Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Razer Atheris Mercury, análisis: el todoterreno para gaming y oficina

Publicado el
Razer Mercury

Parece casi necesario que, para poder disfrutar de un ratón de grandes prestaciones, siempre tengamos que recurrir a los periféricos de gaming y sus ya conocidos diseños negros llenos de luces. Sin embargo, desde hace ya unos años hemos podido ver como algunas marcas del sector han comenzado a sacar nuevos productos con líneas más sofisticadas como el Razer Atheris Mercury.

Con el único cambio de su acabado, este pequeño ratón inalámbrico para oficina con prestaciones de un alta gama para el gaming se ha presentado de nuevo como uno de los pocos periféricos de Razer de tonalidad plateada.

Especificaciones Razer Atheris Mercury

  • Sensor: Óptico hasta 10.000 DPI
  • Velocidad máxima: 220 IPS
  • Aceleración máxima: 30G
  • Botones: 5 botones configurables: 2 clics, 1 botón en la rueda de scroll, y 2 botones en el lateral izquierdo
  • Batería: Entre 300 y 350 horas de uso por cada carga de pillas
  • Iluminación RGB: No tiene
  • Dimensiones: 99,7 mm x 62,8 mm x 34,1 mm
  • Peso: 66 gramos (112 gramos con pilas)
  • Software: Razer Synapse 3
  • Conectividad: Bluetooth integrado y receptor USB con conexión 2,4 GHz
  • Otros: Diseño ergonómico ambidextro, compatibilidad con Xbox One

Distribuido de forma independiente, este ratón nos llega en una pequeña caja de cartón que, al igual que el propio producto, deja de lado toda la decoración tradicional cambiando los tonos negros por los blancos. En su interior, además del ratón, podremos encontrar el clásico manual de instrucciones y las pegatinas de Razer, que en este caso (a diferencia de lo visto en los modelos Quartz) permanecerán bajo el clásico color verde.

Dado que está planteado como un ratón de trabajo, y que se trata de un ratón portátil, no es de extrañar la ausencia de cualquier tipo de iluminación RGB, aunque sigue destacando el brillante logo de la serpiente de tres cabezas.

También encontramos materiales de goma en ambos laterales del ratón, que con un diseño ergonómico ambidextro, nos permitirá un mejor agarre independientemente de la mano con que lo usemos. Un detalle que apenas solemos ver en los ratones de este precio, y mucho menos en los dispositivos portables.

Siguiendo en la línea del resto de sus periféricos orientados al gaming, los dos botones principales cuentan con los switches propios desarrollados en colaboración con Omron, además de un acabado rugoso de goma para la rueda.

Pero sin duda lo más destacable del Razer Atheris Mercury es su sensor óptico de 7.200 DPI, uno de los más altos que podemos encontrar en este tipo de ratones portátiles, al cual tendremos acceso directo a través del botón de la parte superior, configurado de serie para ajustar la sensibilidad.

Además de la conectividad por Bluetooth, bajo la cubierta superior del ratón podremos encontrar un pequeño receptor USB que nos brindará una segunda segunda conexión inalámbrica mediante radiofrecuencias a 2,4 GHz. Gracias a esto, podremos mantener una conexión nítida incluso al utilizar otros dispositivos Bluetooth cercanos de forma simultánea.

Pese a que su funcionamiento ha sido realmente bueno, a la hora de jugar sí que puede resultar algo incómodo, resultando demasiado pequeño para la mano, quedando gran parte de la palma sin contacto con el ratón. Y es que, como os comentábamos al comienzo del análisis, en esta ocasión parece que la marca ha optado por relegar la funcionalidad gamer a un segundo plano.

Sin embargo, su desempeño en otras funciones resulta sobresaliente, habiendo podido comprobar un buen rendimiento al utilizarlo en varios monitores y pantallas hasta 4K.

Por último, mencionar que el Razer Atheris Mercury no cuenta con ninguna entrada de carga por cable, funcionando en exclusiva mediante dos pilas AA. Aunque realmente esto no nos ha llegado a resultar molesto, ya que en realidad apenas necesitaremos cambiarlas gracias a una lograda optimización que nos ofrecerá más de 300 horas de autonomía cuando lo utilicemos a través de Bluetooth.

También queremos destacar el hecho de que tanto el ratón como el software Razer Synapse, son compatibles con los ordenadores Windows y Mac, mientras que el soporte para la Xbox One, si bien nos permitirá un funcionamiento igualmente bueno, nos privará de estas opciones de personalización y ajuste.

Por último, si te gustan este tipo de periféricos de estética plateada, pronto sacaremos un segundo análisis del Razer Blackwidow Lite Mercury, el complemento inalámbrico perfecto para este ratón.

Razer Atheris Mercury
8.1 NOTA
NOS GUSTA
Muy compacto y portátil.
Sensor óptico 10.000 DPI.
Diseño sobrio y elegante.
A MEJORAR
Se hace pequeño en la mano.
Ligeramente pesado con las pilas.
Calidad de construcción8.5
Rendimiento8.5
Instalación y software7.5
Calidad/Precio8

Gran fan de la industria del videojuego, también me considero bastante techie, por lo que trato siempre de estar al día sobre toda la información tecnológica.

Top 5 Cupones

Lo más leído