Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Google quiere poner orden en sus servicios de mensajería

Publicado el
google chat

Hubo un tiempo en el que Google tenía uno de los servicios de mensajería instantánea más populares del mundo, pero de eso hace ya demasiado y aunque la compañía intentó consolidar el éxito con Hangouts, no lo consiguió. Así, de unos años a esta parte su estrategia ha consistido en lanzar diversas aplicaciones que no han llegado a ningún lado, e incluso alguna ha terminado desapareciendo debido a la inconsistencia y desorden de su oferta.

Según cuentan en The Verge, sin embargo, parece que Google quiere corregir la situación al menos en parte, y aunque por el momento no se espera que haya ningún tipo de unificación en lo que a servicios y aplicaciones se refiere, sí la habrá en los equipos de desarrollo y, más importante, en la dirección de estos, a cargo desde el pasado octubre del puertorriqueño Javier Soltero, conocido por ser el creador de la aplicación de correo electrónico Accompli, que Microsoft adquirió hace un lustro y reconvirtió en lo que a día de hoy es Outlook.

Por lo que explica el propio Soltero, la intención con el nuevo ‘mando único’ para con los diferentes servicios de comunicaciones de Google no tiene como objetivo la mencionada unificación, que podría afectar a cómo los usuarios utilizando actualmente las aplicaciones, sino al refinamiento e innovación de estas, así como a lograr que haya una coherencia evidente entre ellas y los nichos a los que apuntan.

Cabe recordar que hasta hace nada Google tenía aplicaciones de mensajería para dar y regalar: Hangouts, Allo, Duo, Spaces, Mensajes,… incluso Google+, aunque esta se basaba en Hangouts; cada una con una aproximación a la experiencia de usuario y características diferentes. Un auténtico caos disfrazado de diversidad que, como se ha demostrado, no dio a la compañía los réditos esperados. Y es que cuando decimos que una aplicación de Google no ha alcanzado el éxito, no significa que no acumule millones de usuarios; significa que no acumula todos los millones de usuarios que una firma del nivel de la estadounidense anhela.

Por el camino se quedaron Allo -la supuesta competencia de WhatsApp made in Google-, Spaces -un batiburrillo para grupos de trabajo que tampoco interesó al gran público- y Hangouts, esta última reconvertida en Googe Chat y Google Meets, aunque por el momento solo es así para los clientes profesionales de Google. Pero el cambio llegará también al resto de usuarios. De hecho, con Google Meet, impulsado por la actual situación con el coronavirus y el pelotazo con este tipo de servicios.

Otras que se salvan de la quema y que están empezando a funcionar mejor de lo que lo había hecho hasta ahora -en término de adopción popular- son Duo y Mensajes, pero como sucede con el resto, se echa en falta una mayor integración y sobre todo definición, porque su funcionalidad básica podría ser absorbida perfectamente por Meet. Sin embargo, no va a pasar, al menos en el corto plazo. Esperemos pues que con la nueva dirección acierten, porque Facebook necesita competencia a su altura cuanto antes.

Lo curioso del asunto es que si por aquel entonces, cuando «Google tenía uno de los servicios de mensajería instantánea más populares del mundo», se hubiese unido a Facebook, podrían habernos ahorrado a la humanidad la tortura de fragmentación que padecemos hoy en día con la mensajería. Porque Google Talk y Facebook Messenger se basaban en e protocolo libre XMPP, y la unión de estos dos gigantes podría haberlo impulsado al nivel del correo electrónico… Pero no se ‘hablaban’ entre ellos y lo demás es historia.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

Lo más leído