnología ha vuelto a un estado casi primitivo en muchos casos y objetos simples y cotidianos de repente se convierten en cosas de gran valor.

Es cierto que el cambio de tono en este Metro Exodus puede resultar un poco chocante. En los dos primeros títulos de Metro, la particularidad era el ambiente claustrofóbico y ese microcosmos que se había conformado dentro de la red de metro. Un microcosmos del que no podías escapar porque la alternativa era la superficie, y a la superficie solo salían los más valientes y los mas locos, pues su aire estaba contaminado e infestado de bestias mutantes. Por eso, dar este paso para cambiar la perspectiva y lo que más caracterizaba a la saga, es sin duda extraño, a la par que valiente y el mundo no deja de ser un lugar peligroso ni desesperanzador a pesar de todo, aunque sí menos claustrofóbico.

Sin embargo, sí que resulta un tanto incómodo como Metro Exodus cambia de tono. Metro siempre ha mantenido una historia y una narrativa bastante potente y sólida dentro de su universo, y en Metro Exodus, el cambio que da a ese universo es muy brusco. Por un lado escogen una ramificación para la historia que podría resultar muy sólida (por desgracia no puedo desvelar nada porque sería spoiler) pero deja un mal sabor de boca a nivel narrativo. Es un cambio en la historia y una revelación tan brutal que trastoca todo el universo de Metro tal como se conoce, se acaba despachando en los primeros minutos del juego de una forma tan abrupta y con unos giros en las situaciones que se plantean tan repentinos que al final parece quedar forzado, lo cual es una lástima porque una vez pasa esa introducción, la historia va siguiendo esa nueva línea narrativa con bastante coherencia y sabe mantenerte enganchado, al fin y al cabo, te da todo un nuevo mundo que explorar y descubrir.

Jugabilidad

La jugabilidad de Metro Exodus no solo se mantiene sólida con respecto a las anteriores entregas sino que añade algunas cosas nuevas con bastante acierto.

Antes, Metro se basaba en capítulos que se desarrollaban en alguna sección o línea de metro concreta que cubría un nivel bastante amplio. Ahora, esos capítulos se han convertido en zonas de mundo abierto. Cada uno es un pequeño mapa de mundo abierto, con un nivel de detalle sorprendente y unas cuantas tareas para hacer. Podríamos compararlo con un clásico juego de rol de mazmorras. El mapa tiene repartido diferentes casas seguras, desde ellas podremos dormir, y fabricar cosas. Repartidos por el mapa hay una serie de objetivos secundarios, como por ejemplo una gasolinera ocupada por bandidos con algún objeto relevante o a lo mejor conocer y realizar una tarea para una persona de interés. Después está el objetivo u objetivos principales, que son como una mazmorra con un entorno normalmente espectacular y muy detallado y sobre el que tienes que realizar algún pequeño puzzle a la vez que te enfrentas a enemigos desafiantes y puede que alguno especial. Esto no quiere decir que el juego tenga sistema de niveles y habilidades, Metro sigue siendo un shooter.

Para empezar, todos los elementos más reconocibles y clásicos de las anteriores entregas están. La linterna con su cargador de dinamo universal, nuestra mejor amiga para los entornos oscuros. La clásica máscara de gas para poder respirar en ambientes altamente contaminados por la radiación. El reloj que nos indica el tiempo que falta para que un filtro se nos acabe y tengamos que poner otro y que se ilumina para indicarnos si estamos llamando mucho la atención cuando intentamos ser sigilosos. Tenemos a su vez dos espacios para armas y cuatro huecos para objetos de apoyo como granadas, cuchillos arrojadizos o latas que sirven para hacer ruido y crear distracciones.

Por otro lado han añadido una mecánica nueva de fabricación y modificación de piezas de armas, armaduras o poder incluso fabricarte tu propia munición. Esto, tan común en los juegos de mundo abierto, está sin embargo muy bien implementado en Metro Exodus. La fabricación se divide en:

– Utensilios: Cuchillos, botiquines, etc.

Armas: Aquí puedes modificar las piezas de las armas, pero resulta un sistema muy ingenioso ya que muchas de ellas comparten piezas, así, por ejemplo, podemos encontrar un rifle para el que no llevamos munición en ese momento, pero que tiene unos accesorios de gran calidad, por lo que podremos desguazar el rifle y llevarnos solo los accesorios y guardarlos para más adelante.

Armadura: Puedes mejorar y equipar diferentes complementos para la armadura así como reparar tu máscara de gas.

El sistema de fabricación y el saqueo están muy bien implementados. Jugando en dificultad estándar no debería ser un problema, basta con rebuscar bien en aquellos sitios evidentes de interés y lo que obtienes suele ser suficiente para poder seguir adelante.

No se puede decir lo mismo de la munición sin embargo, ya que parece que han querido compensar la pérdida de la sensación de agobio por claustrofobia con el agobio de estar más indefenso. La munición es escasa, más escasa que en los anteriores Metro, lo que parecía difícil. Has de escoger muy bien los enfrentamientos y ser muy preciso si los tienes, pero en muchos casos es mejor correr que gastar una bala.

Las zonas sin embargo, aunque visualmente son espectaculares y están tratadas con un detalle excelente, dan la sensación de estar superpobladas, hay sobrecarga de monstruos y enemigos en algunas ocasiones lo que puede resultar un poco forzado, aunque sí es cierto que interactúan bien entre sí y puede pasar que estés enfrentándote a unos bandidos y una manada de bestias atraída por los disparos llegue para devorar a todo aquel que se encuentre por delante.

Gráficos

Gráficamente hay un gran trabajo detrás. Es una pena no haber podido ver el trazado de rayos ya que es uno de los títulos abanderados para ello pero independientemente de eso el juego no solo se ve muy bien y tiene unos niveles de calidad altos y un sello artístico propio, sino que ofrece además una gran fluidez de imagen y tiene una iluminación digna de elogio.

Los entornos son muy bonitos dentro de su estética. El ambiente desolado y devastado está perfectamente conseguido, los monstruos, sean más o menos ingeniosos, son realmente desagradables y hay localizaciones concretas cuyo trabajo y mimo es evidente, una cosa positiva de crear un mundo abierto de zonas pequeñas es que puedes prestar más atención al detalle.

Conclusión

Desde luego es una entrega de Metro que mantiene un nivel de calidad y unos estándares acordes a la saga, pero si eres fan tendrás que decidir por ti mismo si te gusta o te disgusta este nuevo planteamiento. Personalmente, he echado un poco de menos que haya algo más de “metro” en Metro Exodus, pero me ha gustado y creo que hay que aplaudir a 4Agames porque las historias tienen que avanzar, habría sido más fácil limitarse a crear otra historia en los túneles de Moscú, pero sin embargo se han atrevido a arriesgar y a dar un enfoque nuevo sin perder el espíritu de  la saga. Es un juego que recomendaría sin duda.

Metro Exodus
8.6 NOTA
NOS GUSTA
Saben mantener la ambientación clásica en un entorno nuevo
Sabes introducir cosas nuevas con cabeza, como el sistema de fabricación
El nivel gráfico y artístico
A MEJORAR
La IA a veces es muy errática.
Zonas menos sobrecargadas de elementos como criaturas o casas seguras.
Una introducción menos abrupta.
RESUMEN
Pasaremos poco tiempo en el metro en esta entrega, pero merece la pena
Gráficos y sonido9
Jugabilidad8
Rendimiento8.5
Duración9

Lo más leído