Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Ya puedes utilizar un SSD con tu Raspberry Pi de una manera sencilla y sin renunciar a un buen rendimiento

Publicado el
Ya puedes utilizar un SSD con tu Raspberry Pi de una manera sencilla y sin renunciar a un buen rendimiento 31

La Raspberry Pi 4 se ha convertido en una solución muy interesante para aquellos que quieran montar un ordenador de pequeño tamaño con un coste mínimo. Hace poco la versión que 2 GB experimentó una importante bajada de precio, ya que pasó de costar 45 dólares a quedar en tan solo 35 dólares, una oferta muy interesante que ha contribuido a impulsar sus ventas.

En términos de hardware la Raspberry Pi 4 ofrece un valor bastante sólido, ya que cuenta con una CPU de cuatro núcleos ARM Cortex-A72 y se puede configurar con hasta 4 GB de RAM, pero tiene un importante talón de Aquiles en el almacenamiento, un problema que ha sido posible superar gracias a un adaptador que permite utilizar unidades SSD en formato M.2 de una manera sencilla y eficiente.

La idea es muy simple, se trata de un adaptador donde se inserta el SSD M.2 y que conectamos en la Raspberry Pi 4 a través del puerto USB 3.1 Gen2 Type A. En términos de rendimiento está claro que no llega al nivel que obtendríamos con un SSD bajo interfaz PCIE x4 y protocolo NVMe, pero tenemos un resultado más que bueno, ya que supera el rendimiento bruto que ofrecen todos los SSD SATA III.

Ya puedes utilizar un SSD con tu Raspberry Pi de una manera sencilla y sin renunciar a un buen rendimiento 33

Puedes usar un SSD con tu Raspberry Pi 4, pero no arrancar desde él

Aunque se trata de una opción muy interesante que mejora de forma notable las prestaciones y el potencial de una Raspberry Pi 4 lamentablemente no podemos utilizar un SSD instalado con este adaptador como unidad principal del sistema. Si instalamos en él el sistema operativo el equipo no arrancará, y el motivo es simple, no cuenta con soporte de arranque desde una unidad de almacenamiento masivo conectada a través de USB.

Esperamos que esta situación cambie próximamente, ya que la carencia de esa función supone desaprovechar la posibilidad de utilizar una solución de almacenamiento capaz de ofrecer un rendimiento bastante elevado y que podría marcar una diferencia importante y mejorar la experiencia de uso de una manera considerable.

El precio del adaptador no es económico (ronda los 24 dólares), pero es una opción interesante si la acompañamos de un SSD económico (hay modelos por 20-30 euros).

Ya puedes utilizar un SSD con tu Raspberry Pi de una manera sencilla y sin renunciar a un buen rendimiento 35

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído