Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Nuestros lectores hablan: ¿a qué videojuegos no te dejaban jugar cuando eras niño?

Publicado el

Los videojuegos han generado, casi desde sus inicios, una fuerte polémica. En los años 70 empezaron a gozar de una gran popularidad que no hizo más que crecer durante los años 80, pero se enfocaban como algo dirigido sobre todo a niños y jóvenes, y por ello los contenidos violentos no estaban bien vistos.

Con el paso de los años la caza de brujas que han vivido los videojuegos se ha repetido en varías ocasiones, una realidad que, por desgracia, está lejos de acabar. De nada ha servido el enorme auge que ha vivido una industria capaz de superar al cine y la música, y tampoco parecen haber sido tenidos en cuenta los sistemas de calificación por edades, los amantes de la censura siguen empeñándose en decirnos a qué contenidos podemos jugar y a qué contenidos no.

Soy consciente de que la censura y la cultura del «si a mi me ofende a ti también debería» ha sido otro problema que ha acabado haciendo mucho daño a los videojuegos, y que la censura en general no ha afectado únicamente a esta forma de entretenimiento, series y películas también han sufrido, en mayor o menor medida, sus consecuencias.

Censurar un videojuego o una película es prácticamente lo mismo que pensar en censurar un libro. Entiendo que hay ciertas líneas que pueden resultar grotescas y que no deben ser superadas, pero en algunos casos hemos llegado a extremos tan ridículos que prácticamente da miedo en la censura que puede que tengamos que acabar asumiendo dentro de unos años.

Hay quien cree que los videojuegos violentos te hacen ser violento, o quien sostiene que hay escenas o conductas que no se deben reproducir en ellos. La realidad es, sin embargo, muy distinta, la educación y las vivencias de cada persona son las que acaban definiendo su personalidad y su conducta. Decir que un chaval de 18 años saldrá a la calle con un arma a pegar tiros por jugar a GTA V es algo tan ridículo que acaba cayendo por su propio peso.

La censura sin sentido y motivada por el «ofendidismo» no es buena, solo limita la creatividad de los desarrolladores y acaba perjudicando a los que llevamos décadas disfrutando del mundo de los videojuegos. No, no nos hemos convertido en psicópatas asesinos, ¡sorpresa!

Con todo, como hemos dicho hay edades que ayudan a delimitar las franjas óptimas para disfrutar de ciertos contenidos, algo que me parece perfectamente razonable. En mi caso no tuve un marcado control por parte de mis padres en este sentido. En la época en la que empecé a jugar los videojuegos tenían un acabado simple en 2D y eran poco realistas, así que no veían necesario prohibirme disfrutar de los juegos de aquella época.

En el momento en el el realismo de los videojuegos empezó a ser notable ya tenía una edad y una madurez que me permitía disfrutarlos sin problema, así que puedo decir que tuve bastante suerte, aunque recuerdo que entre mis compañeros era común que sus padres no les dejaran jugar a juegos como el DOOM originalincluso a pesar de que ya tenían una edad razonable

Ahora os toca a vosotros, ¿a qué videojuegos no os dejaban jugar cuando erais niños? Los comentarios son vuestros.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

8 comentarios
  • Al GTA San Andreas, pero mi abuelo me lo compró lo jugaba en su casa 🙂

  • Tito Bridge

    Al Streets of Rage 2. Mis padres no estaban de acuerdo con dejarnos jugar a un juego de lucha a mi hermano y a mí, así que lo alquilábamos a escondidas, jajaja.

  • Yukiko

    A mi me prohibieron jugar al dead space asique solo lo podia jugar ciertas horas del dia que no hubiese nadie en casa, que tiempos.

  • Álvaro Lázaro Laín

    A mí no me dejaban porque no tenía consola. Yo sólo tuve juegos tras la compra del ordenador. Anteriormente estaban las salas recreativas en las cuales miraba como jugaban otros, Yo no podía permitírmelo, ya que mis padres me daban poco dinero y como cada dos por tres había que insertar 25 pesetas, si no jugabas bien, pues pasaba de jugar. Con el ordenador ya jugué, pero ya estaba con la edad necesaria para que mis padres me impidieran jugar a juegos. aparte de que a mí me gustaban los juegos de simulación, carreras de coches, aviones y aventuras, o sea, ningún juego de disparos.

  • Gregorio Ros

    Yo no pase por esos problemas, ni tenía ordenador ni consola. Empece a jugar en las recreativas cuando ya tenía unos 18 años. Star Force creo recordar que se llamaba mi juego preferido, cuando llego el Wolfenstein 3D y el Doom ya estaba casado y tenía PC, nadie me recriminó que fuese mas o menos violento. En cuanto a lo de limitar/censurar la violencia soy de los que creen que no es la violencia en sí, eso cualquier juego de disparos lo tiene, algunos pasan de violencia a sadismo y mal gusto, pero eso lo limitamos los usuarios no comprando lo que no consideremos con un mínimo de ética según nuestros criterios. Los críos lo que adolecen abusando de videojuegos es una falta de contacto con la realidad, antes se jugaba en la calle y todos sabían que una patada en las pelotas dolía mucho, al igual que si te la pegabas con la bici, ahora da la impresión que acostumbrados a cargar partida si les sale mal y que no te duele si te meten cuatro tiros virtuales, da la impresión que creen que en la realidad pasa igual. Pero bueno, esto es impresión personal y no de todos.

  • HHORMIGA

    A mi no me dejaban ir a la «maquinitas» . Me iba a escondidas y siempre fui un jugador numero uno en juegos de lucha como los KOF (todos), Marver vs… me terminaba los Metal Slug con una moneda(los primeros 4) etc… Ahora soy un manco en el PC en juegos competitivos, solo los de plataformas, aventuras y hack and Slash soy bueno.

  • gato gatowsky

    el unico juego que me prohibieron fue Nightmare creatures 2 para la PS1, cometi el error de mostrarselo a mi madre como era el juego, se molesto y lo escondio. despues de mucho tiempo lo encontre y jugue a escondidas.

  • Hector MA

    Mis padres se negaron a comprarme cualquier consola de juegos, por lo que no era necesario prohibirme nada, la onda eran las «maquinitas», les molestaba un poco que perdiera mi tiempo y mi dinero ahí pero no podían hacer mucho al respecto. No estaban al tanto de ningún personaje ni de ninguna saga al respecto.

Top 5 Cupones

Lo más leído